Humildad, Modestia y Austeridad

con 1 comentario

por Juan Ángel Moliterni

imagen del boletin el ángel de la claridadLos atributos de la Nueva Tierra chocan con la cultura actual, que se basa en la supervivencia, en la competitividad, en la ambición y en la búsqueda de poder. El estudiante que acaba de terminar los estudios universitarios puede albergar la esperanza de haber alcanzado la cúspide de su carrera profesional 15 años más tarde, o incluso antes. Para ello tendría que saber venderse y necesitaría también confianza en sí mismo y algunos buenos contactos sociales; así pues, ¿de qué le serviría los atributos de la Nueva Tierra: ser humilde, modesto o austero? De una manera indirecta, ser humildes les ayuda a desarrollar una fuerza interior. Si aplican la práctica de reducirlo todo a sus principios esenciales, descubrirán que les queda ese núcleo más profundo, el yo esencial, con el que pueden trabajar. Si son capaz de abrirse a sí mismos siendo humildes, podrán refinar constantemente su yo interior. Esto se opone a definirse a sí mismo en función de su puesto de trabajo, o su rol, de su sueldo o de sus posesiones. Si se vuelven egocéntricos, centrados en sí mismos y arrogantes, estarán cerrando la oportunidad de desarrollarse plenamente. En la práctica se están enorgulleciendo de ser como son, por lo que ya no estarán abiertos al cambio. La modestia es un estado de conciencia-actitud ante la vida sin pretensiones. Refuerza el sentimiento de estar abiertos al cambio, dispuestos a aprender y capaces de adaptarse. El hecho de adoptar una conciencia-postura egoísta en vez de manifestar humildad limita su capacidad de crecer y de aprovechar las sincronicidades, lo que la VIDA propone. Al ser humildes, modestos y austeros serán capaces de obtener el máximo disfrute de la cosa aún más pequeña. Y habrán ingresado en una “realidad paralela” con todas las almas afines.

Apreciar la austeridad les enseña a ver lo mejor de cada cosa. Refuerza la idea de centrarse en ustedes mismos, más que en las cosas materiales. También les sintoniza con los ideales de la Nueva Tierra de sencillez, vacío y desapego (ver boletines anteriores). Un entorno austero está libre de distracciones; un espacio refleja el espíritu. Que sus espacios reflejen apertura, flexibilidad y espiritualidad. Aprecien la belleza transitoria y la asimetría. Y practiquen la máxima: “todo con moderación”.

La moderación en la vida es un principio poderoso y atributo de la Nueva Tierra, que permite alcanzar calidad de vida. Los excesos producen mucho daño al cuerpo, mente y alma. Una cosa que puede ser sana, como el agua o una fruta, puede resultar dañina fácilmente si se toma en exceso. Viviendo en el entorno de abundancia actual, pueden sufrir fuertes tentaciones de atiborrarse de alimentos malsanos o que engordan. Es difícil resistirse a los excesos del consumismo desenfrenado. Sin embargo, la Nueva Energía les puede ayudar a resistirse y a reforzar su voluntad para que no se dejen arrastrar por la tentación de devorar todo lo que se les pone por delante. El hecho de llegar a un espacio donde pueden sentirse alimentados espiritualmente, por ejemplo su hogar, les ayuda a mantenerse centrados en el desarrollo de su alma, en vez de dejarse distraer por los últimos aparatos, modas y diversiones.

Juan Angel Moliterni
Siguiendo Juan Angel Moliterni:

Astrólogo, Canalizador, Instructor Espiritual de la Ciencia Iniciática, Terapeuta y Músico

La Gran Hermandad Blanca, la jerarquía ascendida, transfiere una antorcha, una luz, a aquéllos que deseen tomarla, que vayan a agarrarla con fuerza. La antorcha de la síntesis de oriente y occidente, de los valores apreciados, el conocimiento espiritual y la comprensión del cosmos.

Juan Angel Moliterni
Últimas publicaciones de

Un comentario

  1. Liliana Maldonado
    | Responder

    gracias por toda tu sabiduria unida a tu humildad.

Dejar un comentario