La Música como Tratamiento

con No hay comentarios
[Total:0    Promedio:0/5]

por K. Parvathi Kumar

kumar2018Los hombres de sabiduría consideran que la música es un tratamiento por sí mismo, aunque no siempre perceptible. La humanidad moderna no tiene la costumbre de desarrollar las percepciones relacionadas con el sonido y la música. No hay una educación adecuada desde la infancia para abrir el oído a la música del sonido.

Hay una belleza del sonido en la música y, cuando el oído percibe, ocurre el toque de belleza. La belleza es el otro nombre del equilibrio. Todo lo que es bello magnetiza la mente y las energías se ponen en orden. Al igual que un imán reorganiza las energías de un trozo de hierro, el sonido de la música también lo hace. Aunque la música es enseñada en las escuelas, es muy mecánica y en general está cristalizada como una ciencia. Es lamentable reducir un arte a una ciencia.

Lo contrario es agradable al corazón. Cuando una ciencia se convierte en arte, hay una tremenda liberación de energías. La mente es científica, el corazón es artístico. El toque del corazón es posible cuando el hombre abre su mente a las artes tales como la música, el color y la danza. Pero es desafortunado que todo tienda a ser sistematizado, para luego cristalizarse.

La cristalización condensa la vida entera e incluso la condiciona. Cuando la vida es condicionada, el libre flujo queda congestionado. Por lo tanto, es necesario que el hombre no pierda el contacto con el arte mientras persigue su búsqueda con ayuda de la ciencia.

Retirarse en la naturaleza y escuchar el silencio nos da una aproximación original al sonido de la música tal como está disponible en la naturaleza. Esto parece ser una buena salida de la plétora de tratamientos medicinales.

Tratamiento por medio de sonido

Siguiendo con el tema del tratamiento mediante el sonido, es importante que desde la niñez nos acostumbremos a asimilar la belleza del sonido. Las facultades musicales necesitan educación. Incluso los animales y los pájaros responden a la música. Pero el hombre se aleja de esta facultad en busca de los objetos materiales. Hay una facultad sutil del sonido que se puede cultivar.

En verdad en cada hombre está implantada una semilla del sonido que se puede cultivar si hay inclinación. De otra manera, permanece dormida. El hombre debe escuchar música bonita y bellas canciones. Una sola nota armónica puede despertar el sentido de la belleza. La belleza transforma la energía primordial en el oyente. Lo retrotrae a la música de las esferas, porque el hombre es también como un mini-sistema solar.

Todos los grandes iniciados han sido grandes cantantes, también. Cantan y bailan en sus horas de soledad. Se sintonizan con el sonido de la Naturaleza tal como se presenta a través del tiempo, en un lugar. Cuando el mundo grazna desde el odio, es indispensable que el hombre se apresure a abrir sus oídos al sonido de la música. Cuando logre la comprensión del sonido de la Naturaleza, podrá re-equilibrar sus energías. Hoy el hombre está expuesto al ruido y al barullo. La música moderna con sonidos excesivos tiende a ser densa. Mientras que la música debería conducirnos de lo denso a lo sutil.

La música actual conduce a los humanos de lo denso a lo más denso. El ruido nos está penetrando a través de golpes de percusión y de voces humanas densas. Raras veces se escucha el sonido de las cascadas, el ritmo de las olas del mar y las sutilezas de los vientos suaves. El himno solemne de la Naturaleza constituye la fuerza de la música que armoniza cualquier sistema irregular de energía. La humanidad puede lograr su ascenso con la ayuda de música en sintonía.

Donaciones

$

Ingresa libremente el monto en dólares a donar!

Información personal

Total de la donación: $1.00

Te puede interesar

Juan Angel Moliterni
Siguiendo Juan Angel Moliterni:

Astrólogo, Canalizador, Instructor Espiritual de la Ciencia Iniciática, Terapeuta y Músico

La Gran Hermandad Blanca, la jerarquía ascendida, transfiere una antorcha, una luz, a aquéllos que deseen tomarla, que vayan a agarrarla con fuerza. La antorcha de la síntesis de oriente y occidente, de los valores apreciados, el conocimiento espiritual y la comprensión del cosmos.

Juan Angel Moliterni
Últimas publicaciones de

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *