La Llama de la Ascensión

con 1 comentario

Hay una Luz radiante que como faro luminoso, desde los Andes benditos, va marcando rutas de ascensión para la humanidad. Nadie sabe dónde se encuentra ese sagrado templo del Maestro Serapis Bey, pero muchos sienten su fuerza de ascensión en estos tiempos en donde parece que cada día tenemos que elevar casi toda condición que se nos presenta.

El Cuarto Rayo de Belleza, Armonía y Arte tiene la cualidad de elevar, cuando a través de la armonía, los opuestos se conjugan en una síntesis mayor y se cambia la condición. Así, este bendito Rayo va creando momentos de ascensión cuando por su intermedio dos opuestos se armonizan y se eleva la condición.

“Dos se fusionan en uno” es su palabra de poder. Cuando dos se fusionan en uno, el resultante tiene las cualidades de los dos opuestos conjugados, pero es aún más… mucho más. Expresa la síntesis que eleva, y en el plano que se expresa, manifiesta el punto de despliegue del “Yo Soy”, la esencia bendita y sagrada de lo que somos. Es la expresión del “Yo Soy” correspondiente al plano que se ocupa en un momento determinado, pero hay que tener en cuenta que el “Yo Soy” siempre es más. Desde ese lugar es “Yo Soy lo que Yo Soy” porque es lo máximo que el “Yo Soy”, en esa condición, en ese plano, se puede desplegar.

Por ejemplo, en nuestra condición, en este espacio tiempo “Yo Soy lo que Yo Soy” es la fusión con el Ángel Solar, el Cristo Interno del corazón.

Con la Actividad de la Llama Blanca de la Ascensión conjugada con la Llama Violeta de la Transmutación podemos ir despejando los caminos de manera que Acuario pueda expresar su civilización y su nueva cultura. Con la Llama Violeta vamos abriendo espacios, consumiendo y disolviendo las tinieblas, y una vez concluido el trabajo, la Llama Blanca lo sella con la energía de elevación. Es una combinación perfecta, un poder sagrado. Lo expresa la estrofa añadida a la Gran Invocación cuando, una vez concluido el trabajo, el sellado de la puerta donde mora el mal, proclama que cuando desciende la energía de síntesis la tierra se “eleva” a los Reyes de la Belleza.

Actívate, medita, invoca, visualiza y trabaja con estas dos Llamas Sagradas que están expandiendo su campo de influencia, abriendo espacios en los planos de la energía, trabajando detrás de las formas densas, en donde se liberan grandes batallas por el predominio de las ideas, aquellas que nos llevan hacia atrás, a la vida animal, a la supervivencia del más fuerte, al egoísmo, al sálvese el que pueda y aquellas que nos colocan en la cualidad de Acuario que nos llevan a la fraternidad, la cooperación, la ayuda mutua, a la supervivencia de todos porque los más fuertes cuidan a los débiles y proclama que ¡juntos podemos más!

Busquemos al Deva que habita nuestro corazón y junto a él, con la fuerza que nos da la unión, resucitemos al mago que todos tenemos dentro y seamos hacedores de espacios virginales para que desde lo alto, desde los círculos superiores pueda descender a la Tierra los arquetipos de la Nueva Civilización que el Maestro Saint Germain preside.

No hay nada más urgente que hacer que impulsar esta nueva civilización que está esperando que el ser humano cumpla su parte en este proceso evolutivo, que tenemos la suerte de vivir, para poder expresar toda su gloria.

Busca ese faro de luz, que desde los Andes benditos, se expande por toda América. Busca la Llama de la Ascensión, invócala, proclámala y que el Amado Serapis Bey te conceda la gracia de su inspiración. Él, que es un Deva, que su expresión es Belleza, es una fuente inagotable que ha sostenido a la Humanidad desde los planos más sutiles, en silencioso servicio, como el Sol, el Atón sagrado de todos los tiempos, el Señor Solar que fue su inspiración cuando vivió como Akhenaton, el Egipcio.

Pregúntale a las montañas, a los ríos, a las nubes, porque Él está tan cerca de toda esa belleza que sostienen los Devas que ellos reconocen su servicio sagrado a la vida. Cuando te acerques a la Naturaleza, una vez que reconoces su belleza y a los Devas que son su vida, pide que te conecten con esa sagrada Llama Blanca y entrégate, como un niño, a la Belleza que te rodea.

Sólo en la entrega total que está cargada de inocencia podemos fundirnos con la esencia, comulgar con la unidad de la vida y llegar a donde el intelecto no nos puede llevar.

Que descubras, adentro muy adentro, esa sublime energía de Ascensión que hace de tu corazón el centro del universo y desde allí puedas fluir con la vida, en levedad, en profunda paz. Es mi deseo sincero para este año que recién comienza.

Siempre desde el alma,

Carmen Santiago.

Donaciones Amorosas

$

Ingresa libremente el monto en dólares a donar!

Información personal

Total de la donación: $1.00

Te puede interesar

Juan Angel Moliterni
Siguiendo Juan Angel Moliterni:

Astrólogo, Canalizador, Instructor Espiritual de la Ciencia Iniciática, Terapeuta y Músico

La Gran Hermandad Blanca, la jerarquía ascendida, transfiere una antorcha, una luz, a aquéllos que deseen tomarla, que vayan a agarrarla con fuerza. La antorcha de la síntesis de oriente y occidente, de los valores apreciados, el conocimiento espiritual y la comprensión del cosmos.

Juan Angel Moliterni
Últimas publicaciones de

One Response

  1. Avatar
    Gloria
    | Responder

    Gracias Gracias Gracias…
    La Victoria es nuestra…
    La Victoria es nuestra…
    La Victoria es nuestra…
    Amado Serapis Bey

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *