Ecología Global -parte 1

con 1 comentario

Introducción

diosa-tierraLa vida en el Universo es un experimento glorioso, lleno de creatividad y belleza.

En este Planeta el experimento se está alterando genéticamente al incluir irresponsablemente una cantidad de sustancias no propias para la buena calidad de los componentes vitales: Agua, Tierra, Aire y Ozono. La especie humana, sufre graves trastornos psicosomáticos y el cuerpo está afectando la mente, y ésta, al cuerpo. Hemos entrado en un círculo vicioso, objeto de cambios urgentes, desde lo más profundo de nuestro Ser.

Nos estamos haciendo daño con los alimentos deformados, con medicamentos y cirugías agresivas, ciudades como parqueaderos y centros de estrés, estructuras económicas, políticas y sociales alejadas del orden Cósmico.

Estamos viajando en este Planeta atropelladamente, destruyéndonos masivamente con las armas, la industria y vehículos contaminadores; es imperioso cuestionar y modificar los combustibles y químicos que afectan la calidad del aire y del escudo protector del Ozono. Es vital la reconciliación con la Naturaleza, dejándola de mirar, sólo como una fábrica.

La Madre Tierra es nuestro refugio y útero de sostenibilidad de la magia del Arco iris. Es a ella que dedicamos este documento como un posible método de reconectarnos a nuestros orígenes milenarios, donde se encuentra el legado del más original humanismo. Rogamos para que la nueva ciencia, encuentre el camino a tiempo y pueda rescatar con su tecnología, los espacios de miseria, creados con tanta arrogancia.

Este material dirigido a líderes, campesinos, ambientalistas, docentes de todas las latitudes, y a Usted; con el objeto de que sean, posibles multiplicadores, ante unas generaciones ansiosas de nuevos y verdaderos conocimientos.

“Oh Madre Tierra, si te seguimos maltratando

veremos un día tu destrucción total y en ese amanecer

afluirán de nuestros ojos torrentes de lagrimas que al

inundar los bancos de arena de nuestra ignorancia,

acabará con la aridez de tu corazón y volverás

a renacer de nuevo”.

¿Quién soy?

¿Alguna vez ha rondado por tu mente esta pregunta? En verdad es importante interrogarnos sobre ¿quiénes somos? Parece ser una pregunta sencilla y como tal requiere una respuesta simple, pero en verdad, no lo es, ya que solemos responder identificándonos, bien sea por nuestro nombre, profesión, ciudadanía y contextura física.

Pero, ¿Quién soy? Es mucho más de lo que podemos ver en el exterior; tu luz interior espera ser descubierta para que puedas percibir en cada respiración la dulce y delicada verdad de ser eterno. Así podemos tomar conciencia de nosotros mismos a partir del encuentro con nuestra naturaleza interior y el descubrimiento de nuestro Yo, esto nos puede reintegrar al entorno.

“El amor por nosotros mismos hará un planeta armónico; ríos de agua cristalina, aire limpio, suelos fértiles, porque el planeta es el reflejo de aquello que somos los humanos”.

A continuación sugerimos una actividad cuya finalidad es conducirte a darte una mirada hacia ti mismo y rescatar el conocimiento de los Conocimientos.

Actividad

  • Preparación: Papel y lápiz en la mano, sentados cómodamente iniciamos el viaje, el más importante de nuestra vida, navegamos por nuestro universo interior, trayendo a la conciencia todo lo que somos, lo que sentimos, lo que hacemos, lo que deseamos.
  • Desarrollo: Responder con sinceridad las siguientes preguntas, las cuales te ayudarán a profundizar en el auto-Conocimiento.
    1. ¿Qué te dice esta frase? “Soy parte de la naturaleza”.
    2. ¿Cómo eres físicamente? (dibújate y resalta las partes que te agradan y desagradan).
    3. ¿Cómo eres emotivamente? (haz una lista de emociones y resalta las que más te afecten).
    4. ¿Cuáles son tus debilidades y limitaciones? (haz una lista).
    5. Menciona brevemente tus planes y metas a nivel laboral, intelectual y personal.
    6. ¿En qué aspectos no te aceptas? (haz una revisión y proponte aceptar el cambio).
    7. Si una Hada te concediera un deseo, ¿cual pedirías?
  • Conclusión: Somos seres enigmáticos y complejos pero con posibilidades de llegar a ser Simples y Naturales.

Autoestima

TÚ PUEDES SER LO QUE DESEES,

SOLO EXISTE UN OBSTÁCULO “TÚ MISMO”.

Hablando de autoestima, te has dado cuenta que el Creador tuvo especial cuidado de hacer en ti una obra genuina, única he irrepetible en la historia, por lo tanto no tienes que caminar como caminan otros, ni hablar, ni pensar y actuar como lo hacen las demás personas, porque tú tienes tus propios movimientos, sentimientos, valores, forma, etc., que nadie puede igualar, si te das cuenta de lo que te digo no volverás a andar por el mundo con la cabeza agachada, sino que caminarás erguido y orgulloso de ser tú, y así mismo en la medida en que te valores vas a valorar a los demás seres de la creación.

Ya no dirás más: no puedo hacer esto o aquello, no se cómo se hace, no lo aprenderé, no sentiré que los demás no me valoran, no me sentiré inseguro o negativo sobre el afecto o el apoyo que me prestan, no me sentiré impotente, no me dejaré influir por los demás, no me manipularán otras personalidades más fuertes, no tendré pobreza de emociones o sentimientos, no tendré poca tolerancia, no echaré la culpa a otros de mis errores o debilidades, atribuyéndolos a mi mala suerte.

Por el contrario serás un ser lleno de amor, te pasarás sembrando paz, armonía, perdón, alegría, gozo, mantendrás tu dominio propio y serás leal con tus amigos, asumirás tus responsabilidades con humildad y mansedumbre, no te enorgullecerás de tus logros y siempre estarás dispuesto a afrontar nuevos retos lleno de entusiasmo así cuando tu tiempo se esté acabando, recogerás los buenos frutos de tu siembra. Porque todo aquello que tú entregues al universo retornará a ti “cosecharás lo que siembres” o “lo que grites en la montaña el eco te lo devolverá”.

“El ser humano es el maestro, el artífice y la causa primordial de las circunstancias que señalan el camino de su existencia”. Fuese como fuese tu primera infancia, buena o mala, tú y únicamente tú estás ahora a cargo de tu vida.

Te puedes pasar toda la vida culpando a los demás y al entorno, pero lo único que conseguirás con eso es mantenerte estancado en el vicio de ser una víctima.

Los bebés no tienen que hacer nada para ser “perfectos”, ya lo son y actúan como si lo supieran. Saben que son el centro del Universo. Están llenos de amor, siempre ha sido así y lo seguirá siendo, pero… a los adultos se nos olvidó.

Actividad

Te paras delante de un espejo y te dices: “te amo y te acepto exactamente como soy”. Aceptándonos integralmente tendremos una vida armónica. Necesitamos restaurar la maravillosa inocencia de la vida y la alegría de vivir momento a momento, la misma alegría que siente el bebé en su feliz estado de maravilloso asombro.

Los actos violentos siempre proceden de personas que también fueron tratadas con violencia, cuando aprendamos a amarnos tal como somos, sanaremos nuestra vida y ya no haremos daño a nadie.

Despertando los Sentidos

  • Preparación: nos sentamos tranquilamente con los ojos cerrados.
  • Desarrollo:
    1. Ponemos atención a todos los sonidos lejanos y luego a los cercanos, tratando de identificar cada uno de ellos, sintiendo ¿cuáles nos producen placer, cuáles tensión? Distinguir sabores, olores, superficies.
    2. Hacemos conciencia de la atmósfera en contacto con nuestra piel, ¿nuestra cara, está húmeda, cálida, fría, seca?
    3. Percibimos objetos de diferentes texturas recogidas de nuestro entorno, ¿qué nos produce internamente?
    4. Inhalamos el aire, una respiración a la vez, siente si el aire es suave, liviano,
      pesado, fresco.
    5. Percibimos olores diferentes, fragancias, aromas producidos en nuestro medio.
  • Conclusiones: incorpora a tu interior lo que sentiste comprendiendo que el despertar de nuestros sentidos nos ayuda a descubrir el entorno.

 … 

Actividad

  • Propósito: Reconocer en cada uno de nosotros, los elementos generadores de vida en nuestro planeta, AIRE, AGUA, TIERRA y FUEGO, así como las cualidades y potencialidades que cada uno de ellos simboliza.
  • Preparación: Papel Kraff y colores, acostándonos sobre el papel de igual tamaño de la estatura de la persona.
    1. Dibujemos nuestra silueta sobre el papel con ayuda de alguien.
    2. Observémonos interiormente determinando qué parte de nuestro cuerpo es Agua, pintándola de color azul, qué parte es Aire con color blanco, qué parte es Tierra con color amarillo y qué parte es Fuego con color rojo.
    3. Libremente expongamos y expliquemos nuestra silueta.
  • Conclusiones: Esperamos que cada participante haya reconocido la existencia de cada uno de los elementos dentro de sí y que la Tierra, es un organismo que respira, siente, vive y se defiende como nosotros.

… 

Rompiendo las barreras

Para poder tener la verdadera libertad, tenemos que romper con todas las cadenas que nos atan, estos son los conflictos espirituales que rugen dentro de nuestro interior, que son reales y que igualmente las soluciones son tangibles.

Podemos vivir sin ataduras, no esperes más a que tu vida se destruya, identifica tus barreras y procede a transfórmalas.

Necesitamos saber qué pasa en nuestro interior, para poder saber qué tenemos que dejar marchar, en lugar de ocultar nuestro dolor, podemos liberarlo totalmente.

Porque cada persona es enteramente su creación personal y todo lo que le sucede en lo exterior, tiene su fuente en su parte interior, de esta manera, el ser humano es el maestro innegable y la causa primordial de las circunstancias y eventos que le marcan el camino de toda su existencia, para que únicamente lo bueno se manifieste en su vida, ten cuidado de generar una tendencia creciente a hacer cumplir o a movilizar las fuerzas de progreso y felicidad, sacando de dentro de ti todo espíritu de odio, culpa, autocrítica, frustración, depresión, rabia, ansiedad, miedo a la muerte.

A continuación pasamos a definir algunas de las situaciones citadas y te sugerimos la forma de sanarlas:

  • El Odio. Es la cadena del más duro acero, que ata más fuerte al ser humano con su enemigo y que lleva a una dimensión donde no hay progreso, no hay ayuda ni claridad, ni rumbo, este sentimiento es el más dañino a la humanidad porque impide fluir libremente. Remedio: Nunca es demasiado tarde para liberarte, desatarte y abrirte al perdón, llenando tu corazón de amor hacia ti mismo, porque siempre, el que más se beneficia del perdón, es el que toma la decisión de perdonar, pues abre nuevas puertas que permiten ver otros horizontes. Si las personas supieran todos los logros que se consiguen cuando olvidamos los rencores, nadie volvería a odiar y todos tendríamos un destino exitoso y próspero y algo muy importante, nos liberaríamos de muchas enfermedades psicosomáticas. El odio, la culpa y la autocrítica elevan los niveles de tensión y debilitan el sistema inmunológico.

  • La Crítica y la Culpa. Éstas buscan siempre un castigo y te hacen sentir inferior, te manipulas, te niegas a perdonarte algo que hiciste, denigrándote, te enfermas, te accidentas, buscas quien te haga daño, te niegas la felicidad, te maltratas con el alcohol, drogas, cigarro, gula, te endeudas, en fin, creas tu propia frustración. Remedio: Crea dentro de ti un espacio nuevo y llénalo de hábitos amables, optimistas y alegres, momentos creativos de calor humano, perdonándote, perdonando y olvidando todas las heridas provocadas por una cultura que le hace culto a la culpa.

  • Depresión. Es la rabia vuelta hacia dentro; piensas que no tienes derecho a sentir rabia, consideras que no está bien sentirla contra tus padres, pareja o amigos, sin embargo la sientes y experimentas un taco, ya en la garganta, puños, pecho, piernas; así te enfermas en esos órganos, al no expresarla en el momento adecuado. Remedio: Darte permiso para expresarte sin hacer daño a nadie, utiliza una almohada o colchoneta para desahogarte, pateándola o puñeteándola. Si no te permites expresar lo que pasa en tu interior, no sabrás por donde comenzar el proceso de curación.

  • El Temor de la Muerte de un ser querido. La muerte no es un fracaso. El proceso de aflicción, de duelo, toma su tiempo, no se puede simular que no duele, porque esto enferma, permítete llorar. ¡No pierdes a nadie cuando muere, puesto que esa persona jamás te perteneció! Remedio: Decretar claramente: “Te amo y te dejo libre y yo estoy libre” (repítalo varias veces).

  • Temor a nuestra propia muerte. Cuando nacemos aspiramos el aire para absorber las nuevas experiencias de este mundo y cuando morimos expiramos el aire para preparar la digestión de las experiencias que se acaban de agotar. Morir es perderlo todo en un abrir y cerrar de ojos, de un golpe y sin aviso, súbitamente nuestra vida es arrancada de nuestra piel, sin darle un adiós definitivo a todo lo que amamos, nos vamos solos, sin esposos, padres, hijos, amigos, sin posesiones materiales, totalmente desnudos, somos arrebatados del mundo sin que nadie pueda hacer nada. Ahí es el momento de la comprobación de que nada era nuestro, todo era prestado, pero no esperemos a llegar a este punto para entender que solo somos simples administradores de lo que tenemos y que de nada sirve el orgullo, la codicia, el odio, la envidia, y en general todas las pasiones desbocadas ya que todo lo que en la vida no somos capaces de digerir en el último instante se alzará sobre nosotros y serán nuestros verdugos en ese postrer momento. El gran logro del hombre es poder mantenerse alerta ya que el desenlace final está latente a cada instante y tarde o temprano a de llegar el inevitable evento que cambiará nuestro rumbo para siempre. Podemos elegir escondernos a la idea de la muerte pero es más sabio enfrentar lo inevitable cuando aun hay tiempo y no esperar a que el golpe nos sorprenda sin un esfuerzo previo. Sentimos temor a la muerte cuando aun no hemos hecho el trabajo interior que nos libra de ese temor. Si entendemos la muerte como un despertador cotidiano, cada día sería pleno y feliz, porque cada ser humano, puede proyectar ese último instante a partir de lo que ahora vive, mientras todavía corre sangre por sus venas y si vivimos cada día con amor, tolerancia, si no dejamos que el Sol se oculte estando enojados con alguien, si mantenemos saldadas todas nuestras cuentas, si estamos siempre en paz con todo el mundo, si nuestra única deuda es de agradecimiento al Creador, nuestra muerte será una explosión de luz. Lo más sensato es empezar desde el hoy el camino que conduce a la frontera que divide nuestros dos mundos. La muerte inyecta intensidad a la vida, pero hay que tener los ojos abiertos y los oídos despiertos ya que si somos capaces de digerir nuestra vida, estamos adelantando el trabajo de nuestra muerte. Sabremos de nuestra muerte lo que sepamos de nuestra vida, si nuestra vida es sombra y odio la oscuridad al final nos espera, es mientras vivamos que podemos variar las cosas y no en la muerte cuando es el momento de medir y sin embargo es la muerte lo más importante dentro de todos los asuntos humanos, es el acto final de la vida, es el triunfo o la derrota sobre la conspiración del tiempo. Remedio: Hay que poner todo en orden, antes de que se finiquite el plazo. Estar al día con todo y con todos, de tal manera que no dejemos ataduras que nos detengan en nuestro viaje al más acá. La vida no debe ser un simple envejecimiento. Debe ser crecimiento. Estas son dos cosas diferentes. Cualquier animal es capaz de envejecer. El crecimiento es privilegio de los seres humanos. El crecimiento significa estar penetrando a cada instante más profundo en el principio de la vida; apartarse de la muerte, no acercarse a ella. Entre más penetres en la vida, más entenderás la inmortalidad dentro de ti. Te vas alejando de la muerte; llegará el momento en que puedas ver que la muerte no es más que un cambio de ropa, un cambio de casa, un cambio de formas: nada muere, nada puede morir, todo se transforma. El primer principio de la vida es la meditación: A medida que envejeces, te vas acercando a la muerte y cada vez es más difícil entrar en meditación. Meditación quiere decir entrar en tu inmortalidad, entrar en tu eternidad, entrar en contacto con la totalidad. Un niño pequeño no tiene ambiciones, no tiene deseos. Está tan absorto en el momento: un pájaro volando atrae su atención totalmente; tan solo una mariposa con sus bellos colores, y él está encantado; el Arco Iris en el cielo… él no puede concebir que pueda existir nada más significativo, más rico que este Arco Iris… y la noche llena de estrellas, estrellas más allá de las estrellas. La meditación es simplemente un extraño método, es como si fueras el primer humano que ha descendido a la Tierra, quien no sabe nada, tiene que descubrir todo, tiene que ser un buscador y tiene que ir en peregrinación por esta naturaleza. Te vuelves tan sensible que aún la hoja más pequeña de prado adquiere una importancia inmensa para ti. Tu sensibilidad te hace entender que esta pequeña hoja de prado es tan importante para la existencia como la estrella más grande; sin esta hoja de prado la existencia sería menos de lo que es; esta pequeña hoja de prado es única, es irremplazable, tiene su propia individualidad. La meditación te trae sensibilidad, un gran sentido de pertenecer a la Madre Tierra, nuestro mundo, las estrellas son nuestras, no somos extranjeros aquí. Pertenecemos intrínsecamente a la existencia. Somos parte de ella, somos corazón de ella.

 …

LEER+

Juan Angel Moliterni
Siguiendo Juan Angel Moliterni:

Astrólogo, Canalizador, Instructor Espiritual de la Ciencia Iniciática, Terapeuta y Músico

La Gran Hermandad Blanca, la jerarquía ascendida, transfiere una antorcha, una luz, a aquéllos que deseen tomarla, que vayan a agarrarla con fuerza. La antorcha de la síntesis de oriente y occidente, de los valores apreciados, el conocimiento espiritual y la comprensión del cosmos.

Juan Angel Moliterni
Últimas publicaciones de

One Response

  1. Rosario perez
    | Responder

    Súper interesante. Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *