Cómo alcanzar la Mente Superior (1)

con 1 comentario

por Juan Angel Moliterni

imagen del boletin el ángel de la claridadSi sienten que reciben menos de lo que dan, es importante que superen esta deficiencia interna para que el karma no les persiga. Sean conscientes de que tienen ya todo aquello que necesitan. Esto significa aprender a administrar sus verdaderos recursos de manera responsable y no venderse por menos –ni por más- de lo que valen, simplemente para obtener una falsa sensación de seguridad, de reconocimiento, de poder… Sean respetuosos de su alma. Aún si esto significara inicialmente hacer un gran esfuerzo para encontrar el valor adecuado, representará precisamente la valiosa Maestría que es tan importante que alcancen.

Si no se asustan del esfuerzo para utilizar sus habilidades, los recursos internos del alma, de manera consistente, pueden estar seguros de su éxito. Sin embargo, no deben permitir que su trabajo y sus logros les definan. Durante todo el proceso, la alegría en sus vidas es un activo precioso que no deben tomar por sentado o subestimar. Recuerden, son un alma ataviados como humanos.

Si deseamos ofrecerles “lo mejor” a nuestros hijos, necesitamos discernir primero, quiénes son y cómo podemos apoyarles de manera más efectiva de acuerdo, primero y principal, a las necesidades del niño y no a las de los padres. No hay reglas generales para los padres que honren lo suficiente, la personalidad singular que cada niño posee como individuo.

Sus debilidades también tienen un aspecto positivo. Por tal motivo, es muy útil conocer sus debilidades personales, y aprender más de su propio talón de Aquiles. Esto es muy importante, porque superar muchos obstáculos con disciplina y diligencia, no significa poder actualizar sus planes álmicos y lograr ciertas metas álmicas. “La felicidad no es hacer lo que uno quiere sino querer lo que uno hace” (Leon Tolstoy).

El éxito sólo será redituable cuando tengan valores estables y realistas, aquéllos que le den consistencia al alma. De lo contrario, se sentirán cada vez más desconectados de la vida y atrapados dentro de sí mismos. Mientras no controlen sus ambivalencias internas, todo acto de progreso y éxito estará seguido de un inconveniente. A pesar de toda su actividad, estarán haciendo agua porque cada paso hacia adelante es seguido por otro hacia atrás. Desarrollar un comportamiento contradictorio (karma-dharma) reduce su perspectiva de éxito. Por ejemplo, o se largan antes de que madure lo que sembraron para poder cosecharlo o ni siquiera plantan las semillas en la tierra para que germinen. Cada alma, con el paso del tiempo, sus potenciales dhármicos debieron haber sido “enriquecidos” de acuerdo a experiencias reales de vida y a las elecciones que realizaron a lo largo de muchos años.

El trabajo, tanto como las relaciones humanas, ocupa el centro de nuestra vida y llena la mayor parte de nuestras horas de vigilia. Sin embargo, quizá no seamos capaces de pensar desde nuestro centro hacia afuera, focalizando primero quiénes somos y qué nos inspira, para luego buscar cómo vehiculizar esto en el mundo exterior. Contrariamente, pensamos primero en el afuera, centrándonos en aquello que otros, o que nuestras propias inseguridades ocultas, nos dicen que es posible. No solemos ser educados para llegar a conocernos y aprender a confiar en nosotros mismos y en nuestras capacidades, sino más bien, para aprender sólo los límites de la realidad exterior. Y luego nos moldeamos a golpes de martillo para poder encajar dentro de esos límites.

No podemos transformarnos en algo que no somos. Por eso es importante comprender por qué a veces, inconscientemente, procuramos fracasar o no aprovechamos las oportunidades que se nos presentan. Comprendernos a nosotros mismos a un nivel profundo, puede ayudarnos a distinguir entre nuestros límites reales y el innecesario auto-sabotaje.

El secreto del verdadero éxito, de aquel que está enraizado en el alma, de vivir una vida valiosa, está en aceptar primero quién es uno, creer en ello y dejar de intentar copiar el modelo de otras personas.

Ningún hombre es una isla”, escribió el poeta inglés John Donne y las configuraciones planetarias actuales y futuras revelan esta profunda verdad cada vez más. Están viviendo una época donde el propósito es establecer rectas relaciones humanas. Sus relaciones, como parte de la familia humana, están cambiando sus definiciones de la realidad, y proveyendo la base para que las generaciones futuras perciban la vida de una manera más global, abarcadora e inclusiva que nunca. La yuxtaposición del cambio de Era Astrológica junto al entrelazamiento cuántico dimensional, brinda a cada uno la posibilidad de enfrentar enormes desafíos, para expandir su visión, reconocer la totalidad más grande de la cual es parte, reconocer al Grupo y contribuir con su Dharma a la gran Unidad humana. Depende de cada individuo tomar las nuevas energías y trabajar con ellas de una manera tan consciente y constructiva como sea posible. La Automaestría frente a los desafíos puede brindar resultados positivos que realzarán la vida. La carta natal no puede, por sí misma, crear oportunidades, de la misma manera que un mapa de camino no puede hacernos viajar. Una carta natal puede mostrarnos un rumbo y estimularnos a poner de manifiesto nuestros valores más elevados y nuestros sueños más queridos. Pero cada individuo debe tomar la decisión de empezar a recorrer su camino.

Antes de escuchar o leer las Enseñanzas, lo más importante es generar una buena motivación. Y practicar las Enseñanzas de tal manera, que el foco de la práctica esté en el beneficio de todos los seres. Aunque en ese momento seas tú solo el que pueda recibirla y practicarla. Desea beneficiar a todos los seres. Las Enseñanzas se comparan a un diamante, son enormemente preciosas, y al igual que el diamante expuesto al sol, ésta brilla haciendo desaparecer toda oscuridad.

Cada religión define la Presencia de Dios de manera diferente, y todas son esencialmente Una. No todo el mundo tiene que seguir el mismo sendero, la misma religión. De hecho, a medida que recorren el Sendero, descubren que todos se convierten en el mismo.

Si somos conscientes de lo afortunados que somos al haber conseguido esta reencarnación humana presente, debemos entonces pensar en aprovecharla y utilizarla de la manera más correcta y significativa posible. ¿Cuál podría ser la mejor forma de emplear esta reencarnación humana perfecta? Practicar nuestro Dharma correctamente. Y para ello es necesario conocer las formas de hacerlo. Por todo esto, es de vital importancia el recibir Enseñanza trascendental sobre sus aspectos.

El karma que determina la duración de la vida se va consumiendo poco a poco y cuando llega a su fin, nos alcanza la muerte. Cuando llega el momento de la muerte, un buen practicante siente alegría y felicidad. Estas son las ventajas de practicar el Dharma. Esto significa que cuando se ha llevado una práctica, correcta y satisfactoria durante la vida, no se siente miedo ni desdicha en el momento de morir. La muerte significará simplemente cambiar de cuerpo e ir en busca de un renacimiento humano más elevado. Y otra ventaja de practicar el Dharma es la oportunidad de la continuidad de la conciencia en diferentes cuerpos.

La verdad de la cesación del sufrimiento significa cortar o eliminar las actitudes mentales negativas desde su raíz, lo cual conduce a unos buenos resultados y por consiguiente a la cesación. La verdad del camino es el método para cortar de raíz las actitudes mentales negativas y la insatisfacción. Si alguien tiene dificultad para entender la verdad de la cesación o la verdad del camino, puede tratar de considerar el Dharma, la Enseñanza.

Dos personas son arrastradas por la corriente de un río. Se están ahogando y ninguno de los dos puede ayudar al otro pues los dos se encuentran en idéntica situación. Sin embargo, si uno de los dos se encontrara fuera del río, podría ayudar al otro. Así pues, podemos entender que El Maestro está fuera del karma y tiene la capacidad de ayudarnos. Se encuentra fuera de la rueda del samsara, y sin embargo a la orilla del río (en materia).

mente-superior

Te puede interesar

Juan Angel Moliterni
Siguiendo Juan Angel Moliterni:

Astrólogo, Canalizador, Instructor Espiritual de la Ciencia Iniciática, Terapeuta y Músico

La Gran Hermandad Blanca, la jerarquía ascendida, transfiere una antorcha, una luz, a aquéllos que deseen tomarla, que vayan a agarrarla con fuerza. La antorcha de la síntesis de oriente y occidente, de los valores apreciados, el conocimiento espiritual y la comprensión del cosmos.

Juan Angel Moliterni
Últimas publicaciones de

One Response

  1. Charo
    | Responder

    Salud….. Acabo de descubrir esta via de ayuda…. gracias por estar y Ser…….. Siento que será el instrumento de ayuda perfecta que llega en el momento adecuado!
    Un abrazo de Luz…… Bendiciones!! Charo Zapata Quiroga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *