Dimensionalidad (1)

con 2 comentarios
[Total:5    Promedio:4/5]

logo de las enseñanzas de kryon a la humanidad

Parte 1

Saludos, queridos, Yo Soy Kryon del Servicio Magnético.

Para quienes escuchen: estamos en Perth, Australia. Hermoso lugar, con un océano centelleante, claro, encantador, donde podemos mirar a Gaia misma y hacer una pausa maravillados ante los panoramas y paisajes espectaculares aquí.

Queridos, muchos seres humanos, muchos, están haciendo las mismas preguntas. Estos son tiempos de energías cambiantes, y a medida que las energías empiezan a cambiar, la realidad misma se cuestiona. Los humanos que han vivido de cierta manera toda su vida empiezan a observarse a sí mismos diciendo: “¿Qué es esto que siento, que es distinto?”.

Hemos hablado muchas veces sobre el Cambio. Sobre la nueva consciencia que se aproxima, y quién hará una diferencia en este planeta. Ese “quién” son los que están escuchando estas palabras ahora mismo.

Se aproxima un Cambio inesperado; no atemorizante – solo inesperado. Y nunca realmente hablamos de esto antes de esta manera. De modo que solo les diré: es una cosa llamada Cambio Dimensional, y para que ustedes entiendan esto tendré que empezar por el principio. Voy a hablar sobre las dimensiones. Y ustedes dirán: “Bueno, eso no es muy espiritual” (se ríe). ¿De veras? Veremos.

Si ustedes fueran personas unidimensionales, en una, estarían en un pedazo de papel e irían en una sola dirección. Y esa sería su percepción. Punto. No podrían hacer nada más.

Si tuvieran dos dimensiones, de pronto podrían ir en otra dimensión en ese mismo pedazo de papel. Y esa es su percepción.

Si alguien les contara sobre un concepto de arriba o abajo, ustedes se reirían de eso, porque no está al alcance de su consciencia, no es nada que ustedes pudieran hacer.

Si están en tres dimensiones, de pronto están en un globo, en lugar de un pedazo de papel, y entonces tienen arriba y abajo, atrás y adelante. Ahora tienen más libertad; miran hacia atrás a la uno y la dos y dicen: “Eso era tonto y estúpido, que solo pudiera ir en una dirección sobre un pedazo de papel. Ahora sé más, ahora estoy en tres”.

Si se agrega la cuarta, es un poco más esotérico, más… cerebral; tiene que ver con el tiempo. La cuarta dimensión les empieza a permitir medir las cosas y saber cuánto tiempo les lleva hacer algo. Ustedes tienen un concepto del tiempo, y allí están, y allí es donde han estado, y les diré, han estado atascados. Ahora me dicen: “Un momento; hemos nacido en la cuarta, esto es lo que hacemos los humanos, lo que es normal para la humanidad. Estamos en cuatro dimensiones”.

Algunos dicen: “Bueno, ¿qué hay en las dimensiones más altas?”. Verán: ustedes no pueden ir allí con la mente. Intelectual: no puedes ir; tú crees que puedes, pero tú no puedes ir a la quinta, sexta, séptima u octava, no más que el que está en el pedazo de papel puede ir al globo, porque ni siquiera sabes qué son; no tienes ni idea.

Podrían preguntar: “¿En cuántas dimensiones está Dios?”. Dios, el Espíritu, la Fuente Creadora, cualquiera sea el nombre que desees dar a aquello de lo cual provienes. Dios está en todas las dimensiones. ¿Está bien? Sigan mi lógica, porque tengo algo que decirles.

Los científicos – y no ha sido reciente – han sabido por más de dos décadas que ciertas cosas a su alrededor son multidimensionales; mucho más allá de la cuarta. Y se rascan las cabezas; no las entienden. Pero al empezar a estudiar la estructura atómica empezaron a descubrir que – oh, milagro – en cada átomo singular había muchas, muchas dimensiones. Los átomos de la silla en que se sientan, los átomos del cuerpo en que residen.

Por lo tanto, toda estructura atómica es multidimensional. Los científicos pudieron identificar once o doce, pero eso les señaló que probablemente había un número infinito de posibilidades dimensionales en cada átomo en el planeta.

¿De qué estás hecho? La respuesta es: de átomos multidimensionales. ¿Dónde está Dios? Dios está en todas y cada una de las dimensiones. ¿Dónde estás tú? Número cuatro. ¿Cómo puede ser eso? ¿Entonces qué es lo que determina la percepción consciente dimensional, y qué significa estar en una dimensión más alta?

Es muy interesante. Ustedes necesitan honrar el concepto de la linealidad. Los humanos son lineales; las cosas multidimensionales no lo son. La única manera de poder mostrarles esto, es darles algo muy sencillo. ¿Qué largo tiene un pedazo de cuerda? Y ustedes dicen: “Bueno, déjame tomar mi vara de medir” y la miden y me contestan. ¿Cuánto vive alguien? Ustedes tienen su reloj y lo miden. El concepto de la linealidad es que toda cosa, incluyendo la vida, debe tener un comienzo y un final. Eso es linealidad. Y si ustedes me dicen: “Bueno, ¿eso no es la realidad?”, yo les diré que no, que no lo es. Eso es la realidad de ustedes, en cuatro dimensiones; todo ha de tener un comienzo y un final.

Entonces ustedes empiezan a hacer preguntas sobre sí mismos, sobre su alma. ¿No es interesante que este planeta esté de acuerdo sobre un Dios único, y que todos los humanos tengan un alma, sea lo que sea que eso signifique? Y que el alma continúe aun después de morir el humano; existe un reconocimiento de que el alma está aparte de las cuatro dimensiones y aparentemente sigue, y sigue y sigue, y sin embargo (se ríe) nadie se pregunta qué sucede cuando no están aquí. ¿Cuánto dura su alma? ¿Qué edad tiene su alma?

En sentido lineal, tiene que haber comienzo y fin. ¿Qué pasa con ese pedazo de cuerda? Digamos que tomamos ese pedazo de cuerda y lo atamos; ahora es un lazo. ¿Qué largo tiene la cuerda? La respuesta es que ahora no lo puedes medir porque está en un lazo continuo. ¿Eso significa que no se puede medir? No. Entonces, ¿qué largo tiene el lazo? La respuesta es: infinitamente largo; continúa por siempre. Ahora cuando empiezan a aplicar eso a otras cosas, tal vez vivientes, incluyendo su alma, esto empieza a confundir su mente un poco, y dicen: “¿Cómo funciona esto realmente?”. Y la respuesta es que funciona bien: su alma es para siempre. Eso que está en su cuerpo, y es parte de su estructura atómica, que siempre fue y siempre será.

Sin embargo, no es así como lo ven, porque les resulta demasiado extraño. ¿Su alma está dentro de su cuerpo o está afuera? ¿Y cuál es su tamaño? Todas preguntas lineales que no se pueden responder de manera lineal. Aquí va otro ejemplo que tal vez les guste, o no.

Digamos que tienen un brazalete de algún tipo, y que ese brazalete se puede quitar: unas tijeras lo harán. Digamos que hay una hormiga caminando por el brazalete; la hormiga va por el lado de afuera, luego va por adentro. Entonces cuando ustedes dicen: “¿Hormiga, dónde estás?”. Les dirá: “adentro” o “afuera”. Ustedes se dan cuenta de que la hormiga no puede estar al mismo tiempo del lado de afuera y de adentro, ¿no? Toman ese brazalete y lo cortan con las tijeras. Lo toman, le giran una punta y unen las dos puntas de nuevo. Ahora lo que la hormiga recorre es una cinta de Moebius, y la hormiga va por afuera y por adentro al mismo tiempo. Queridos, eso es una manera simplona de decirles que la multidimensionalidad es algo que a ustedes les trae mucha dificultad para entender.

“¿Kryon, por qué nos dices esto?”. Les diré el paso siguiente. ¿Qué es lo que determina en qué dimensión están? ¿Alguna vez se lo preguntaron? Si están caminando con plena dimensionalidad en su estructura atómica, ¿qué es lo que los retiene en cuatro?

Los llevo a un lugar hermoso. En esta sociedad, a uno de los grandes profetas que han tenido lo llamaron Maestro de Amor. El Maestro de Amor caminó por este planeta hace 2.000 años. Diferente. Ese ser humano era multidimensional. Por donde pasaba encontraba personas enfermas, y al tocarlas ya no estaban enfermas. Se ha dicho que el pasto crecía bajo sus pies, y que los animales lo seguían. Hay informes y más informes de que él controlaba la Física. Que podía hacer cosas de la nada, y que podía convertir una cosa en otra. Y en toda esta belleza, los seres humanos de cuatro dimensiones tenían una reacción: miedo. Para ellos era magia; y ustedes ya saben lo que eventualmente le sucedió.

Puede que a ustedes les interese la parte de la sanación, porque no hemos discutido mucho esto, pero deberían oírlo. ¿Hay otras cosas vivas en el planeta y que también tienen una dimensionalidad específica? ¡Sí! Qué gracioso que lo pregunten. ¿Un virus tendría una percepción dimensional? Después de todo, está vivo. Y la respuesta es ¡sí! Es una entidad 3D; no sabe nada del tiempo; en ese sentido es estúpido. Puede infectar a un huésped y vivir en él sin entender que con el tiempo eso lo matará a él también.

Entonces aquí viene un ser humano multidimensional infundiendo una percepción de dimensión más alta en una persona enferma, y la enfermedad ya no puede existir en la dimensión más alta. La enfermedad muere. Hay muchos seres humanos que se han deslizado por un momento fuera de su patrón de cuarta dimensión, ya sea por euforia o por miedo, han superado esa cuarta dimensión y por unos pocos momentos todo su cuerpo sonó con esa multidimensión que es atemporal y la enfermedad en ellos se destrozó porque no podía permanecer en un lugar de dimensión más alta.

Queridos, llegará un tiempo en que la humanidad se mueva más allá de la cuarta dimensión y ya no habrá enfermedad, porque es una entidad tridimensional. ¿Qué es lo que determina cuarta o más allá? La respuesta es: la consciencia.

La consciencia es la que motiva, la que gobierna, la que cambia la dimensionalidad en los humanos. Les he dicho repetidas veces que, si empiezan a ser seres compasivos, a comprender la profundidad del amor de Dios, eso empieza a moverlos dimensionalmente. Los llevará, queridos, más allá de la cuarta, a ese lugar donde ya no pueden contar. Se sueltan de ese eje, y lo sienten, y lo saben, “he cambiado y no sé por qué” y les dijimos cuáles serían los resultados: no envejecerían tanto, ¿no es interesante que la percepción dimensional los saque del reloj?

¿Cuál fue el científico que les dijo que la cuarta dimensión, como tiempo, era variable? Fue Einstein. ¿Qué pasaría si se mueven a una dimensionalidad donde no hay tiempo o el tiempo es diferente? Su cuerpo no envejecerá.

¿Qué ser humano conocen ustedes que ha escrito que todos ustedes tienen un nombre? Abraham. Este hombre estaba hablando con Dios; estaba hablando también con ángeles múltiples, recibía instrucciones. Y vivió 900 años. Algunos dicen: “Bueno, eso tiene que ser un error de escritura en la Biblia” (se ríe); no lo es. Vivió 900 años porque este hombre tenía que ser multidimensional para hacer lo que hizo, para ser quien era. En el principio, queridos, era diferente.

Entonces quiero que entiendan qué es lo que cambia dimensiones dentro de ustedes; es la consciencia. El Maestro de Amor, multidimensional, una consciencia muy, muy elevada, incluso controlaba la Física. Eso es lo que múltiple… (pausa). Eso es lo que hace la compasión. Eso sucede cuando tienes una compasión que ni siquiera puedes medir. Eso sucede cuando un individuo es tan compasivo que puede sentir a cada ser humano a su alrededor todo el tiempo, de una manera muy buena y compasiva, no de manera que los inhabilite. De una manera que permite pensar en cosas buenas, transmitirlas a los demás, para que reciban las cosas buenas. Ese es el Maestro de Amor. Ese es un ser humano multidimensional.

Les diré algo que nunca dije antes. Ahora mismo en este planeta existen personas que pueden crear cosas de la nada, con sus manos, con muy elevada consciencia, en lugares muy especiales. Ahora mismo en el planeta existen personas que pueden sentarse en el aire; ustedes lo llaman levitar y se ríen; ellos pueden hacerlo. ¿Cómo es eso posible? ¿Qué están haciendo? ¿Cómo puede ser?

Y yo les digo; es la percepción de la consciencia en la que están. Es el cambio de la naturaleza humana hacia un paradigma bello, muy bello, que ustedes apenas empiezan a tocar. Llamado amor infinito, compasión infinita. Hará más lento su envejecimiento, los convertirá en personas que se despiertan compasivas y no se preocupan por el tiempo, entendiendo que existe algo más grande que lo que jamás pensaron: su alma.

Te acercas más a tu alma cuanto más te elevas en dimensión, y con eso, cuanto más te elevas y más te acercas, más vivirás. Menos te tocará la enfermedad. Más personas te mirarán y dirán: “No sé qué es lo que tienes, pero lo quiero”. Verán equilibrio, verán amor, verán cuidado. Ese es el nuevo humano.

Tengan en cuenta con respecto a la dimensionalidad, que se mueven hacia otras dimensiones, y no hablo de quinta y sexta, porque la dimensionalidad se vuelve no-lineal cuando pasan de la cuarta. Y dejarán de preguntar qué largo tiene la cuerda, dejarán de preguntar qué tamaño tiene algo, cuán grande es Dios. Si son parte de Dios, ¿cuán grandes son ustedes? ¿Quieren saber cuán grande es su alma? Es tan grande como Dios.

¿Sabían que existen otros, en otros universos, que los conocen a ustedes? Saber cuán grandes son ustedes hará tambalear su mente. No cuán grande es su cuerpo, queridos, sino cuán grande es su consciencia que es eterna. Está en cada uno de ustedes; son magníficos.

He estado viniendo a este planeta durante treinta años, y mi mensaje, cada vez que vengo: no le crean a nadie que les diga que son menos que magníficos. No le crean a nadie que les diga que están sucios, porque no es así como Dios los ve. Así es como los ven los humanos. Sepan estas cosas.

Esta noche continuaré esta exposición.

Y así es.

Kryon

Nota. Canalización de Kryon por Lee Carroll, Perth, Australia, 24 de noviembre de 2018. Desgrabación y traducción: M. Cristina Cáffaro. Edición y Difusión: Juan Angel Moliterni (www.escuelaclaridad.com.ar). Se autoriza la redistribución de este boletín e información personalmente y vía Internet con la condición de que el contenido permanezca intacto, de que se respeten los créditos del servicio, los autores, los editores y se mencionen la fuente y enlaces correspondientes. Ayúdanos a distribuir información de vanguardia, reenvía este LINK a todas las personas potencialmente interesadas, gracias.

Donaciones

$

Ingresa libremente el monto en dólares a donar!

Información personal

Total de la donación: $1.00

Te puede interesar

Juan Angel Moliterni
Siguiendo Juan Angel Moliterni:

Astrólogo, Canalizador, Instructor Espiritual de la Ciencia Iniciática, Terapeuta y Músico

La Gran Hermandad Blanca, la jerarquía ascendida, transfiere una antorcha, una luz, a aquéllos que deseen tomarla, que vayan a agarrarla con fuerza. La antorcha de la síntesis de oriente y occidente, de los valores apreciados, el conocimiento espiritual y la comprensión del cosmos.

Juan Angel Moliterni
Últimas publicaciones de

2 Responses

  1. Eliberto Dominguez Mencia
    | Responder

    Cuanta grandeza hay en nosotros , graciass, Namaste.

  2. Sara Velarde
    | Responder

    Gracias!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *