El Camino del Yoga (2)

con No hay comentarios
[Total:0    Promedio:0/5]

por Sri K. Parvathi Kumar

kumar3Todas las formas pertenecen al Principio Divino UNO. Es como comer diferentes platos para satisfacer un hambre. Generalmente, no logramos ver esta Unidad en todas las formas. Si pensamos que CVV es diferente de MN o EK, entonces significa que estás viviendo en la ignorancia. Cualquier fotografía que veas, has de recordar que es el Principio Divino UNO.

El Señor crea a través de Brahma, gobierna a través de Vishnu y preside la creación, a través de Shiva. Por tanto, a Vishnu se le llama el Rey y a Shiva se le llama el Maestro. El Maestro supervisa, mientras que el Rey gobierna. Es el principio UNO funcionando de 3 formas diferentes. Uno puede convertirse en 3 y cada uno de estos 3 tomar 3 responsabilidades distintas.

Nosotros naturalmente tenemos muchos pensamientos innecesarios que vienen a nuestra mente. ¿Cómo podemos desviar nuestra mente de ellos? Leyendo estas descripciones y visualizándolas puede gradualmente desviar nuestra mente. Incluso mientras cantamos mantras, podemos visualizar luces de distintos colores en el interior. Sólo tenemos que pronunciar de forma correcta y con la intención correcta. Si pronunciamos el nombre “RAM”, podemos visualizar el color bermellón, ya que ese color está asociado naturalmente con el sonido “RA”. Es también ardiente por naturaleza. Por lo tanto, causa purificación. Hemos de intentar pronunciar de forma clara. Cuando pronuncias el sonido correcto, se emite luz. Esta luz forma un sendero en nosotros. Es el sendero que puede conducir a lo Divino.

Estos sonidos pueden incluso causar cambios en el ambiente circundante. Primero hemos de pronunciar el sonido de forma correcta y después ser capaces de experimentar el cambio en el ambiente. Uno puede pronunciar OM con devoción y observar el cambio de ambiente alrededor. Si no pronunciamos de forma correcta, entonces se hace mecánico, como una grabadora repitiendo la cinta.

Cantar no debería ocurrir de forma mecánica mientras la mente vagabundea. Cantar con la correcta intención y visualización, es una forma de acumular riqueza Divina en cada uno de nosotros. Esta riqueza nos mantiene felices siempre. No puede ser robada por nadie. Las indicaciones de la experiencia Divina es que tengas la piel de gallina y te corran las lágrimas, debido a la experiencia de la bendición y que sientas mucha alegría interior.

Empezar con una forma, entrar en la luz y gradualmente la forma se disuelve en la luz y solo permanece la luz. Es importante para la veneración, visualizar una forma Divina. Si pudiéramos ver la forma Divina durante la veneración, es una indicación de que la veneración es fructífera.

Podemos visualizar cualquier forma, pero recordar que todas pertenecen a la fuente UNA. Todas ellas han emergido de la luz UNA. Se nos aconseja hacerlo con las formas, ya que venerar sin forma directamente al principio Divino es difícil.

No somos distintos de lo Divino. Esto ha de realizarse. Para que tal realización ocurra, reconocer la UNIDAD de la existencia es uno de los primeros pasos. La esencia de cada uno de nosotros es El Dios absoluto. AQUELLO está presente en cada uno de nosotros, como existencia. Este es el estado más profundo que hay en nosotros. Todos los velos se forman por encima de él. Hemos de aprender a ver lo Divino mirando a través de los velos de Maya.

Pronunciamos el mantra “OM Ayeem Hreem Sreem”:

  • OM representa la existencia.
  • Ayeem representa la cualidad de la voluntad.
  • Hreem, representa la cualidad de acción y
  • Sreem representa el conocimiento.

Según estas 3 energías, la creación se mueve. Según la conciencia de uno, estas 3 energías son diferentes en cada persona. De modo que la existencia y la conciencia son los principios máximos para comprender esta creación.

El principio Divino lo impregna todo. Es la existencia que permanece como la base para toda la Creación. Hay existencia, ya sea que exista la creación o no. Nosotros también existimos siempre, seamos conscientes de ello o no. Como existencia todos somos UNO. La diferencia está solo en la conciencia. Algunos seres son más conscientes, mientras otros son menos conscientes, pero todo existe.

La creación es un juego de estos 2 principios (existencia y conciencia).

Lo Divino se puede experimentar a través de estos 2 principios. Solo hemos de reconocerlos en cada objeto de esta creación. La conciencia es menor en el reino mineral y lo máximo en el reino de los Devas.

Estos 7 planos de la creación también son definidos según esta conciencia. Hay seres en estos 7 planos y el plano en el que estamos está determinado por la conciencia que tenemos. La experiencia que tenemos en la creación está determinada por la conciencia que tenemos.

Nuestra comprensión del principio Divino también depende de nuestra conciencia. Algunas personas tienen mayor comprensión y experiencia de lo Divino debido a un mayor grado de conciencia.

Hemos de darnos cuenta de que todas las formas de lo Divino que veneramos son UNO con una combinación de existencia y conciencia.

“Oh Señor! Tu desciendes en la creación a través de varias formas. Todas las inteligencias cósmicas y planetarias que han descendido son tus formas”.

Aunque la esencia es UNA, por el bien de la experiencia, tenemos muchas formas. Un Sabio-Santo es aquel que puede ver al UNO en todo. Nosotros hemos de ver el UNO en todo constantemente. Esta es la mayor enseñanza para cualquier Escritura. Esta es la esencia de las enseñanzas de todos los Grandes Maestros.

Los ignorantes son aquellos que no logran ver el UNO detrás de todas las formas. De modo que este es el mensaje de los Sabios-Santos.

La vida en esta creación es como el viaje a través de la selva. De vez en cuando, nos enfrentamos a dificultades. Es duro viajar en una selva porque no hay un sendero específico. Simplemente hemos de viajar y si hay alguna dificultad en el sendero, hemos de encararla y superarla. ¿Sabemos a dónde vamos en el camino de la vida? ¿Sabemos a dónde vamos después de morir? Hemos de saber las respuestas a estas preguntas para conocer el sendero. Hemos de saber cómo cruzar la selva.

Los seres en esta creación se enfrentan a comodidades e incomodidades de vez en cuando sin saber lo que van a encarar más tarde. La comodidad o incomodidad no te avisan antes de llegar. Cualquier cosa puede ocurrir en cualquier momento. Las situaciones no quedan contigo y vienen. Así pues, no hemos de dejarnos llevar ni por las comodidades ni por las incomodidades porque no sabemos cuándo vienen o cuándo se van. Los conocedores nunca se dejan llevar por ellas. Ellos simplemente observan y responden a la situación. La muerte tampoco dice cuándo llega. No te avisa. Por lo tanto, hemos de estar preparados para cualquier cosa y para todo. Por eso, la vida se compara a una jornada en la selva. No sabemos cuándo aparecerá un animal o cuándo atacará. La vida es siempre una película de suspenso. También crea muchos espejismos. Por eso, hemos de esperar lo inesperado. En algún momento en la vida, nos damos cuenta que resolvemos cada problema en esta creación. Hemos de darnos cuenta de que no sirve de nada intentar resolver todos los problemas y en lugar de ello intentar asociarnos con lo Divino que puede hacer que nos coloquemos por encima de los problemas. Entonces, simplemente observemos los problemas sin estar afectados por ellos. Alinearnos con lo Divino es la solución a todos los problemas. Eso es lo que vemos en las biografías de todos los devotos.

Durante la jornada, vamos creando cada vez más problemas y después intentamos resolverlos. Este proceso va ocurriendo de forma cíclica. No hay progreso verdadero en esta jornada porque es cíclica. Habrá muchos acontecimientos en la vida que nos causarán dificultades. Hemos de recordar que habrá dificultades en la vida. Incluso cuando el Señor encarnó, él se enfrentó a dificultades. Entonces, ¿Cómo podemos ser nosotros excepciones, si el Señor mismo no tuvo excepción? Por lo tanto primero no pienses que no debería haber dificultades en la vida. Las dificultades causan mucho dolor. Solo porque veneremos al Señor diariamente, no significa que no tendremos ninguna dificultad. El Maestro EK preguntaba: “¿Por qué no habrías de tener dificultades?”. Haz lo que tengas que hacer para resolver las dificultades o para superarlas.

La Madre a veces está enfadada y otras veces es reconfortante.

Cuando vemos a un león, ¿vemos al Señor en él? Los grandes seres como Sankaracharya eran capaces de ver al Señor en todo. Por eso todos los animales salvajes eran como animales domésticos a su alrededor.

Las religiones han sido creadas por nosotros para ayudarnos a ver al Señor, pero nos olvidamos de esto y entramos en las tradiciones de las religiones. Todos los Maestros han descendido para ayudarnos a ver la Verdad en todo lo que nos rodea.

Lo que eres interiormente, eso es lo que ves fuera. Si estás interesado en la comida, entonces eso es lo que ves: que hay para cenar hoy. Si estás interesado en las flores, entonces ves que flores se usan para decorar al Señor hoy. Si estás interesado en el dinero, entonces piensas en cuanto ha costado hacer la veneración hoy. Vemos el mundo según nuestras opiniones. Ver al Señor en todo, sin las opiniones, es ver el mundo verdadero.

Si tú vives lícitamente pero viviendo para ti mismo, entonces todavía no estás obteniendo genuinamente la pureza necesaria. Vivir solo lícitamente es bueno pero incompleto. Has de enfocarte en el beneficio hacia los demás en cualquier cosa que hagas. Entonces, automáticamente serás lícito y obtendrás la pureza. Entonces, te conviertes en el rey de tu vida. Eso es lo que el Maestro CVV dijo: “No pidas a los demás; ofréceles a los demás. Vive solamente para el beneficio de los demás”.

Hay tres claves que da el Señor:

  • Ve al Señor en todo lo que veas,
  • Escucha al Señor en todo lo que escuches. Todo es la voluntad del Señor. Él puede utilizar, a cualquiera, incluso a un niño, como su medio para transmitir el mensaje.
  • Sirvamos al Señor en todo lo que nos rodea.

Si haces estas tres cosas regularmente, obtendrás claridad. La confusión disminuirá. Los seres que cumplen con esto, se mueven con claridad.

Hay devotos que han visto lo Divino en las peores situaciones. Hay devotos que vieron todo como Divino y su experiencia de la creación fue muy plena.

Hemos de recordar que este cuerpo es un templo con la presencia Divina todo el tiempo. Lo Divino permanece activo en nosotros solamente si nos acordamos de él. De otro modo él simplemente permanece adormecido. Si se hace activo, entonces actos esplendorosos empiezan a ocurrir a través nuestro. Todas las inteligencias dentro de nosotros empiezan a cooperar con nosotros y se fortalecen.

Es ignorancia pensar que trabajamos para ganar dinero. Esa es la mayor ignorancia de la gente hoy en día. Hemos de trabajar para servir a la sociedad y no para ganar dinero. Cuando el trabajo ocurre, tu bienestar está garantizado por la Naturaleza. Si trabajas para el bienestar de los demás, la riqueza se acumula y tú puedes utilizarla para mejorar el bienestar de los demás. Entonces, la riqueza permanece contigo para siempre.

Otro punto es trabajar según el Plan Divino. Cualquiera que sea el trabajo que se nos da hemos de hacerlo sin pensarlo ni un segundo. Si piensas que la profesión te la da el Señor, entonces no estás encallado en esa profesión. Hemos de recordar que se nos ha confiado todo. Somos solamente administradores de todo lo que se nos da. Si empezamos a ser dueños de cosas, entonces poco a poco nos quedamos encallados en ellas.

Si recuerdas que todo pertenece a lo Divino, entonces no estás condicionado por nada y la experiencia también será maravillosa.

Te puede interesar

Juan Angel Moliterni
Siguiendo Juan Angel Moliterni:

Astrólogo, Canalizador, Instructor Espiritual de la Ciencia Iniciática, Terapeuta y Músico

La Gran Hermandad Blanca, la jerarquía ascendida, transfiere una antorcha, una luz, a aquéllos que deseen tomarla, que vayan a agarrarla con fuerza. La antorcha de la síntesis de oriente y occidente, de los valores apreciados, el conocimiento espiritual y la comprensión del cosmos.

Juan Angel Moliterni
Últimas publicaciones de

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *