Cómo alcanzar la Mente Superior (2)

con 1 comentario

por Juan Angel Moliterni

imagen del boletin el ángel de la claridadLas Leyes Básicas

Así como Albert Einstein formuló “La teoría de la relatividad”, en sus tres divisiones: la teoría de la relatividad general, la teoría de la relatividad especial y la práctica de la teoría de la relatividad… así los Maestros Ascendidos han formulado la Ley de Causa y Efecto (llamada ley del karma), también en tres divisiones: la ley general, la ley particular y la práctica de la ley de causa y efecto. Dando a entender que, por ejemplo, si no aceptamos y resolvemos practicar según la Ley de causa y efecto, es irrelevante que hagamos numerosos retiros y largas meditaciones durante mucho tiempo, pues esto no servirá de ayuda. Si no se respeta la ley de causa y efecto, no importa el que uno haya conseguido un nivel muy alto. Siempre que sigamos esta ley, obtendremos buenos resultados. No se puede experimentar un resultado sin haber creado la causa. Por otro lado, una acción kármica cometida no se pierde, debe experimentarse si no se purifica.

Así como dentro de la Teoría de la Relatividad General de Einstein hay ciertas particularidades, así también las hay dentro de la Ley de Causa y Efecto General. Estas son cuatro, que la Ley es definitiva, que los resultados son expansivos, que no se puede experimentar un resultado sin haber creado la causa, y finalmente que una acción cometida no se pierde -si no se purifica se experimenta. ¿Qué significa que sea definitivo? Que toda acción kármica realizada tiene un resultado que depende de las características de dicha acción. Dicho de otra manera, si se trata de una acción positiva, el resultado será positivo, por Ley. En cambio una acción no virtuosa, el resultado será de sufrimiento. Por ejemplo, si sembramos la semilla de chile jalapeño, el fruto que obtendremos no será de mango. De la misma manera, el karma que creamos da como fruto el mismo resultado que la acción creada. La ley del karma es muy sutil; si hemos creado una acción, por pequeña que sea, obtendremos un resultado (causa-efecto) de una acción creada. La tercera ley de Newton establece que siempre que un objeto ejerce una fuerza sobre un segundo objeto, este ejerce una fuerza de igual magnitud y dirección pero en sentido opuesto sobre el primero.

¿Qué significa que los resultados del karma son expansivos? Es algo así como cuando plantamos una semilla de manzana y con el tiempo obtenemos un enorme árbol lleno de manzanas. Tanto si las acciones que acumulamos son virtuosas como si no lo son, éstas van aumentando y se van expandiendo. Un grano de arroz produce 10.000 granos. Si hoy realizas una acción no virtuosa y no es purificada esta acción el mismo día, al otro día ya es una “bola de nieve”, que va “tomando fuerza” en su recorrido (efecto Fobonacci). Por más pequeña que sea una acción (ya sea en pensamiento, palabra u obra), ésta no va a dejar de proporcionar su fruto. El mejor ejemplo es la semilla de mostaza. Debemos acumular poco a poco las pequeñas acciones virtuosas (en el diario vivir) y así tendremos muchos méritos acumulados en nuestro cuerpo causal.

Si comprendemos estos dos primeros puntos, esto es, que el karma es definitivo y además expansible, si los llegamos a entender con claridad, entonces empezaremos a acumular acciones positivas o virtuosas y abandonaremos todas las acciones negativas (ya sea en pensamiento, palabra u obra) por muy insignificantes que parezcan.

Hemos mencionado que no se puede experimentar un resultado sin haber creado la causa. Este es el tercer punto de la Ley general de causa y efecto (karma). Este punto no requiere mayor explicación. No hay nada “accidental” en los sucesos de la vida de un alma. No existe el azar, o la “buena suerte” o la “mala suerte”, o los “amigos” o los “enemigos”. “La siembra es libre, pero la cosecha es obligatoria”. El cuarto punto es que una acción kármica llevada a cabo no se pierde, debe experimentarse si no se purifica. No hay ningún karma por sutil que sea que pueda perderse ya que todo karma creado va creciendo, expandiéndose y en un momento dará su fruto en la forma de un resultado más fuerte que la acción original.

Estos cuatro puntos de la Ley general son muy importantes. A partir de ahora debemos purificar todas nuestras acciones negativas (en pensamiento, palabra y obra) y poner toda nuestra energía para desarrollar las acciones positivas. Cambiar el tipo de siembra. Luego veremos el aspecto particular de la Ley.

Dentro de la Ley particular de causa y efecto tenemos los karmas “negativos” y sus resultados y los karmas “positivos” y sus resultados. En el caso del primero, este tipo de karma pueden ser: acciones negativas del cuerpo, de la palabra y de la mente. Cada una de estas acciones posee cuatro aspectos diferentes que son los que condicionan la fuerza de sus resultados. En primer lugar está el objeto de la acción, luego la motivación o intención de hacer la acción, en tercer lugar la acción en sí y por último la completación de la acción. Por ejemplo, en el plano mental tres actitudes negativas son: malicia, codicia y concepciones erróneas (ignorancia). En el plano de la palabra: mentir, calumniar, usar palabras duras o soeces y chismorreo. Y por ejemplo dentro de la física está el robo, matar y la mala conducta sexual.

Luego, como mencionamos, están los karmas positivos y sus resultados. Este karma está dado por el hecho simple de practicar las acciones virtuosas, es decir, las opuestas a las mencionadas anteriormente relativas al cuerpo, palabra y mente, y realizadas en los cuatro planos: el del objeto de la acción, la motivación, la acción en sí y finalmente, la completación de la acción. El fruto de unas acciones positivas de considerable importancia sería el renacer en los reinos superiores, en los reinos de la 5ta dimensión de luz. Si el karma no es suficientemente positivo renaceremos en la 4ta dimensión, lo cual todavía nos liga a la 3ra dimensión física. La práctica virtuosa nos trae el fruto de una larga vida, salud y riqueza, mayor unidad y amistad con nuestra pareja; todo aquello que digamos será creído, no solamente por los demás sino también por el Universo, y tanto la gente como el Universo escuchará lo que tengamos que decir con interés (en el caso del Universo, por ejemplo nuestras oraciones); nos sentiremos más cerca y más unidos a nuestros amigos y familiares, oiremos continuamente noticias agradables, experimentaremos menos peligros y menos temores, experimentaremos ayuda y asistencia de los demás, tendremos una comprensión más rápida de las Enseñanzas y del resultado de las buenas acciones. El fruto de las acciones virtuosas guarda una relación directa con las acciones en sí, al igual que ocurre con las acciones no-virtuosas. Esta es la Ley particular de causa y efecto.

La mejor manera de ver cómo funciona tu vida (y el karma) es a través de comprender qué es un holograma, y comprenderás lo que es el maya, ve el video:

“Para todo ser humano, la única realidad es lo que vive, lo que siente; sin embargo, No existe verdaderamente una realidad objetiva. Tomen el caso de alguien que tiene alucinaciones: se siente perseguido por monstruos, está aterrorizado y huye dando gritos. Físicamente, visiblemente, nadie le está persiguiendo; pero se siente perseguido, sufre, y cuando alguien sufre ¡vayan a decirle que es una ilusión! Su sufrimiento es real. De la misma manera, ocurre que en medio de las peores condiciones materiales ciertos seres experimentan iluminaciones, éxtasis, y aquí de nuevo ¿cómo persuadirles de que esto no es la realidad? Están realmente sumidos en la felicidad. El sufrimiento o la alegría que experimenta son quizá las únicas cosas que el hombre no pone en duda. Y en efecto, podemos dudar de lo que vemos, de lo que oímos, de lo que tocamos, pero lo que sentimos, lo que vivimos, no podemos jamás ponerlo en duda; es una realidad. En este sentido se puede decir que el ser humano es el dueño de la realidad, porque si decide que el Cielo habite en él, lo logrará, y cualesquiera que sean las condiciones, será el Cielo lo que sentirá” -La Gran Fraternidad Blanca Universal.

El tercer aspecto de la Ley de causa y efecto es la práctica. Este punto refiere a la ley en cuando al fruto o efecto que produce. El efecto del fruto corresponde a la causa. Según el tipo de acción creado, se experimentará la dimensión relativa a esa acción. Esto es, el renacimiento en 3ra dimensión, en 4ta dimensión o en 5ta dimensión, por ejemplo.

“La experiencia que tenemos en la creación está determinada por la conciencia que tenemos” (K. Parvathi Kumar).

Algunos ejemplos. Como efecto del deseo que hayamos podido tener en vidas anteriores, en el presente no obtendríamos nada de lo que deseamos pues siempre erraríamos. El resultado de haber herido o de haber tenido malas intenciones traería el sentir miedo continuo, la necesidad de ir siempre con mucho cuidado debido a la sensación de peligro a nuestro alrededor. El resultado de haber mantenido ideas equivocadas en vidas anteriores nos proporcionaría la incapacidad de entender la visión correcta de los Maestros Ascendidos; etc. Debido al poder de las acciones anteriores podemos ver signos-señales en esta vida, tanto en uno mismo como en el espejo de los demás. Cada acción anterior tiene su signo en esta vida.

Juan Angel Moliterni
Siguiendo Juan Angel Moliterni:

Astrólogo, Canalizador, Instructor Espiritual de la Ciencia Iniciática, Terapeuta y Músico

La Gran Hermandad Blanca, la jerarquía ascendida, transfiere una antorcha, una luz, a aquéllos que deseen tomarla, que vayan a agarrarla con fuerza. La antorcha de la síntesis de oriente y occidente, de los valores apreciados, el conocimiento espiritual y la comprensión del cosmos.

Juan Angel Moliterni
Últimas publicaciones de

Un comentario

  1. Teresa de Jesus
    | Responder

    Gracias Juan Angel por tu tarea de Luz! Estoy firmemente tomada de esta antorcha que la Gran Hermandad Blanca nos transfiere!!! Bendiciones!

Dejar un comentario