Aceptación

con No hay comentarios
[Total:3    Promedio:5/5]

por Prem Rawat

aceptacionTodos queremos divertirnos, disfrutar, pero lo más divertido de todo es estar vivo. Eso no lo entiende todo el mundo, porque nos quedamos atrapados en lo que significa “divertido”, en lo que es la vida, y en cómo debería definirse. Y, de pronto, nos encontramos solucionando lo que sucede a nuestro alrededor, en lugar de disfrutarlo.

Solucionar es muy diferente a disfrutar, en su verdadero sentido. Y no me refiero a fiestas y globos, sino a algo absolutamente esencial para el ser humano: la diversión del corazón.

La gente dice: “La vida es horrible. Si piensas que es divertida, que lo importante en la vida es la alegría, necesitas una revisión de la realidad”.

¿Cuál es tu realidad? Mi convicción, mi comprensión es que si de todos los días que tienes en esta vida, te sientes plenamente satisfecho al menos en uno de ellos, esta vida habrá valido la pena. Si sólo fueron seis horas, tres horas, una hora, un momento, un segundo de poder comprender lo que se te ha dado, esta vida habrá merecido la pena. Pero no podrás comprenderlo hasta que lo aceptes desde tu corazón. Mira lo que se te ha dado como un todo. Aunque sea sólo durante un segundo, es tan hermoso, tan valioso, que de verdad es suficiente.

Cuando sentimos esa llamada de nuestro interior, cuando el corazón dice: “Siéntete satisfecho”, lo ignoramos. Pensamos que no es suficientemente importante, que no tenemos tiempo para esas cosas.

Pensamos que, como el aliento no ha dejado de ir y venir, va a seguir haciéndolo sin fin. Perdona, pero hay un fin. Y la humildad que eso provoca es increíble. No es como un martillo cuando cae, sino algo muy sutil. Un día tendré que irme. Y cuando eso se convierte en una certeza, el valor de este tiempo, de esta vida, de este aliento, queda muy claro.

Lo importante no es el principio o el final de la vida. Lo esencial es ese día, ese minuto, ese segundo en el que eres tocado por la pura alegría, por la pura realidad que reside dentro de ti las 24 horas del día y que nunca te abandona.

Vayas a donde vayas, seas quien seas, el regalo sigue llegando. Lo único que tienes que hacer para que tu mundo esté bien es aceptarlo. Eso es todo. No tienes que hacerlo fermentar, remodelarlo, cortarlo, lavarlo ni enmarcarlo.

¿Sabes cuál es la mayor forma de adoración? La aceptación. En esa aceptación, en esa comprensión, empieza a llegar la claridad, no la confusión. Lo que llega con la alegría es la claridad. Son cosas que van emparejadas. La claridad va emparejada con la alegría, no con la confusión. La confusión llega con la duda, con la ira, con el miedo, con todo eso que no nos gusta y de lo que no sabemos cómo librarnos.

Lo que se ofrece no es sólo sentir esa alegría durante un momento –lo que sería suficiente- sino sentirla siempre que quieras. No hay duda de que cuando te vuelvas hacia dentro, sea o no tu último aliento, serás recompensado con alegría, con paz.

¿Qué es lo que quieres? Mira a tu corazón. No ha cambiado. Tú quizá hayas envejecido, pero tu corazón no ha cambiado. Hoy sigues queriendo lo mismo que deseabas cuando eras muy pequeño. Y no me refiero a los juguetes, sino a la alegría de estar vivo… despertarse, quererlo, abrazarlo, aceptarlo de verdad. Quiero que sientas en tu vida ese sentimiento de plenitud. Eso es todo.

No estoy aquí para confundirte ni para decirte que todo lo que conoces es basura. No estoy aquí para decirte si deberías seguir una religión o no. Haz lo que tengas que hacer. Pero, entre todas las cosas que haces en tu vida, haz también ésta: siéntete satisfecho.

Entre todo lo que haces, haz también esto: acepta el regalo que se te ha dado con tanta abundancia. Acepta este aliento. Cuando lo hagas, será el más increíble acto de adoración que habrás realizado nunca. Tu corazón se llenará al instante de gratitud.

Y cuando tu corazón se llena de gratitud, no existe un cielo mayor sobre la faz de la Tierra. El tiempo se detiene, las preocupaciones desaparecen. El corazón se llena de gratitud. El corazón es lo mejor. Te llevará de vuelta a casa.

aceptacion-einstein

Donaciones

$

Ingresa libremente el monto en dólares a donar!

Información personal

Total de la donación: $1.00

Te puede interesar

Juan Angel Moliterni
Siguiendo Juan Angel Moliterni:

Astrólogo, Canalizador, Instructor Espiritual de la Ciencia Iniciática, Terapeuta y Músico

La Gran Hermandad Blanca, la jerarquía ascendida, transfiere una antorcha, una luz, a aquéllos que deseen tomarla, que vayan a agarrarla con fuerza. La antorcha de la síntesis de oriente y occidente, de los valores apreciados, el conocimiento espiritual y la comprensión del cosmos.

Juan Angel Moliterni
Últimas publicaciones de

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *