La Cuarta Dimensión

con No hay comentarios
[Total:0    Promedio:0/5]

por Juan Angel Moliterni

imagen del boletin el ángel de la claridadQueridos, pueden conectarse con lo infinito y no estar limitados por el mundo físico. Una vez que son capaces de creer en una posibilidad distinta a la que han creído o vivido hasta ahora, capaces de pensar que una idea nueva puede ser posible, entran en la cuarta dimensión, una esfera cuántica en la que todo es posible.

Cuando comienzan a jugar con los conceptos cuánticos de la cuarta dimensión, empiezan a aceptar que su visión del mundo podría ser lo suficientemente grande como para contener ideas que permitan resultados que parecen milagrosos. De hecho, muchos de los físicos cuánticos de la Tierra se asemejan a niños, en el sentido de que están dispuestos a imaginar una realidad distinta a la de los demás (como Albert Einstein).

La materia existe porque ustedes la han creado con su pensamiento y porque entre todos mantienen constantemente vivo el espejismo de que existe. La han fabricado de una forma tan convincente que la han hecho material. Toman energía cósmica del entorno y con su conocimiento y su conciencia la transforman para experimentar lo que llaman realidad. Pero la verdad es que su realidad es solo lo que crean dentro de sus mentes.

La intención son los cimientos energéticos sobre los que se manifiesta la sustancia y la estructura de sus creencias en forma de realidad observable. Nunca verán una casa construida sin un plano; básicamente la intención es su plano para construir la casa. Empiecen haciendo cosas sencillas y seguras que piensen que están por encima de su capacidad.

Cuando miran algo lo están observando a través de sus filtros perceptuales, están viendo lo que le han enseñado a ver, lo que están habituados a ver. Cuando de verdad ven algo, miran más allá del velo y empiezan a aprender o a hacerse conscientes de los patrones de energía que crean esa existencia. Cuando ven el mundo con una mirada fresca, la manera en que perciben la vida se llena de nuevos colores y matices. Tienen que reestructurar la educación y los paradigmas que aprendieron para poder hacer uso de las nuevas experiencias. Y comprender que son ustedes quienes crean cada faceta de su realidad por medio de la intención y la elección.

Lo importante es aceptar el concepto de que todo es energía, incluido ustedes, y de que realmente están compuestos de esta “materia” cuántica con la cual co-crean su experiencia objetiva de la realidad. Una vez que el hemisferio izquierdo del cerebro, racional, comprende que mucho de lo que se enseña actualmente está basado en algunos de los conceptos clave de la física cuántica, parte de la llamada “vieja conciencia” puede desprenderse un poco de su precario control de la realidad para ser reemplazada por un sentido del humor y de la alegría.

Entonces luego, tras pasar algunas semanas inmersos en la agradable tarea de practicar, de crear soluciones nuevas a sus viejos y desfasados modos de pensar y de vivir, sus problemas parecerán menos serios y agobiantes. Y no solo estarán aprendiendo a pensar de una manera original, fuera de los parámetros establecidos, sino que empezarán a darse cuenta de que esos parámetros no tienen sentido. Y abran aprendido la clave de divertirse en el juego de Maya. Pueden realizar cambios instantáneos en trastornos tanto físicos como emocionales de una manera lúdica y divertida, sintiendo los cambios energéticos, aunque a veces sean intensos. La realidad no es lo que les pasa sino lo que perciben de lo que les pasa. No importa lo que sucede sino lo que ustedes creen que sucede.

Te puede interesar

Juan Angel Moliterni
Siguiendo Juan Angel Moliterni:

Astrólogo, Canalizador, Instructor Espiritual de la Ciencia Iniciática, Terapeuta y Músico

La Gran Hermandad Blanca, la jerarquía ascendida, transfiere una antorcha, una luz, a aquéllos que deseen tomarla, que vayan a agarrarla con fuerza. La antorcha de la síntesis de oriente y occidente, de los valores apreciados, el conocimiento espiritual y la comprensión del cosmos.

Juan Angel Moliterni
Últimas publicaciones de

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *