La Zona de Comodidad

con 1 comentario
[Total:0    Promedio:0/5]

logo de las enseñanzas de kryon a la humanidad

Saludos, queridos, Yo Soy Kryon del Servicio Magnético.

Parte de la cuestión de la canalización, así como la oyen, es la aceptación de ella, ya sea algo académico que ustedes escuchan o anotan, o más tarde la pegan sobre el refrigerador. O si les suena verdadera en algo en su interior, y ustedes dejan el lápiz y dicen: “¡Ah! ¿Cómo nunca pensé en eso?”. Y con eso empiezan a ver que la canalización es algo acumulativo y participativo. Todos ustedes están involucrados en una recordación, algunos saben lo que voy a decir antes de que lo diga, porque estamos hablando desde la misma Fuente.

La misma naturaleza humana es una zona de comodidad, porque apenas ha cambiado en milenios. Por lo tanto, esa zona de comodidad parece ser la realidad, la única realidad. Una realidad donde subsisten, donde comprenden cómo actuar, comprenden dónde consiguen ciertas clases de cosas, qué hacer. Eso es un paradigma de realidad, un lugar cómodo, y las almas antiguas, bueno, han estado aquí mucho tiempo.

De modo que cada vez que llegan hay una parte de ustedes y su Innato que realmente dice: “Ya he estado aquí. Y esto funcionará, y esto funcionará, y esto, y esto”. Y funciona. Y allí van otra vez en el viaje, sin darse cuenta de estar en una pequeñísima habitación, realizando las mismas cosas que siempre hicieron, una vida tras otra, con una consciencia que ustedes entienden. Una consciencia del planeta que tira y empuja de una manera que ustedes han visto, de modo que están cómodos con ella.

Y ahora, de pronto, la caja empieza a romperse y abrirse, y muchos seres humanos simularán que no sucede, y se quedarán en una caja, pseudo-caja. La caja se rompe, las paredes se caen, y muchos que en su mente la armarán de nuevo diciendo: “No, no me voy a mover, no me voy a mover”. Y eso incluye a almas antiguas que tienen miedo, que no lo esperaban y realmente no saben qué significa. Pero las que han estado más tiempo aquí, ven que las paredes se desmoronan. Y entonces hay unos pocos pasos que podrían dar, diciendo: “Me voy a aventurar un poquito más, para ver cómo es”. Esos son ustedes.

Nadie ha sugerido nunca, querido ser humano, que se calcen sus zapatillas y corran en la oscuridad, solo porque se cayeron las paredes. Todo lo que estamos diciéndoles es que este paradigma al que están acostumbrados en esta caja está cambiando. Y de a poquito, los invitamos a que empujen un poquito más y descubran qué significa eso para ustedes. Y eso significa salir de la zona de comodidad.

Todos ustedes, queridos, fueron niños alguna vez. Mirar la consciencia de un niño es algo hermoso, y ustedes estuvieron allí. Con todos los sentimientos que tienen todos los niños con respecto al cambio, apartándose de mamá, de la casa, de papá, del hogar, tal vez yendo a otra escuela, o que los dejen y no querer salir del coche. Nuevos entornos, lugares nuevos donde nunca estuvieron, gente desconocida, compañeros de clase por conocer, chicos mayores, y los empujan fuera del coche y les dicen que todo estará bien.

Pero por un momento no fue así, hasta que se rodearon de experiencia. Cada vez que caminaban por ese camino o subían la escalera que no estaba allí antes, resultaba más fácil la vez siguiente, y la tercera, y la cuarta.

Conocer a los nuevos instructores y las clases nuevas, difícil la primera vez. ¿Pueden recordar estar por primera vez en una clase? Estaban incómodos, con esperanza de hacer las cosas bien, mientras los compañeros los miraban. Eso es lo que está pasando ahora, y en lugar de compañeros de clase, está la humanidad, empezando a verlos bajo una luz en que nunca antes los vieron.

Empiezan a dar los pasos, uno de los cuales es guiarse por el Innato. En otras palabras, entran en un lugar oscuro que es a la vez misterioso y desconocido, oyen las palabras: “Nadie mejor que tú en este planeta para hacer esto, porque todas las cosas se conocen en alguna medida, pero la más grande es esta: Nunca estás solo”.

Y luego empiezas a recordar lo que hemos dicho una y otra vez, que aquí hay un plan. Y si no les he dado el ABC del plan, les quiero decir otra vez que el plan era de ustedes. Y cuando ustedes llegaran a este punto, en este Cambio, el plan iba a ser este: que empezarían a despertar, y recordar, y moverse. Que empezarían a ver que pueden controlar la realidad que solía ser incontrolable; que por la sincronicidad empezarían a ocurrirles muchas cosas y otros dirían: “¡Vaya! ¡Sí que tienes suerte!”. Y ustedes los mirarían y dirían: “Y tendré suerte mañana, otra vez, observen, y el día siguiente otra vez, observen, y si les interesa les mostraré cómo es ser afortunado”.

Y entonces les presentan el concepto de que son magníficos. Y les presentan el concepto de la compasión; no de una religión; no les den un libro. Uno a uno, les muestran, mirándolos a los ojos, como dijo Adironnda “y ellos ven en ustedes que saben lo que están haciendo” (se ríe). Son los que muestran el camino. Entran en un lugar oscuro y se caen las paredes y ustedes dicen: “Síganme” tal vez como hicieron sus padres el primer día de escuela. Pronto se vuelve como una segunda naturaleza, y ustedes dan unos pocos pasos, y luego unos pocos pasos más. Y eventualmente tienen paz en la Tierra.

La luz engendra vida. La luz engendra luz. Y lo que esto significa, en lo que estamos diciendo, es que la luz con compasión, que tiene una consciencia diferente, ciertamente produce más de lo mismo, y la luz es casi contagiosa. ¿Han notado cómo la gente quiere estar con una persona amistosa, o alguien que se ríe mucho? Es casi una invitación: “Quiero ir contigo” (se ríe). “Quiero ir contigo, en lugar de aquella persona que se queja en cada una de sus frases. Quiero alguien que se ría mucho; iré contigo”. Eso es alegría, y la alegría es parte de la luz de que hablamos.

Un individuo equilibrado que camina en un lugar nuevo para los demás es alguien a quien quieren seguir, y tú eres el que muestra el camino. No importa quién eres, qué edad tienes, no hablo de los que escriben libros o canalizan, sino de los que suben a su coche y van a casa a sus hijos, o los que van a trabajar, porque allí es donde está la humanidad.

Ustedes empiezan a ver a los viejos paradigmas de la oscuridad haciéndose pedazos. Pueden sentarse a mirar y decir: “Quiero ver cuál es el siguiente” o pueden tomar el martillo y romper un poco. Eso estará en cómo se tratan los humanos en su lugar de trabajo, o cómo hablan ustedes de las cosas de las que otros se quejan, y cómo los escucharían de modo benévolo, diferente de lo que otros lo harían. Su actitud, incluso al escucharlos, puede mostrar compasión, sugerencias que serían totalmente distintas de lo que el quejoso podría pensar.

Cuando se queja del jefe, y espera que ustedes se quejen del jefe, y en cambio ustedes dicen: “El jefe debe estar teniendo alguna dificultad; enviémosle luz”. Y eso le sorprende, porque la respuesta no es una crítica, es una sugerencia compasiva para ayudar a otro. Para esto está equipada el alma antigua, porque han estado aquí y hecho eso, y es por eso que están aquí sentados escuchando.

Tienen el equipo para tocar el rostro de Dios. Sabiendo sobre el Yo Superior, sobre quiénes son, sobre su magnificencia, tienen el equipo, lo traen. Y simplemente al sostener esa luz de un lugar al otro y ser diferentes compasivamente, otros acudirán y los seguirán.

Algún día, cuando les pregunten: “¿Por qué estás conmigo?”, si les contestan la verdad, dirán esto: “Porque me doy cuenta que tú lo resolviste, y yo quiero saber lo que tú sabes” (se ríe). Y podrás abrazarlo y decir: “Todo lo que sé es el amor, y es contagioso”. Es tan simple – y tan difícil salir de esa zona de comodidad de lo viejo, de conocer las cosas funcionando de viejas maneras, una comodidad que es oscura. Listo para entrar en la luz, crear una nueva zona de comodidad, donde todos pueden ver qué está pasando.

Y así es.

Kryon

Nota. Canalización de Kryon por Lee Carroll, Indianápolis, Indiana, 18 de Agosto de 2018. Desgrabación y traducción: M. Cristina Cáffaro. Edición y Difusión: Juan Angel Moliterni (www.escuelaclaridad.com.ar). Se autoriza la redistribución de este boletín e información personalmente y vía Internet con la condición de que el contenido permanezca intacto, de que se respeten los créditos del servicio, los autores, los editores y se mencionen la fuente y enlaces correspondientes. Ayúdanos a distribuir información de vanguardia, reenvía este LINK a todas las personas potencialmente interesadas, gracias.

Donaciones

$

Ingresa libremente el monto en dólares a donar!

Información personal

Total de la donación: $1.00

Te puede interesar

Juan Angel Moliterni
Siguiendo Juan Angel Moliterni:

Astrólogo, Canalizador, Instructor Espiritual de la Ciencia Iniciática, Terapeuta y Músico

La Gran Hermandad Blanca, la jerarquía ascendida, transfiere una antorcha, una luz, a aquéllos que deseen tomarla, que vayan a agarrarla con fuerza. La antorcha de la síntesis de oriente y occidente, de los valores apreciados, el conocimiento espiritual y la comprensión del cosmos.

Juan Angel Moliterni
Últimas publicaciones de

One Response

  1. natalia
    | Responder

    Muy interesante y así es!!! Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *