A los Trabajadores Espirituales

con No hay comentarios

sai-babaTodo trabajador de una organización espiritual debe practicar estas máximas y santificar así su vida.

El hombre busca incesantemente Alegría. Está dispuesto a sacrificar cualquier cosa con tal de experimentarla. Pero, ¿dónde puede ser encontrada la verdadera alegría? La alegría es inherente al ser humano. Al no darse cuenta de esta verdad, su ignorancia lo lleva a buscarla en los objetos externos.

La dependencia de los demás trae sólo sufrimientos, la dependencia del Ser Interior otorga verdadera alegría. Mientras el hombre continúe basando su vida en los objetos externos, nunca podrá saborear la verdadera alegría de la vida. Cuando se dé cuenta que la búsqueda de la alegría a través de los objetos externos es como perseguir un espejismo en el desierto para saciar la sed, dirigirá su mente hacia su interior y así experimentará la verdadera alegría.

Hay una suprema Verdad en el mundo: Detrás de cada objeto visible, está lo Invisible, sustentándolo; detrás de cada objeto cambiante, hay una Entidad inmutable y permanente que lo sustenta.

En la pequeña semilla del árbol está oculto el infinito poder y la potencia de crecer y desarrollarse en un enorme árbol con millones de semillas. Esto significa que hay un árbol en cada semilla. Así, sosteniendo al Universo visible existe el invisible. Poder divino, que es su esencia básica. Detrás de todo lo que está sujeto a cambio está la incambiable y permanente Divinidad.

Generalmente se cree que la vida del hombre está sustentada por sus posesiones mundanas, propiedades y riquezas. Esto no es verdad. Es Dios, la encarnación de la Verdad, quien sostiene la vida del hombre. Detrás del telón del teatro de la vida del hombre, Él dirige el Universo. Él es el residente interno del corazón, la deidad que preside por sobre todas las acciones del hombre y el dador de los frutos merecidos.

Ofrezcan el fruto de todas sus acciones a la divinidad. En ustedes vive la eterna Entidad, la encarnación de la inagotable bienaventuranza. Ustedes sólo pueden obtener placeres efímeros de los objetos impermanentes obtenidos por los sentidos.

La Verdad es la semilla, la Conducta Moral es la raíz, el Amor es el agua, la Paz es la flor y la Bienaventuranza es el fruto. Ustedes deberían desbordar de Amor y ser hombres de Paz.

La Verdad es la base de todo y esa Verdad es Dios. Deberían ofrendar vuestro Ego y egoísmo como un sacrificio en el altar de la Verdad, y cumplir vuestros deberes con devoción. Hagan de vuestro cuerpo una flauta para Dios. El hará brotar divinas melodías a través de él.

La Paz es una cualidad divina. No puede habitar en un corazón exento de virtudes divinas. La Paz sólo reside en los corazones sagrados. La Paz no está donde existe el egoísmo. Está distante de cualquier tinte de ego o exhibicionismo. La Paz es el adorno reluciente de los devotos.

El servicio inegoísta es la virtud que brilla en el hombre de paz, por lo tanto, en una organización espiritual no hay lugar para el egoísmo, la ostentación y el orgullo egoico, mucho menos para el odio y los celos. Tratando a cada uno como un Hijo de Dios, todos deberían trabajar para ganarse la gracia del Padre Divino.

Según la forma que les den a sus vidas dependerá completamente del sentimiento y la actitud con la cual llevan a cabo sus actividades de servicio. Vuestra vida está determinada por vuestros pensamientos. Si tienen malos pensamientos, seguramente sufrirán. Con pensamientos sagrados ustedes disfrutarán de la bienaventuranza de Dios. Vuestros pensamientos determinan vuestra felicidad o tristeza.

No den lugar a malos entendidos o discrepancias en la Organización. Trabajen con Unidad. Amen a Dios. Sirvan a los desvalidos y desamparados y santifiquen así sus vidas.

No permitan que la política entre en la organización espiritual. No dependan ni tengan ninguna conexión con el Gobierno para llevar adelante el trabajo de la organización. Sirvan a la sociedad de acuerdo a vuestra capacidad. Santifiquen todas vuestras facultades físicas, mentales y otras usándolas en el servicio a la sociedad.

Esto es lo que Dios espera de ustedes. No se dejen seducir por el honor, la fama y el nombre mundanos. Promuevan la armonía y la unidad entre ustedes. Abandonen los gustos y aversiones. Consideren el servicio a la sociedad como un servicio a Dios.

Nadie puede ser un buen líder si no es un buen seguidor. No deseen el poder, la posición o la autoridad. Expandan vuestros corazones a través del servicio y adhieran a la Verdad.

No se consideren separados los unos de los otros. Ustedes pueden llamarse por distintos nombres pero todos son reflejos del mismo Dios en diferentes cuerpos. Cuando ustedes sacan el espejo, el reflejo desaparece, pero no el objeto. De la misma manera, cuando el espejo del cuerpo es quitado, sólo el reflejo desaparece pero Dios permanece. Reconozcan la verdad de que Dios está en cada uno de ustedes.

Es sólo el servicio sagrado el que conduce al hombre hacia Dios. El propósito del viaje de vuestras vidas es realizar a Dios. No pierdan el tiempo en el camino. Continúen con sus prácticas espirituales hasta que lleguen a la meta. No desperdicien vuestra preciosa vida en perseguir placeres mezquinos. Cualesquiera sean los obstáculos que enfrenten en el Mundo, sea lo que fuere lo que le sucede a vuestro cuerpo, no se desvíen de la búsqueda de Dios.

Aquél es el propósito para el cual ustedes están dotados de iluminada inteligencia. Perder la vida persiguiendo efímeros objetos mundanos es descender al nivel de los animales. Ustedes deben esforzarse para elevarse al nivel sublime de Dios. Este es vuestro más alto destino.

Donaciones Amorosas

$

Ingresa libremente el monto en dólares a donar!

Información personal

Total de la donación: $3.00

Juan Angel Moliterni
Siguiendo Juan Angel Moliterni:

Instructor Espiritual de la Ciencia Iniciática, Canalizador, Reiki Ascensional Claridad, Ciencia Astrológica, Músico Arteosofia.

La Hermandad Blanca Universal, la jerarquía espiritual de Maestros Ascendidos, transfiere una antorcha, una Luz, a aquéllos que deseen tomarla, que vayan a agarrarla con fuerza. La antorcha de la Síntesis de oriente y occidente, de los Valores apreciados, el conocimiento espiritual y la comprensión del Cosmos. Te invitamos a participar!

Juan Angel Moliterni
Últimas publicaciones de

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *