El valor de un médico

con No hay comentarios

por K. Parvathi Kumar

kumar2018¿Es tu médico suficientemente bueno? No es fácil responder. Las medidas disponibles actualmente no permiten que el colega o el paciente evalúen adecuadamente el valor de un doctor.

A pesar de intentos prolongados y costosos, las aseguradoras y los gobiernos no han sido capaces de medir con precisión el valor de un médico. No serán capaces de hacerlo en el futuro inmediato. No hay medidas disponibles para captar lo que vale un médico.

La profunda preocupación por los pacientes es la responsabilidad fundamental del médico, lo cual surge de la cultura de éste, que no puede medirse, sino que puede ser percibida solamente por el paciente. Una comprensión compasiva de las molestias, dolencias y enfermedades está basada nuevamente en la actitud del médico y también en la disponibilidad de tiempo en manos de este profesional.

Apresurar a un médico para dedicarse a un número fijo de pacientes por hora es la tendencia actual, lo que impide que los médicos puedan comprender mejor las enfermedades de los pacientes. Los médicos son dadores de vida. Ellos no pueden estar dirigidos por consideraciones financieras.

Sin embargo, los sistemas existentes de seguridad social y prestaciones médicas públicas establecen objetivos para los médicos y los empujan a resolver rápidamente los casos, a prescribir medicamentos e incluso a sugerir cirugías. Como en todos los campos, lo financiero toma el timón de los asuntos y dirige a los especialistas, como los médicos, los cirujanos e incluso los científicos.

Un Maestro de Sabiduría dice: “El conocimiento no es escaso entre la humanidad, pero el conocimiento está bajo la regla del pulgar de los bárbaros, los traficantes de poder y los prestamistas”.

Un médico especialmente capacitado, capaz de curar las enfermedades más intrínsecas, está limitado para hacerlo debido al condicionamiento económico del paciente, del administrador o de su propia condición económica. Cuando la educación y la salud de la humanidad están condicionadas por factores comerciales, no se puede lograr mucho.

Un médico que se espera que viva en armonía y promueva la salud está él mismo descolocado en situaciones conflictivas y muchas veces no tiene libre albedrío para sanar, tratar y curar. La independencia de todas las profesiones está en juego, también para el médico, cuando predomina la gobernanza y las legislaciones que restringen el desempeño libre de la excelencia profesional.

La profesión médica de hoy en día está sobrecargada con muchos factores y un médico consciente no tiene libertad para demostrar el conocimiento que posee.

Entre los doctores hay numerosas historias en las que experimentaron noches de pánico y triunfo al cuidar pacientes críticamente enfermos. Personalmente ellos tienen días aceptables y días en los que se quedan dormidos con sus manos sobre el pecho, llenos de satisfacción. Pero esas son situaciones en las que el médico no tiene restricciones comerciales o administrativas.

Ya es hora de que la profesión de la salud y la curación sea restituida a su debido sitio de honor para permitir su funcionamiento óptimo.

Donaciones Amorosas

$

Ingresa libremente el monto en dólares a donar!

Información personal

Total de la donación: $1.00

Te puede interesar

Juan Angel Moliterni
Siguiendo Juan Angel Moliterni:

Astrólogo, Canalizador, Instructor Espiritual de la Ciencia Iniciática, Terapeuta y Músico

La Gran Hermandad Blanca, la jerarquía ascendida, transfiere una antorcha, una luz, a aquéllos que deseen tomarla, que vayan a agarrarla con fuerza. La antorcha de la síntesis de oriente y occidente, de los valores apreciados, el conocimiento espiritual y la comprensión del cosmos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *