La Elegancia de los Antiguos

con No hay comentarios

Los Cuatro Pilares de la Verdad

Saludos, queridos, Yo Soy Kryon del Servicio Magnético.

Ustedes vienen aquí (Egipto), y se dan cuenta de que a medida que se desenterraban lentamente estas estructuras de la arena, las piezas y partes que se pueden leer y no fueron estropeadas por otros sistemas de creencia les dicen la misma cosa idéntica.

Los templos están todos construidos según un protocolo, queridos, desde los grandes a los pequeños. Y la línea recta que conduce al altar donde solo va el Faraón, y tal vez uno o dos sacerdotes, un lugar grande que contendría a la gente común, para que pudieran entrar, sin cubrirlos para que el cielo pudiera brillar adentro, todo esto son metáforas por un Dios de Luz.

Las cámaras interiores se hicieron más pequeñas y los sacerdotes más sagrados, conduciendo todo el camino hacia donde el Faraón se paraba en un lugar y hacía algo de lo que hablaremos en un momento.

Y esto grita que existe un protocolo, que la gente común no puede ver bien hacia adentro, porque es tan sagrado, y Dios es grande, y Dios es luz, pero Dios siempre puede mirarlos.

Esta era la filosofía de que cada uno de ellos tenía un Yo Superior, una burbuja, de la que hemos hablado antes, yo la llamo Yo Superior, ellos la llaman de otro modo, pero está escrito en los muros. Hay un Yo que está aparte de lo físico en cada ser humano. Y ese Yo es el vehículo que lleva la luz que el ser humano tiene, a la vida siguiente, más allá del velo, después de la muerte.

La metafísica que he estado dándoles durante treinta años es exactamente eso. ¿Podría ser, tan antiguo como estos fueron, que hasta el faraón mismo, o la faraona, conocieran estas verdades? Y lo mejor que podían, se las daban a ellos, y todos los que estaban a su alrededor, bajando hasta la gente común que el sacerdote les decía lo que sucedía adentro.

¿Y qué creen ustedes que sucedía adentro? Nosotros nos sentamos adentro, no en el altar, ni en la pequeña sala que es sagrada en que entraba el Faraón. ¿Qué hacía el Faraón? Muchos que no estudian estas cosas dicen: “Bueno, ellos entraban allí y hacían sacrificios y las cosas horribles que hacen los paganos”.

¿Qué tal si les digo que me gustaría invitarlos a hacer algún día lo que ellos hacían allí? El Faraón reconocía al Señor de la Luz, la magia del amor, cualquiera fuera su nombre, cualquier tipo de dios que tuviera, la esencia, la magia era todo a través de estos, todo por medio de estos dioses; esta era la magia, este era el linaje incluso de los dioses. ¡Era el amor! ¡Era la sanación! Esto era parte del escenario del Dios de la Luz, y se podía ver al Faraón y lo que él hacía, algo que no necesariamente se enseña como debería.

Queridos, este lugar fue construido para la música, pero no la música que ustedes piensan. Se construyó para los tonos, ciertas sonoridades que se cantaban y que significaban algo, porque todas eran parte de las matemáticas.

Iniciamos este tour en particular en la Gran Pirámide de Giza, y el interior de la Cámara del Rey tenía que ver con tonos y matemáticas.

kryon-egipto1Cualquier cosa puede producir un sonido. Esto se trata de notas, de las notas en una escala de vibración que ustedes llaman música. ¿De cuáles notas quieres que sepamos? 440 vibraciones por segundo.

Ahora bien, los que están en la música reconocerán eso; la Cámara del Rey nos acaba de dar un secreto: sucede que eso es la nota A (nota LA). ¿Se han dado cuenta de que 440 vibraciones por segundo es la nota en la que afinan todas las orquestas sinfónicas del mundo? 440 ciclos por segundo es en música la letra A (Nota LA). Es la primera nota de la escala musical; qué coincidencia. Esta Cámara está sintonizada a 440 ciclos por segundo. Y si ustedes insertan esa nota, de manera pura, en un oscilador, amplificada en esta sala, se duplica o triplica o, como dicen, resuena más alto que las otras vibraciones, porque esta sala está diseñada para 440 ciclos. Pero esto no acaba allí.

Tal vez ustedes se han perdido algo: que los sarcófagos que ustedes quitaron y llevaron a los museos también resuenan todos a 440 ciclos por segundo. Eso es algo que saben todos los diseñadores de Egipto que construyen estas cosas: tienen que resonar. Es bien interesante que las tumbas de los toros no lo hagan. Esas son para un propósito totalmente distinto, no tienen un humano adentro. Tienen a un dios adentro. Los templos humanos tienen protocolo, y uno de ellos es las notas, los sonidos. Y si ustedes encuentran las frecuencias de resonancia de varias de las Cámaras, los números les dirán mucho respecto a para qué son ellas.

Queridos, el Faraón cantaba, ¡cantaba! Una de las cosas que escuchaba el pueblo en el patio, porque a veces la voz fuerte del Faraón se podía oír, porque no musitaba; cantaba tan fuerte como podía sobre el Señor de la Luz en este lugar, bendiciendo a la vida de esa tierra, superior e inferior, continuando la fertilidad de la luz. Y aunque ciertamente había una jerarquía, una realeza, la realeza lo compartía y tal vez en este lugar en especial solo un hombre o mujer podía ir y hacer algo y hablar con Dios; ¡se compartía!

kryon-egipto2Inmediatamente el Faraón lo compartía con los sacerdotes y estos lo compartían con otros sacerdotes y con los que estaban en el lugar de los comunes, que oían: “El Señor de la Luz los bendice a ustedes, y a esta tierra de Egipto y la preservará viva, segura y bella, y los ayudará con su guía hacia el otro lado del velo cuando eventualmente la muerte los lleve”.

Y a mí me parece oírlos decir, “la muerte no tiene aguijón” están aquí por un rato, pero la verdad real es lo que sucede más allá. Y si han oído eso antes, ustedes lo oyeron de mí. Y esa verdad habla de una bella Fuente Creadora que conoce sus nombres, es luz y los ama profundamente.

No se sorprendan si los egiptólogos leen eso en los muros, porque los egipcios, incluso los antiguos, incluso con los protocolos de los dioses, lo sabían. Lo sabían.

Ahora bien, ¿qué está faltando aquí? Les diré que los tonos de música, las tonalidades y las matemáticas de los sonidos tenían significado. Y en una sociedad elegante que usaba estas cosas, tenía que haber notación musical; no todo se enseñaba simplemente por vía oral, porque tenía que haber un protocolo que se enseñaba en los templos, notación musical, o sea una manera de escribir la música de modo que de una generación a otra supieran cuáles eran las notas y cómo se combinaban.

Toda sociedad elegante tuvo notación musical, de modo que yo les diría a los egiptólogos: ¿Han encontrado cosas que no han podido interpretar, o que no estaban seguros, o que eran demasiado místicas tal vez, para interpretarlas adecuadamente? Podrían ser notación musical.

Toda sociedad elegante también tuvo lo que respetaba su propia historia y la historia anterior; aquí tuvo que haber museos, queridos. Y ya sea que estuvieran en los templos donde correspondían, o tal vez bajo tierra, ellos tuvieron sus propios museos. A veces los arqueólogos olvidan esto, y excavan y encuentran cosas, y dicen: “Bueno, esto tuvo que pertenecer a cierto tiempo o a una Era”, sin entender que acababan de penetrar en una cámara interna de un museo antiguo.

Está aquí también; esta sociedad era elegante. Una sociedad que tenía una medicina en que se lavaban las manos muy minuciosamente; lo mostraron en los muros, como indicación de que entendían que tenía que haber algo que luego se convirtió en gérmenes. Esta es la elegancia de los antiguos, de la que hablamos.

No solo que tenían un Dios de Amor, sino que lo usaban. Por cierto, no todo perduró; ciertamente ellos cambiaron, pero deseo honrar la elegancia de los escritos en los muros de aquellas épocas que fueron puras. Épocas en que decían: “Hay un Dios de Luz, y hay una magia del amor, de la benevolencia para todos – nada de juicio ni horror, sino luz”.

Y los templos se construyeron para que ustedes los pudieran ver y darse cuenta que ellos veneran la idea – la idea – la idea metafísica, de que al salir el sol cada día, es para ustedes. Y representa una vida nueva, un nuevo comienzo, un inicio renovado.

No se engañen con la idea de que lo viejo es algo que no funcionaba. ¿Qué tal si fuera justo lo opuesto? Aquí hay mucho que aprender. Tomen estas cosas y úsenlas, y disciernan por sí mismos. No se confundan con la dualidad que también ven en los muros, porque ellos también eran seres humanos igual que ustedes.

Ustedes dirán que creen en un Dios amoroso; si ellos pudieran mirar a la historia de ustedes, ellos también podrían confundirse. Busquen la luz aquí, y celebren lo que ellos tuvieron.

Que el sol brille sobre ustedes en este día, de la misma forma que fue intención de los arquitectos de este templo, con la metáfora de las cosas buenas, de la benevolencia y la esperanza, y vida para la tierra.

Y así es.

Kryon

Nota. Canalización de Kryon por Lee Carroll Tour Épico de Egipto, 4 a 24 de abril de 2019. Desgrabación y traducción: M. Cristina Cáffaro. Edición y Difusión: Juan Angel Moliterni (www.escuelaclaridad.com.ar). Se autoriza la redistribución de este boletín e información personalmente y vía Internet con la condición de que el contenido permanezca intacto, de que se respeten los créditos del servicio, los autores, los editores y se mencionen la fuente y enlaces correspondientes. Ayúdanos a distribuir información de vanguardia, reenvía este LINK a todas las personas potencialmente interesadas, gracias.

Donaciones

$

Ingresa libremente el monto en dólares a donar!

Información personal

Total de la donación: $1.00

Te puede interesar

Juan Angel Moliterni
Siguiendo Juan Angel Moliterni:

Astrólogo, Canalizador, Instructor Espiritual de la Ciencia Iniciática, Terapeuta y Músico

La Gran Hermandad Blanca, la jerarquía ascendida, transfiere una antorcha, una luz, a aquéllos que deseen tomarla, que vayan a agarrarla con fuerza. La antorcha de la síntesis de oriente y occidente, de los valores apreciados, el conocimiento espiritual y la comprensión del cosmos.

Juan Angel Moliterni
Últimas publicaciones de

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *