La Hermandad Femenina Lemuriana (11)

con 3 comentarios
[Total:0    Promedio:0/5]

logo de las enseñanzas de kryon a la humanidadSaludos, queridas damas, Yo Soy Kryon del Servicio Magnético.

Bienvenidas a la primera Hermandad en la nación de islas. En ella deseamos darles una recordación, algo de historia, algo de reflexión, y una información que tal vez este grupo no ha recibido antes.

Es una Hermandad, y a ella solamente asiste un género, y sin embargo su akash diría que ustedes han estado en ambos géneros muchas veces. De hecho, si quieren honrar a Lemuria, tiene 50.000 años. Ustedes han estado muchas veces en ambos géneros; en cada vida tuvieron opción. Y en eso, las vidas que están en uno de los géneros luego dan lugar al otro género. ¿Cuáles son las probabilidades de que ustedes hayan sido mujeres en tiempos de Lemuria y ahora? ¿Sería cuestión de azar lo que las traería en su género a esta reunión y también a tener la recordación de lo que fue Lemuria?

Dijimos más temprano: el sistema está completo. Queridas, esta es la precesión de los equinoccios, esto era algo pronosticado en la astronomía; las fechas estaban, y la elección de ustedes de venir en el género que tienen, fue absoluta. No fue por accidente, y sí, ustedes eran mujeres en la época sobre la que están reflexionando.

Suele haber confusión: ¿qué es lo que están recordando? ¿Qué es Lemuria? Todas estas cosas se han explicado antes. No todas ustedes tienen tanta edad; y lo que quiero decir con eso es que aunque son almas antiguas, no todas estuvieron en la Lemuria original. Y esto es lo interesante; porque la sensación de ese origen va a todas partes donde fueron los lemurianos. De modo que empecemos en el final de Lemuria, cuando se estaba hundiendo.

Ya hemos hablado sobre esto: el síndrome de la isla que se hunde. Tal vez fue el síndrome de la Atlántida original, ya que a través de la historia muchas islas se hundieron y el akash solo recuerda una. De esto hablaremos hoy, porque cuando Lemuria se hundía, los que estaban allí no tenían idea de si iba a desparecer bajo el agua o no. Hablamos de aquello que hoy en día llaman Hawái. Fue el pequeño continente Mu: Le Mu Ria. Se convirtió en las islas de Hawái. Les contamos que a lo largo de muchos años se hundía lentamente, y la burbuja de magna debajo de la gigantesca montaña se iba descargando, y empezó a hundirse en el océano; aquellos de ustedes que estaban allí huyeron para salvar sus vidas, sus familias; fue el fin de Lemuria y el comienzo de la difusión de la consciencia lemuriana en el resto del planeta.

Oh, hubo muchos comienzos en este planeta. Lemuria fue especial, y ya lo hemos dicho: estaba aislada de todo, de modo que fue como una comida muy especial que se preparó y estuvo siempre fresca; no hubo interferencias.

Les contamos que las corrientes del planeta llevaron a los lemurianos a muchos lugares, pero cuando fueron hacia el sur, algunos de ellos desembarcaron en lo que ahora se llama Rapa Nui (N.T. isla de Pascua). Extrañamente, si se pregunta a los indígenas rapanuis de dónde vinieron, ellos dicen: Hawái. Siete de sus moais miran hacia las islas de Hawái y los llaman “los viajeros”, un reconocimiento a sus ancestros; en tanto todos los otros moais dan la cara hacia el interior, siete de ellos miran hacia Hawái.

Otros de los que les contamos desembarcaron aquí, en la nación de islas de Nueva Zelanda. ¿No les parece interesante que tan cerca esté el continente de Australia con una civilización tan vieja como Lemuria? Por lo menos 40.000 años de civilización sin cambios. Se pensaría que los lemurianos tendrían algo en común con eso. Pero no es así. Ellos querían una isla (se ríe). Vivir en una isla era algo que durante miles de años estaba en su akash. Ustedes lo entienden; son pescadores; son chamanes. Las mujeres mostraban el camino; tenían la intuición de a dónde ir. ¿Cómo se hace para encontrar un puntito de territorio en medio del Pacífico, llamado Rapa Nui, a menos que se disponga de alguna ayuda, o se navegue por las estrellas – en un hemisferio en el que nunca se estuvo antes? (se ríe). Una cosa es navegar con estrellas conocidas, ¡y otra distinta con estrellas nunca vistas! Sin embargo lo hicieron. De allí la pregunta: ¿Tuvieron ayuda? ¿Hubo un entrenamiento? ¿Estarían los pleyadianos con ellos todavía? Y las respuestas son: sí, sí, y sí.

Nueva Zelanda no fue un error: fue intuida. Y cuando salen afuera, damas, saben por qué. Porque es como Hawái en el norte, y mitad en el sur. Y cuando desembarcaron aquí supieron que era el lugar correcto.

Y aquí va lo que quiero contarles, que pueden encontrarlo interesante y también sumamente polémico. Los indígenas que ustedes ven aquí no son los originarios. Los que estaban aquí originalmente era lemurianos que realmente se instalaron en la isla: ellos fueron los primeros. Los siguieron dos oleadas más de indígenas, desde el Pacífico, lo que ustedes llaman Polinesia. De modo que ahora hay una mezcla de los que llegaron originalmente y los que llegaron después. Ustedes preguntarán: “Bueno, ¿y cómo funcionó eso? ¿Se conquistaron uno a otro?”. Voy a dejar eso de lado y decirles que hubo una fusión, que es la que ustedes ven hoy, pero en ellos todavía están los originarios. No son lemurianos puros, son lemurianos-polinesios. Eso es polémico. Pregúntenles. Pero así es.

Pero ustedes están en la segunda, o tercera, tal vez la cuarta Lemuria. La consciencia que estaba en la original se convirtió en lo que hicieron aquí. Algunas de ustedes solo conocen esta Lemuria; nunca fueron parte de la original. Pero les diré qué sobrevivió: las mujeres eran las chamanas. No se cambia la cultura solo porque uno sube a una canoa y desembarca en otro lugar. Y así continuó aquí y las mujeres fueron las que guiaron la civilización durante muchos años. Muchas de ustedes se encuentran en una posición de su akash en la que nunca se fueron realmente de esta región ni de este hemisferio, y están de regreso. Cuando salen a las montañas, ellas les cantan: “¡Ya estuviste aquí antes! ¿Puedes sentir la energía?”. Energía de liderazgo, del hecho de que la civilización de aquí, incluyendo a los hombres, contaba con ustedes por la intuición que tenían y que los guiaba; dónde pescar; qué pasaría con el clima; cómo sanar.

Ustedes hacían las mismas cosas que en la isla original: partos en el agua, cantar, estar juntas, y al menor aviso reunirse con objeto de cambiar cosas que estaban sucediendo o apoyarse unos a otros en lo que podría suceder. Les interesará saber que muy poco de lo que hacían estaba programado. Las estrellas eran su guía; el sol y la luna estaban allí para decirles sencillamente si era de día o no, de modo que lo que hacían no se llevaba por un reloj, y algo de esta actitud permanece hasta hoy.

Ese es el mensaje. Bienvenidas a casa, muchas de ustedes. Las desafío a sentir la energía de este lugar, y reconocerla si está allí en su akash.

¡Que comience la celebración!

Y así es.

Kryon

Kryon ante la Hermandad Femenina Lemuriana (12)

Saludos, queridas damas, Yo Soy Kryon del Servicio Magnético.

Este es un momento incómodo para mi socio, porque debe apartarse, y lo que se habla no lo podrá recordar. Aquí no hay secretos, pero nuevamente les digo que este proceso es para ustedes, es una energía femenina; no se dejen engañar por la voz masculina. Mi socio no está aquí, no está recordando esto; esto es para este grupo. Ciertamente, se está grabando y se escuchará más tarde. Esta es una reunión. La que conduce esta reunión es Melli-ha y es una reunión para ella. Hay una sensación de camaradería entre quienes tienen una consciencia muy gentil, muchas de las cuales son madres. Ustedes saben que su género es el que primero se conecta con el Espíritu. Esto siempre ha sido así, y se lo hemos contado; tiene sentido.

Algunas cosas no están predestinadas, pero están decretadas, y la diferencia es que, cuando llega el momento, llega. Le conté al grupo de este salón lo que ha sucedido en estas tierras cuando ustedes emparejaron el nodo y la zona nula. Ciertamente eso fue parte de la experiencia lemuriana; fue el pasado que ustedes llaman Lemuria pero continuó las tradiciones durante largo tiempo. Y aquí estaban ustedes en otra isla, o grupo de islas, todo ese tiempo atrás.

Melli-ha nunca vino aquí; ella se quedó, y su existencia transcurrió en la Lemuria original hasta su último aliento. Esta es una reunión para ella; esta canalización y la anterior, en este ámbito de la Hermandad Femenina, son las primeras en Nueva Zelanda. Melli-ha la ha traído aquí y ha hecho esto posible. No es solamente una reunión de ella con quienes vinieron hace tanto tiempo, sino una reunión de ella con ella. Pasó la última semana haciendo, en realidad muy poca cosa, más que mirar las aguas y recordar y celebrar. Ha habido algunos adioses que ella dijo, que ella no les ha contado todavía.

Esta reunión es un comienzo para ella; es un comienzo para la Hermandad Femenina. Al mismo tiempo, es una compleción. Para ustedes, las pocas que se han reunido aquí en este lugar prístino, es casi como un banquete que se les sirve, una comida que ha sido preparada durante siglos y está lista ahora para que compartan. Realmente, verdaderamente, es una percepción consciente de quiénes son. Repito: no todas ustedes fueron parte de la experiencia lemuriana, pero todas fueron parte de la consciencia, y ella resuena con ustedes. Podrían decir: “¿Qué voy a hacer con esto? ¿De qué se trata?”. Considérenlo una reunión con una consciencia más elevada, que solía estar en estas tierras, una que ahora pueden compartir porque están en esta tierra, no importa si estuvieron siempre aquí; es un nuevo comienzo.

Es un cambiador de paradigmas, si así lo desean, y el nodo y la zona nula que han sido combinados empiezan a participar de un modo que será armonioso para todo lo que deseen hacer. El acto mismo de reunirse y celebrar, la celebración de esta hermandad femenina particular, da comienzo aquí a una energía que no había estado aquí por muchos años, ¡muchos años!

Les contaré algo sumamente polémico. Vacilo en hacerlo; ustedes pueden tomarlo mal. La hermandad estuvo aquí durante largo tiempo, y les contamos que a través de las edades sucedieron cosas en el planeta, y gradualmente esa hermandad femenina especial se hizo clandestina; no podía sostenerse con lo que pasaba en el planeta. Ustedes conocen la historia; han visto cómo pareció darse vuelta. Y ahora tienen una reunión para honrar, tal vez, cómo era antes y continuar con parte de la responsabilidad por el liderazgo espiritual de la civilización.

Ahora bien; quiero contarles algo, si conectan los puntos. Todas ustedes, almas antiguas, han estado en ambos géneros, y no hablamos de esto muy seguido. Han estado vivas durante miles de vidas y si fueron parte del grupo original o incluso de la consciencia en cualquier continente, ¿qué sucede en su akash cuando regresan como varones? ¿Recuerdan algo de eso? El akash recuerda las cosas que es importante que recuerde. Piensen en el despertar del akash en Melli-ha; ella también ha estado muchas veces en ambos géneros, y ustedes también: varón, mujer, varón, mujer. ¿Qué sucede con un grupo profundo de mujeres que durante siglos han llevado la antorcha de la iluminación para el planeta, qué sucede cuando cambian de género? ¿Todo se va porque ya no son mujeres? El akash está vivo con el despertar. La parte del alma antigua es el despertar del akash, de modo que ¿qué pasa a los grupos de mujeres que luego se convierten en hombres? Les diré: se hacen masones (se ríe). El movimiento masónico brotó directamente de la Hermandad Femenina. Esto es polémico. Si consideran los secretos que ellos conservaban, descubrirán la metafísica que hoy ustedes separan de la física. Muchos secretos que hoy llevan ellos, pertenecen a las Hermanas.

Y entonces, ahora ven que la reunión es con toda la humanidad; la Hermandad Femenina es verdaderamente parte de toda la humanidad, no solo de lo femenino. Pero queridas, esta es una reunión en esta tierra prístina de ustedes, de Melli-ha, de la consciencia que ustedes iniciaron y que ha perdurado todo el trayecto en la humanidad hasta el día de hoy; ¡nunca se fue! Simplemente cambió y se transformó. Ahora esta reunión es el momento para ustedes de re-encender muchas cosas para que sean como eran originalmente, cuando todo era más simple, y puede serlo otra vez.

Este es el mensaje del día: la profundidad de lo que han hecho, de quiénes son, y de lo que es posible desde ahora en adelante. Melli-ha las invita a dejar de lado lo que les dificulta su consciencia, su belleza y su alegría. Eso es lo que Kryon dice. Eso es la reunión: la reunión consigo mismas y la recordación de la alegría.

¡Que comience la reunión!

Y así es.

Kryon

Nota. Canalización de Kryon por Lee Carroll ante la Hermandad Femenina Lemuriana (11 y 12) en Queenstown y Auckland, Nueva Zelanda, el 21 y 29 de octubre de 2016. Y Canalización de Kryon por Lee Carroll ante la Hermandad Femenina Lemuriana (25) en Portland, Oregón, el 25 de julio de 2016. Desgrabación y traducción: M. Cristina Cáffaro. Edición y Difusión: Juan Angel Moliterni (www.escuelaclaridad.com.ar). Se autoriza la redistribución de este boletín e información personalmente y vía Internet con la condición de que el contenido permanezca intacto, de que se respeten los créditos del servicio, los autores, los editores y se mencionen la fuente y enlaces correspondientes. Ayúdanos a distribuir información de vanguardia, reenvía este correo a todas las personas potencialmente interesadas, gracias.

Te puede interesar

Juan Angel Moliterni
Siguiendo Juan Angel Moliterni:

Astrólogo, Canalizador, Instructor Espiritual de la Ciencia Iniciática, Terapeuta y Músico

La Gran Hermandad Blanca, la jerarquía ascendida, transfiere una antorcha, una luz, a aquéllos que deseen tomarla, que vayan a agarrarla con fuerza. La antorcha de la síntesis de oriente y occidente, de los valores apreciados, el conocimiento espiritual y la comprensión del cosmos.

Juan Angel Moliterni
Últimas publicaciones de

3 Responses

  1. Sandra
    | Responder

    Desde hace un tiempo tengo mucha conexión con Isla de Pascua, algo me llama allí.. también el Lago Titicaca.. todavía no fui personalmente… seguramente ya Será… gracias!

  2. Juan Carlos
    | Responder

    Un abrazo querido Juan Angel, como siempre te agradecemos de corazon todos los mensajes que nos comparten. Segui asi y Dios dira cuando podamos verte y volver a darnos un fuerte abrazo. Irina y Juan Carlos Traslasierra Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *