El Sendero de Santidad a través de Sagitario

con No hay comentarios

senderos-signos

Sagitario, como Escorpio, es de naturaleza doble. Su símbolo pictórico es un centauro, medio caballo y medio hombre. El primero representa la naturaleza inferior del hombre; el segundo, la superior.

La separación de la mente del resto de la personalidad y su sometimiento a la espiritualidad es la tendencia de Sagitario, y es el propósito y fin de la Gran Obra.

El espíritu inmortal está, permanentemente, aspirando a las alturas, a pesar de las apariencias en contra. Desde el tiempo en que la Humanidad escogió el sendero de la materialidad (Escorpio), en vez del espíritu (Virgo), Sagitario ha sido el signo de la promesa, de la esperanza, de la aspiración.

Sagitario está representado por determinado número de lámparas, permanentemente ardiendo; invita a la Humanidad a remontar la materialidad y obtener la unión con la divinidad, con lo que participará del verdadero éxtasis espiritual.

Es interesante destacar que, mientras el fuego espinal espiritual asciende, desde el nivel de la generación hasta el plano de la regeneración, el punto en el que la primera etapa es rebasada se encuentra en el plexo sagital, localizado en la base de la espina dorsal y regido por Sagitario.

Este signo está gobernado por Júpiter, el planeta de la benevolencia y la expansión. Señala el sendero para el nacimiento del Cristo interno de cada individuo.

Y también el nacimiento del Cristo Cósmico, que tiene lugar anualmente en la Noche Santa, cuando el sol abandona Sagitario para entrar en el primer decanato de Capricornio.

En la mitología griega, la virgen Ariadna condujo a Teseo fuera del Laberinto con la ayuda de un hilo. Tanto la virgen como su hilo se han perdido para el hombre moderno, pero la elevada intuición de Sagitario trabaja en su lugar, puesto que la intuición espiritual (hilo) es, de hecho, la esencia de la razón.

Cuando, tras haber circunvalado todo el Zodíaco, el espíritu liberado retorna al punto de partida, encontrará a la virgen de los cielos esperándole, como Ariadna esperaba a Teseo en el antiguo mito.

Mientras el sol pasa por Sagitario, la dorada fuerza de Cristo penetra más profundamente en la Tierra, y los planos internos se vuelven más intensamente luminosos con Su luz gloriosa.

Para el espacio exterior, este planeta aparecería como oro líquido. Toda la luz y todo el color de las observancias de la Navidad, sin embargo, no son sino un débil reflejo de su luz y color en tal época.

Si el discípulo del Sendero de Santidad ha aprendido a trabajar bien con las fuerzas de la transmutación, bajo la influencia de Escorpio, se sentirá atraído hacia ese grande y glorioso resplandor.

Cada acontecimiento de las celebraciones de la Navidad, simboliza el desarrollo de una facultad específica en el interior del discípulo mismo. Y, cuando haya despertado esos poderes, experimentará una creciente sincronización con las actividades cósmicas del período del solsticio de Capricornio.

Hemos dicho ya que Sagitario ha sido representado por una serie de lámparas encendidas. Si el discípulo es persistente y confía en sus esfuerzos, cada año, durante esta época, será consciente del aumento de fuerza y luminosidad de las siete luces (centros) en el interior de su propio cuerpo-templo.

Cuando estos siete centros hayan alcanzado todo el clímax de su gloria, el discípulo será considerado digno de seguir el Sendero de Santidad hasta el mismo corazón de la Tierra, y de permanecer allí, en presencia de la Luz del Mundo.

Recibirá entonces la bendición de Cristo, y le oirá entonar el mantra utilizado en todos los Templos de Iniciación, antiguos o modernos: “Bien hecho, bueno y fiel sirviente… entra en la gloria de tu Señor”.

Nota. Notas de Corinne Heline, Fraternidad Rosacruz de Max Heindel.

Te puede interesar

Juan Angel Moliterni
Siguiendo Juan Angel Moliterni:

Astrólogo, Canalizador, Instructor Espiritual de la Ciencia Iniciática, Terapeuta y Músico

La Gran Hermandad Blanca, la jerarquía ascendida, transfiere una antorcha, una luz, a aquéllos que deseen tomarla, que vayan a agarrarla con fuerza. La antorcha de la síntesis de oriente y occidente, de los valores apreciados, el conocimiento espiritual y la comprensión del cosmos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *