El Verdadero Conocimiento

con 2 comentarios
[Total:0    Promedio:0/5]

Jardines de la Presencia, por Juan Angel Moliterni

loto-solSerie de Pensamientos semilla capaces de elevar el espíritu, de abrirte el entendimiento y, poco a poco, de guiarte al jardín de la Presencia que hay tiMantén una conciencia abierta, y el Maestro sembrará en ti las semillas potenciales de sabiduría.

Existe un océano de Respuestas, en el cual no hay preguntas. A la mente le resulta más atractivo llenarse de preguntas. Al corazón, llenarse de respuestas. La Sabiduría proporciona respuestas que tal vez no corresponden a ninguna pregunta. El corazón sólo acepta aquello que se puede sentir, lo que es real. Cada día tienes que darle al corazón la sustancia del amor. Es lo que el corazón necesita. Dale alas a tu corazón, entonces la felicidad no puede hacer otra cosa que danzar a tu alrededor cuando has alcanzado la plenitud.

¿Qué es Transformación? Consideremos el prefijo “trans”, que significa “más allá”, “situado detrás” o, literalmente, “al otro lado”. Cuando colocamos ese prefijo delante de forma, obtenemos «transforma». Si añadimos el sufijo “ción”, que significa «acción» o «resultado», tenemos la palabra transformación. Esta palabra significa el resultado o la acción de ir más allá de la forma de uno. Y este es literalmente el reto que se plantea: ayudarle a que se vea a sí mismo como un ser mucho más avanzado y divino de lo que una mera forma es.

Cuando hayas percibido y confrontado toda la ilusión, te darás cuenta de que lo único que queda es el alma y habrás llegado invicto a la meta.

Los huérfanos del Espíritu son aquellos que no han sido instruidos en la Luz interna y no saben qué camino tomar. Son los que utilizan el libre albedrío. En la libertad no hay elección. Es pura ficción pensar que porque uno puede elegir es libre. La libertad es un movimiento sin dirección, sin atención al resultado. Por eso el conocimiento supremo fue siempre: Hombre, conócete a ti mismo.

La luz del sol representa la luz del universo. Cuanto más unido está el ser con ella, más reconoce y siente su propia luz y la de los seres que lo rodean. Y tendrá más facilidad para vivir en un espacio de alegría, de liviandad.

Si tienen la visión del diamante del Ojo Omnividente de Dios, el ardiente núcleo de la Verdad, verán y sabrán que cada carga siguiente está en su mano para que la pongan en el crisol para que pueda ser transmutada y refinada como el oro del Amor, y oro como conciencia Divina. Que su carga sea Luz, momento a momento.

Dios es omnipresente, omnisciente, omnipotente. Si está en todas partes, está, pues, necesariamente en cada uno. Si es todopoderoso, eso significa que el ser humano es portador de todos los poderes de creación. Si es conocimiento infinito, eso quiere decir que cada célula del ser es portadora de la inteligencia y del conocimiento universal.

Aun viviendo en un mar de sabiduría, la mayoría de los hombres crean a partir de la ignorancia. Su vida, por consiguiente, es una caótica expresión de la llamada rueda de la fortuna. Nunca se pretendió que la vida fuera un pozo negro de derrota, sino un pilar de victoria cuya corona de laureles habla de abundancia palpable. Al florecer dentro del alma, esa abundancia trasciende la habitación solitaria del yo para extenderse por los más amplios dominios del universo.

¿Están los hombres llenos de idealismo? Que dirijan ese idealismo hacia la Luz, donde las ideas divinas fluyen desde una fuente central de llama viva. Que allí enciendan y vuelvan a encender las antorchas del ser, y que los fuegos de su mente se saturen de nueva esperanza para una nueva Era nacida del Espíritu.

Deberíamos entender, pues, que la fuente de donde queremos beber es la fuente de la Verdad cuyas aguas vivientes cambiarán toda nuestra visión de la vida, hasta que podamos darnos cuenta de que la vida no sólo puede ser bella, sino que ¡es bella!

La Luz quiere darnos todo; sin embargo, nosotros nos limitamos. Reconsidera lo que esperas de la vida. Y haz algo evolucionario. Reconéctate con lo esencial.

Cuando se les da el alimento de las enseñanzas, han de avanzar con ellas.

Sean hacedores de la palabra, y no solamente oidores, engañándose a ustedes mismos. Así también la fe, si no tiene obras, es muerta en sí misma.

“Una enseñanza es una instrucción que ha de ser guardada muy cerca del corazón y no dejarla allí sino ponerla en acción (esha adeshaha, esha upadesaha)” -Sri K. Parvathi Kumar.

Te puede interesar

Juan Angel Moliterni
Siguiendo Juan Angel Moliterni:

Astrólogo, Canalizador, Instructor Espiritual de la Ciencia Iniciática, Terapeuta y Músico

La Gran Hermandad Blanca, la jerarquía ascendida, transfiere una antorcha, una luz, a aquéllos que deseen tomarla, que vayan a agarrarla con fuerza. La antorcha de la síntesis de oriente y occidente, de los valores apreciados, el conocimiento espiritual y la comprensión del cosmos.

Juan Angel Moliterni
Últimas publicaciones de

2 Responses

  1. Alma
    | Responder

    Muchas Gracias.

  2. Paulina Villarroel
    | Responder

    Muy interesante de leer en estos días y clarificador a su vez. Gracias y un abrazo fraterno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *