El Sendero de Santidad a través de Virgo

con No hay comentarios

senderos-signos

La inmaculada Madre de todas las religiones del mundo está representada en los cielos por la constelación de Virgo. Este Eterno Femenino son la Isis de Egipto, la Ishtar de Babilonia, la Minerva de Grecia, la Maya de la India y María de Belén.

La líder femenina de la Jerarquía de Virgo es la Madre Cósmica del planeta. Para el hombre representa la personificación de la exaltación del divino principio femenino.

Los supremos Maestros femeninos que han venido a la Tierra como las Vírgenes de las grandes religiones terrestres han sido conducidas a esa exaltada existencia para instruirnos sobre el Misterio de la Inmaculada Concepción.

Mientras el sol está en Leo, el Espíritu de Cristo se recupera y renueva gracias a las glorias del reino del Padre. Como el supremo atributo de Cristo es sacrificial por naturaleza, cuando el sol pasa por Virgo, signo del servicio, una necesidad cósmica lo impulsa a dejar el reino del Padre y a descender de nuevo a la Tierra, que contacta cuando el sol pasa por Libra.

El Sendero de la Santidad, siguiendo al rayo de Cristo, abandona también la región espiritual de la Tierra mientras el Sol pasa por Virgo. Siendo el amor la nota clave de Leo y el servicio a través de la pureza, el de Virgo, el que camina por esta parte del Sendero que atraviesa los planos de más elevada vibración de esta esfera, ha de haber desarrollado la pureza como un poder interno.

La calidad de tal poder no se reconoce generalmente, aunque Cristo declaró que sólo los puros de corazón verán a Dios. En este sentido, las siguientes líneas de Tennyson en Sir Galahad son descriptivas:

“Mi fuerza es como la fuerza de diez,

Porque mi corazón es puro”.

Ése es el atributo que hizo a Parsifal inmune al ataque del malvado Klingsor. La lanza del odio que el mago negro lanzó contra Parsifal fue desviada de su curso.

En ese instante y, en virtud de ese mismo poder, Parsifal hizo el signo de la cruz y produjo el hundimiento completo del castillo maldito de Klingsor.

Así como Virgo contiene el secreto de la Inmaculada Concepción, a través de su signo opuesto, Piscis, ese don fue traído a la Tierra y explicitado por la suprema Maestra femenina María de Belén. Fue concebida inmaculadamente bajo la Jerarquía de Sagitario (arcángeles) y nació en el mundo físico bajo la protección espiritual de la Jerarquía de Virgo.

El candidato que es digno de alcanzar el sobrenatural plano de Virgo, se encuentra ante el misterio de la Inmaculada Concepción y aprende que este divino don no ha sido otorgado a un sólo individuo, pero que María y Jesús fueron modelos que la Humanidad toda está destinada a emular. En esa celestial morada, los espiritualmente iluminados oyen cantar a los ángeles sobre el día en que, en un nuevo cielo y en una nueva tierra, la Inmaculada Concepción será la herencia de la raza entera.

Como se ha dicho antes, la Jerarquía de Tauro proyecta el arquetipo cósmico de la forma; la Jerarquía de Cáncer, el de la vida; y la Jerarquía de Virgo, el poder mediante al cual la vida anima la forma. Estas tres constelaciones, el Triángulo Femenino de los cielos, gobiernan todos los reinos de la vida sobre la Tierra.

Hay que tener en cuenta que el que sigue el Sendero de la Santidad a través de los seis signos zodiacales situados por encima del ecuador, ha alcanzado el nivel de iluminación que le hace digno de situarse ante los sublimes misterios de las cuatro Grandes Iniciaciones.

El discípulo que recorre ese sendero, a través de los seis signos situados por debajo del ecuador, está siendo preparado para recibir el trabajo de los nueve Misterios Menores.

Recuerda, el que está iluminado por esa Luz divina (gracias a su trabajo interior) nunca deja de atraer la atención del Maestro. Como dice el proverbio: “Cuando el estudiante está preparado, aparece el Maestro”.

Nota. Notas de Corinne Heline, Fraternidad Rosacruz de Max Heindel.

Te puede interesar

Juan Angel Moliterni
Siguiendo Juan Angel Moliterni:

Astrólogo, Canalizador, Instructor Espiritual de la Ciencia Iniciática, Terapeuta y Músico

La Gran Hermandad Blanca, la jerarquía ascendida, transfiere una antorcha, una luz, a aquéllos que deseen tomarla, que vayan a agarrarla con fuerza. La antorcha de la síntesis de oriente y occidente, de los valores apreciados, el conocimiento espiritual y la comprensión del cosmos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *