A mis hijos…

con 1 comentario

Mensaje de AMMA

A Mis queridos hijos:

amma2Este cuerpo, el nuestro, no es eterno. En cualquier momento puede morir. Hemos nacido en forma humana tras innumerables nacimientos. Si malgasta­mos esta existencia viviendo como ani­males, renaceremos en forma animal an­tes de conseguir una nueva encarnación humana.

En la época actual estamos llenos de deseos. Es inútil empeñarse en satisfacer­los. Al fin y al cabo, cuando ya nos sintamos incapaces de apaciguados, per­deremos nuestro tiempo en lamentacio­nes y echaremos a perder nuestra salud. Lo que necesitamos es la paz de la mente. Es la mayor de las riquezas.

Hijos míos, no piensen que la paz de la mente se puede obtener mediante rique­zas materiales. ¿Acaso no hay seres huma­nos que han construido viviendas climatizadas y en ellas se han suicidado? Los países occidentales están provistos de una gran riqueza material y de toda clase de comodidades físicas. No obstan­te, esas personas no disfrutan de un solo momento de paz. La dicha y la tristeza no dependen de los objetos exteriores, sino de nuestra mente. El paraíso y el infierno se encuentran aquí, en nuestra tierra.

Si comprendemos la utilidad y el papel que desempeña cada objeto material en nues­tra vida y vivimos de acuerdo con esta comprensión, desaparecerá la causa de nuestro sufrimiento. El conocimiento que nos enseña a vivir en esta tierra, a vivir una vida feliz a pesar de las dificultades, es un conocimiento espiritual, es el cono­cimiento de nuestra mente. Eso es lo que, ante todo, hemos de conseguir. Apren­diendo a discernir lo bueno y lo malo de ­todas las cosas de la vida, elegiremos el camino que lleva a la felicidad eterna. Sólo si nos esforzamos por realizar la propia identidad podremos saborear la dicha eterna.

No pensemos que nuestros padres, nuestros hijos o los miembros de nuestra familia estarán siempre a nuestro lado. Todos estarán con nosotros hasta el momento de nuestra muerte. Sin embargo, tomemos conciencia de que nues­tra vida no acaba simplemente tras los sesenta o los ochenta años que hayamos pasado aquí. Aún hemos de vivir muchas más vidas. Igual que hacemos con el dinero que reunimos en el banco para proveer las necesidades materiales de la vida, tendríamos que acumular una ri­queza eterna mientras seamos capaces de hacerlo física y mentalmente. Lo conse­guiremos si alabamos el nombre de Dios y realizamos acciones virtuosas.

Aunque obremos correctamente cien veces, bastará un solo error para que las personas renieguen de nosotros. Sucede exactamente lo contrario, cuando, tras cien faltas, Dios nos recibe por una sola acción justa. Por esto, hijos míos, no se apeguen a nadie, sino adhiéranse a Dios. Entréguenselo todo. Cuando los hijos ha­yan crecido, se hayan casado o independizado, los padres deberían vivir su vida pensando en Dios y consagrándo­se a actividades devotas o, si les es posible, viviendo el resto de sus vidas en un Ashram. Seguir atormentándose res­pecto a nuestros hijos no nos beneficiará, ni a ellos ni a nosotros. Pero si vivimos nuestros días recordando a Dios y alaban­do su Nombre, nuestras familias se enri­quecerán de una existencia así hasta la séptima generación.

Hijos míos, deberíamos orar a Dios, entregarnos a Él y vivir en su conocimien­to. Si nos refugiamos en Dios, llegaremos a Él y conseguiremos todo lo que necesi­tamos. No nos faltará nada. Si nos hace­mos amigos del encargado de la despen­sa de la cocina, quizá consigamos una calabaza. Pero si complacemos al rey, toda la riqueza del reino estará en nues­tras manos. Si tenemos leche, podremos obtener yogurt, suero y manteca. Igual­mente, si nos refugiamos en Dios, Él proveerá todas nuestras necesidades, tanto las materiales como las espirituales. La entrega a Dios aportará prosperidad, tan­to a nosotros, a nuestras familias, como a la sociedad.

Hijos míos, la vida tendría que desarro­llarse en el orden y en la disciplina. Sólo así podremos gozar de nuestra felicidad interior sin depender de los objetos exte­riores. Reflexionen sobre cómo nos esfor­zamos para aprobar un examen o conse­guir un empleo. Sin embargo, aún no hemos comenzado siquiera a conocernos a nosotros mismos a fin de llegar a la dicha eterna. Por lo menos, invirtamos el tiempo que aún nos queda progresando hacia esa meta.

Hijos míos, cante sin cesar su mantra (frase o palabra en la que se concentra la atención de la mente). Practiquen cada día su sadhana (disciplina espiritual), en sole­dad, a la misma hora. Eventualmente, diríjanse a un Ashram y pasen algún tiem­po en él en silencioso lapa (ejercicio de repetición del mantra) y en meditación. Realicen tantas acciones desinteresadas en bien del mundo como el tiempo y las circunstancias lo permitan.

Este mundo existe gracias al amor. Cuando perdemos nuestro ritmo, la natu­raleza pierde también el suyo. La atmós­fera se emponzoña y deja de ser propicia a la germinación de las semillas, al creci­miento de los árboles y al desarrollo de los animales. El rendimiento de los culti­vos mengua, las enfermedades se multi­plican, las lluvias disminuyen y la sequía aumenta. Por tanto, hijos míos, ámense unos a otros. Hagan que la rectitud, el amor y las restantes buenas cualidades se expandan. No alimenten la cólera ni la envidia hacia nadie. Vean lo bueno de cada uno. Nunca hablen negativamente de los demás. Consideren a todo el mun­do como hijos de la misma madre y ámenlos como a hermanos y hermanas. Dejen sus acciones en manos de Dios y permitan que Su voluntad preva­lezca en todas las circunstancias.

Hijos míos, si alguien nos interroga acerca de nuestra forma de vida, la res­puesta tendría que ser la siguiente: “¿No es verdad que cada uno de nosotros actúa teniendo como meta su propia tranquili­dad y su propia dicha? En esta forma de vida encontramos la paz interior. ¿Por qué cuestionan los valores fundamentales de nuestra vida? Corren por montes y valles para encontrar la felicidad. Vean cuánto dinero gastan en lujos inútiles, en sus­tancias tóxicas y en bienes materiales que, en realidad, no necesitan. En cam­bio, ¿por qué se sienten tan contrariados cuando vamos a pasar unos días a un Ashram y nos interesamos en asuntos espirituales?”. Intentemos incrementar el vigor que se necesita para hablar así, con toda franqueza. No se intimiden. Sean valientes. Tendríamos que vivir mimando nuestro patrimonio espiritual.

No tenemos por qué avergonzarnos de nuestra forma de vivir. La vergüenza acarrea como consecuencia un sentimien­to de derrota. Digan abiertamente: “He­mos elegido este camino en bien de nuestra paz espiritual. Pero ustedes, para conseguir esta paz, edifican casas, se casan y trabajan en distintas cosas, ¿ver­dad? Nosotros hallamos la paz siguiendo nuestro camino. Nuestra meta es la paz mental, no la liberación ni un paraíso al que se llega después de la muerte. ¿De verdad se sienten ustedes en paz?”.

Cuando estamos en un barco o hemos subido al autobús, no tenemos por qué seguir llevando nuestro fardo en la cabe­za. Hijos míos, déjenlo todo en Sus ma­nos. Si vivimos con esta actitud de entrega, no tendremos pena. Él cuidará tam­bién de nosotros y nos protegerá cons­tantemente.

Amado Señor, permíteme que hoy te recuerde constantemente.

AMMA

amma4

Nota. Hay una verdad eterna que permanece inmutable a pesar de la erosión del tiem­po. Llegar a ser consciente de esa verdad es la meta de toda vida humana. De vez en cuando, algunos Mahatmas (Grandes Almas) adoptan un cuerpo humano y se muestran entre nosotros para tomarnos de la mano y conducimos hacia ella. Repiten el mensaje de las Escrituras y, añadiendo la dulzura de su propia expe­riencia, nos lo brindan en un estilo adap­tado a nuestra cultura y a nuestra época. Las palabras de Amma muestran al hombre contemporáneo, a punto de aho­garse en el océano del samsara (el ciclo de los nacimientos, muertes y renaci­mientos), cómo puede saborear el néctar de la felicidad eterna. Son luces infalibles que guían a los que se debaten en las tinieblas de la ilusión materialista hacia el retorno a la estancia de la propia identi­dad, al interior de sí mismos. La lámpara que ella enciende en el secreto de nuestros corazones sólo arderá con luz viva si añadimos cotidianamente el aceite de nuestra práctica espiritual. Edición y Difusión: Juan Angel Moliterni (www.escuelaclaridad.com.ar). Se autoriza la copia y redistribución de este boletín e información personalmente y vía Internet con la condición de que el contenido permanezca intacto, de que se respeten los créditos del servicio, los autores, los editores y se mencionen la fuente y enlaces correspondientes. Ayúdanos a distribuir información de vanguardia, reenvía este correo a todas las personas potencialmente interesadas, gracias.

Juan Angel Moliterni
Siguiendo Juan Angel Moliterni:

Astrólogo, Canalizador, Instructor Espiritual de la Ciencia Iniciática, Terapeuta y Músico

La Gran Hermandad Blanca, la jerarquía ascendida, transfiere una antorcha, una luz, a aquéllos que deseen tomarla, que vayan a agarrarla con fuerza. La antorcha de la síntesis de oriente y occidente, de los valores apreciados, el conocimiento espiritual y la comprensión del cosmos.

Juan Angel Moliterni
Últimas publicaciones de

One Response

  1. German
    | Responder

    Hay que ir en contra de la corriente en estos tiempos en que el reo lo corre al juez y el loro a la boleadora, gracias a los que hacen posible difundir este mensaje, gracias maestros por guiarnos, gracias madre divina por tu eterna compañia!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *