Tranquilidad

con No hay comentarios

por Juan Angel Moliterni

imagen del boletin el ángel de la claridadTodos necesitan tranquilidad. Ahora bien, según el diccionario, la tranquilidad es el estado en que no se está alterado por preocupaciones o inquietudes. Otros sinónimos del término son: paz, calma, quietud, silencio y relajación. Lo importante es entender que la tranquilidad es algo más que estar en paz y relajados; es un estado de serenidad, de serena atención, en el que tengan las mayores probabilidades de aceptar sus sentimientos intuitivos. Esto significa estar libre de distracciones internas, tener un ritmo cardíaco relajado y una respiración honda y reposada de manera natural. En este estado semi-meditativo encontrarán que su mente y su corazón están más abiertos y más dispuestos a recibir percepciones nuevas y diferentes de la vida. En este estado de tranquilidad les resulta más fácil encontrar la satisfacción con ustedes mismos y un sentimiento de comodidad con la vida que han vivido hasta ahora.

Los alimentos interaccionan con su cuerpo a un nivel profundo, de dentro hacia fuera, y ejercen una influencia poderosa sobre sus emociones y su estado de ánimo. Además, algunos alimentos les impiden sentirse tranquilos, pues aceleran su ritmo cardíaco. Los alimentos ricos en cafeína, como café, ejercen este efecto. Otros ingredientes, tales como las especias, tienen un efecto estimulante, haciéndoles sudar. Los alimentos ricos en grasas saturadas, tales como la carne, los productos lácteos y los huevos, pueden hacer que la sangre se les vuelva más densa, con lo que la respiración se les vuelve más pesada al intentar absorber más oxígeno. Una buena prueba para determinar el efecto de diversos alimentos es tomarse el pulso antes y después de comer. Consuman una dieta de alimentos naturales y no procesados para aumentar la tranquilidad interior. Una dieta basada sobre todo en verduras, cereales integrales, legumbres, pescado, algas marinas, semillas, frutos secos, fruta y agua como bebida principal, es ideal para cultivar la tranquilidad interior y fomentar la intuición, y el bienestar global. Además de hacer una dieta sana, es importante ESTIRARSE; no solo para alargar los músculos y los tejidos blandos, manteniéndose flexibles, sino también para mantener la elasticidad de su sistema circulatorio. Con un sistema circulatorio sano resulta más fácil conseguir un ritmo cardíaco tranquilo y relajado. El proceso de la Ascensión no está separado del cuerpo físico.

Una manera de conseguir la tranquilidad profunda es llevar su cuerpo más cerca de un estado de reposo. Prueben a realizar unos cuantos estiramientos largos y lentos, para sentarse después con la espalda erguida respirando hondo, despacio y prolongadamente. Procuren dirigir la respiración hacia la parte baja de su abdomen y sigan después llenando de aire el pecho antes de soltar el aire con una espiración relajada. Tomen consciencia de la respiración, lo cual incluye la retención. Elijan un objeto para centrar en él la mente durante unos minutos. Por ejemplo, la llama de una vela. Mídanse el ritmo cardiaco antes y después para ver cuánto son capaces de reducirlo. Con la práctica, serán capaces de llevarse a ustedes mismos rápidamente a un estado de tranquilidad, aunque el mundo fluya con desenfreno a su alrededor. Más rápida es la velocidad a su alrededor, más deben desacelerar para ascender. El desafío es mantener la calma en medio del caos. Esto se logra con práctica no con aislamiento.

Juan Angel Moliterni
Siguiendo Juan Angel Moliterni:

Astrólogo, Canalizador, Instructor Espiritual de la Ciencia Iniciática, Terapeuta y Músico

La Gran Hermandad Blanca, la jerarquía ascendida, transfiere una antorcha, una luz, a aquéllos que deseen tomarla, que vayan a agarrarla con fuerza. La antorcha de la síntesis de oriente y occidente, de los valores apreciados, el conocimiento espiritual y la comprensión del cosmos.

Juan Angel Moliterni
Últimas publicaciones de

Dejar un comentario