La Compañía que Frecuentas

con 1 comentario

por Prem Rawat

convivenciaUn santo indio del siglo XV solía decir que todos los árboles que crecen cerca de un árbol de sándalo acaban oliendo a sándalo. No son de sándalo, pero a medida que crecen, ese hermoso perfume los va impregnando.

Así pues, si permanezco en compañía de la cosa más bella que existe en mi vida, ¿es posible que empiece a adquirir sus características? Sí. Ésa es la importancia de este ejemplo.

Si frecuento la compañía de la ignorancia, adquiriré las características de la ignorancia, pero si permanezco en compañía de la claridad, empezaré a adquirir las cualidades de la claridad. Si quiero tener el hermoso aroma de la comprensión, tengo que permanecer en compañía de la comprensión. Aunque eso sea sólo remotamente posible, ¡qué posibilidad tan increíble hay en mi vida!

Kabir, otro santo del siglo XV, dice: “Somos como una tela que se lava una y otra vez con el jabón de la claridad hasta que queda reluciente. Tienes que resplandecer, tienes que brillar, porque ése es tu potencial”. No eres sándalo, y tampoco te convertirás en sándalo. Pero, ¿es posible que se te pegue algo de su hermoso aroma? Sí. En eso radica tu esperanza.

Me llegan comentarios de gente de todo el mundo. Muchos se encuentran en situaciones difíciles. Hay quienes están en la cárcel, algunos con sentencias de cadena perpetua. Mi mensaje les llega, y es impresionante, porque ¿qué esperanza pueden tener? Incluso en esa situación en la que hay tan poca esperanza, ellos la buscan.

Buscan alegría. ¡Buscan claridad!

Estamos ocupados haciendo muchas cosas que pensamos que son importantes. Pero escucha al ser humano que realmente eres. ¿Cuál es tu verdadera necesidad? Tu verdadera necesidad es sentirte pleno.

Vamos por la autopista de la vida diciendo: “Necesito esto, y lo otro, y lo de más allá”. Una parte de eso es lo que pensamos nosotros mismos, y otra parte viene de lo que nos dicen los demás: “Esto es lo que necesitas, y eso, y aquello”.

He oído los elogios de la gente sobre los donuts Krispy Kreme. Parece ser que las panaderías tienen una luz que se enciende cuando los donuts están recién salidos del horno y que, de hecho, la gente va más despacio al pasar ante la tienda por si se enciende la luz. Y si se enciende, estén haciendo lo que estén haciendo, se paran para comprar un donut y satisfacer ese deseo de algo delicioso. Es tentador. A veces me viene el pensamiento de que quizá debería probar un donut Krispy Kreme. Luego me doy cuenta de que no quiero. ¿Tiene eso alguna importancia? No.

Pero todo lo referente a este viaje de la vida sí importa: lo que es mío y lo que no es mío; lo que sé y lo que creo; mi sed y la sed que me ha sido impuesta. Es un tema importante. La forma en que hablamos, en que pensamos, el modo en que nos imaginamos las cosas, viene influido directamente por la sociedad que nos rodea, no es cosa nuestra.

¿Cuál es nuestra verdadera sed? ¿Quién eres? ¿Acaso eres sólo una marioneta hecha con el cartón piedra de los conceptos? ¿Una capa de cartón sobre otra, y otra, y otra? ¿O eres algo más? Reza para que la respuesta sea “sí”, porque si es “no”, tenemos un problema.

La buena noticia es que todos tenemos esa sed. Todos buscamos sentirnos satisfechos, estar en paz. Quizá no seas consciente de ello, pero en lo más profundo de ti lo sabes.

Permanece en la compañía correcta, y sus cualidades te impregnarán. Vive en compañía de la luz, y resplandecerás. Ésa es la transformación de un ser humano que se convierte en un “ser” verdadero. Sencillo, consciente de la existencia.

Dentro de ti hay una belleza con la que puedes estar en contacto durante el resto de tu vida. No tiene edad. Es intemporal, hermosa, sencilla. En este mundo no hay demasiadas cosas así.

Ver vídeo charla: Conócete a Ti Mismo


Juan Angel Moliterni
Siguiendo Juan Angel Moliterni:

Astrólogo, Canalizador, Instructor Espiritual de la Ciencia Iniciática, Terapeuta y Músico

La Gran Hermandad Blanca, la jerarquía ascendida, transfiere una antorcha, una luz, a aquéllos que deseen tomarla, que vayan a agarrarla con fuerza. La antorcha de la síntesis de oriente y occidente, de los valores apreciados, el conocimiento espiritual y la comprensión del cosmos.

Juan Angel Moliterni
Últimas publicaciones de

One Response

  1. Mozart da Fontoura Malafaia
    | Responder

    Tengo mui apreço por la búsqueda de mi honrado Hermano de la LUZ, la verdadera verdad, és que és solamente nada más que verdadera, ni más ni menos, tan solo la verdad, que hace dientro de cientro del Nucleo cientral de la Proporción Aurea Divina PI (Phitágoras), a qual, nos induz a lo cientro del Ojo del huracán, donde necessitamos Vibrar energérgico y Spiritualmente. Gratitud! Mozart Malafaia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *