Las Azores

con No hay comentarios

Los Cuatro Pilares de la Verdad

Saludos, queridos, Yo Soy Kryon del Servicio Magnético.

Es un lugar hermoso, que realmente respira. Estamos en una de las islas Azores, pertenecientes a Portugal, que tiene muchas, muchas energías; muchas, muchas leyendas. Y aquí la rejilla cristalina es pura.

Me gustaría contarles un poquito sobre este lugar y algunas cosas que tal vez hayan oído. En unos pocos días, queridos, mi socio les va a dar una lección sobre Lemuria, y sobre todas las leyendas sobre Lemuria, y qué pasó, y dónde estuvo, y esto se relaciona con lo que yo les voy a contar aquí mientras se sientan en este lugar público (se ríe) y escuchan.

Si ustedes creen o no lo que se va a canalizar, depende de ustedes, pero yo en este día les doy la verdad, para que disciernan por sí mismos. Porque muchas de las cosas que podría contarles son objeto de controversia incluso para quienes son esotéricos. Quiero darles la historia de base, algo que será desarrollado aún más en los pocos días próximos, cuando escuchen las enseñanzas que vendrán más tarde de parte de mi socio.

Si no han oído antes esta historia, quiero que piensen en ella, porque es la historia de ustedes. Los humanos, según ustedes los conocen, son jóvenes (nuevos) en este planeta. Los humanos según ustedes los conocen, de aproximadamente 200.000 años atrás; la humanidad tuvo una alteración de su ADN. Eso suena sumamente esotérico, ¿no? Y eso la ciencia lo sabe.

Antes de esos 200.000 años atrás, los humanos con la misma apariencia de ustedes, y toda la cadena que los originó, incluyendo todos los monos y todos los otros mamíferos, tenían 24 pares de cromosomas. Pero de pronto, muy rápidamente, a lo largo de unos mil años, la humanidad desarrolló 23 pares.

Ustedes son el único mamífero del planeta con 23 pares de cromosomas. El ser humano, así como ustedes lo conocen, es específicamente distinto de cualquier otro en la historia del planeta. Esta es la historia de la Creación, queridos, y no importa cuál versión de ella crean ustedes, habla de algo sagrado que sucedió en el planeta.

Si le preguntan a los indígenas por su historia de la Creación, ellos les dirán “Vinimos de las estrellas”. Si la leen en las religiones modernas de hoy en día, hay una metáfora que ustedes llaman Adán y Eva, y es la misma clase de historia, de humanos con el mismo aspecto de ustedes, que estaban en el Jardín del Edén.

Ahora bien, esa es una metáfora de la belleza del planeta; ese jardín del Edén es Gaia; miren afuera: es Gaia, ese es el Jardín del Edén. Adán es metáfora de todos los hombres; Eva es metáfora de todas las mujeres. Y a ustedes les dicen que baja un ángel y les da algo: es el poder del Dios interior y el libre albedrío, y dicho sea de paso, 23 pares de cromosomas. Ya les hemos explicado las maneras en que esto funcionó, y no lo haremos ahora, pero se refiere a donde hoy estamos, porque se relaciona con ello; ya llegaré allí.

De modo que aquí están, mirando, empezando a mirar a las leyendas, la historia, de las Azores. La más grande, y les contaremos sobre ella, es que esta podría haber sido Atlántida.

Ahora bien, les hemos dicho que Lemuria estaba en medio del Pacífico, no del Atlántico, y también dimos la explicación de cómo un pequeño continente podía aparecer de pronto en medio del Pacífico y también desaparecer. Se elevó, y se hundió. No sucedió rápidamente, nada geológico sucede rápidamente, excepto las explosiones volcánicas (se ríe).

Y les dijimos que fue resultado de actividad volcánica, del magma, en un lugar caliente bajo la isla, empujándola hacia arriba, dejándola expuesta. Y que eventualmente se fue hacia abajo. Esa es la historia de Lemuria; no vamos a entrar en lo que sucedió en esa isla, porque eso estará en la enseñanza dentro de unos días. Pero Lemuria fue uno de los lugares de la enseñanza semilla, más de 50.000 años atrás.

Y cuando esa isla empezó a hundirse, que así fue, y llegó la hora de que esos lemurianos se fueran en sus canoas, viajaron por todo el planeta. Fueron directamente hacia el sur, uno de los primeros lugares donde desembarcaron fue la isla de Pascua. Si le preguntan a un rapanui, indígena de la isla de Pascua, cuál es su historia de la Creación, él dirá: “Hubo unos que vinieron de una isla que se hundía”. Incluso en Pascua tienen siete estatuas para mostrarlo. Esto es historia, queridos; no es leyenda. Pero lo que sigue es para que ustedes disciernan.

Durante cientos de años esos lemurianos se dispersaron por todo el planeta, a través de los continentes. Si ustedes vivieran en una isla, y de repente tuvieran que irse, queda grabado en su Akash. Y si pudieran elegir un lugar adonde ir, buscarían otra isla. Entienden las islas, entienden la energía de una isla, entienden cómo pescar, entienden cómo funciona todo.

Incluso después de una generación, eso está en su Akash, y los ancestros de los lemurianos buscaban islas, porque en ellas es donde podían hacer mejor su trabajo.

Lo que ustedes tienen en este lugar donde están sentados, es dos tipos de historia. La historia actual, el descubrimiento por los portugueses, y la historia antigua que llamaré historia anterior a la historia, porque había muchos aquí en esta isla, queridos; ellos eran los antiguos, y de eso quiero hablar. ¿Quiénes eran ellos?

Ahora bien, esto nos trae a un asunto del que ya he hablado antes. ¿Podría ser posible que esto hubiera sido esa isla en el Océano Atlántico llamada Atlántida? Bueno eso depende de cómo definen a Atlántida.

Detengámonos por un momento, y preguntemos a un filósofo llamado Platón. ¿Dónde estaba Atlántida? Y él dirá, a partir de toda la investigación, “Atlántida está en medio del mar Mediterráneo y se hundió”. En realidad él dice que no se hundió, que el agua empezó a subir, cuando el agua empezó a entrar al Mediterráneo convirtiéndolo en un mar y cubriendo una montaña que era Atlántida.

Ahora bien, ustedes empiezan a preguntar a otros, basados en sus investigaciones, y ellos dirán que no, que estaba en otro lugar. O en otro. ¿Cuántas Atlántidas podría haber? Aquí es donde les repito: la humanidad es muy singular y lineal en su forma de pensar y tiene la lógica de la historia.

He hablado antes sobre el síndrome de la isla que se hunde. Los lemurianos, a lo largo de la historia, encontraron islas donde vivir, y esos lemurianos desarrollaron energía muy hermosa y sagrada en esas islas. Y muchas de ellas se hundieron, igual que la original, en gran parte debido a la actividad volcánica.

Miren a las Azores y lo que ha sucedido aquí recientemente. Todavía está activa en ciertas áreas, igual que Hawái, que fue Lemuria, y está todavía activa. Hay un lugar caliente por debajo de estas islas, muy parecido al que hay bajo Hawái, que creó Lemuria. La leyenda decía que este grupo de nueve islas realmente fue una región, en cierta época.

Ahora bien, esto no es exactamente como era, pero está cerca. Su aspecto era muy diferente, y es una combinación de tectónica de placas – miren dónde están – y también del lugar caliente que podría empujar la tierra hacia arriba por medio del magma. Esto fue una vez tierra por encima del nivel del agua, y no había nueve islas, fue un área muy, muy grande.

En cuanto a eso, queridos, el nivel del mar no ha sido siempre el que ven ahora, porque a través de los milenios sube y luego baja, cien metros cada vez. En un momento les diré algo más para hacerlos pensar.

Esto fue una Atlántida. ¿Oyeron el artículo que usé? Una Atlántida. Hubo muchas. Pero esta, muy cercana al continente, muy especial, de modo que las leyendas son correctas. Pero donde yerran es en el hecho de que esta no era la única.

Pobladas por los lemurianos, con enseñanza muy sagrada, nunca fue destruida como dice la leyenda, pero en cambio lo que ustedes sienten aquí que creó muchas más leyendas fue la belleza de lo sagrado en la enseñanza del amor. Todavía está aquí. Eso es lo que tienen todas las Atlántidas de todas partes, el residuo de la belleza de la enseñanza de Lemuria, así como se dispersó por todo el planeta. Esta es especial. Sí, tiene que ver con el agua. Sí, contenía una energía maravillosa.

Los que desean vivir en esta caldera no quieren irse. Pregunten otra vez: ¿Por qué no quieren irse? Y en sus corazones les dirán: “Porque este es el corazón. Aquí es donde quiero estar”. Sienten lo que acabo de decirles.

Ahora bien, aquí hay otra cosa interesante. ¿Han oído a los que cuentan la historia y dicen que cuando esto fue descubierto estaba desierto? Miren alrededor: ¿qué ven? (se ríe). Ven muchos tonos de verde; nada de desierto. Ven crecer algo en cada superficie aun si es hecha por el hombre. Esto es subtropical y hay agua en todas partes. ¿Entonces cómo podía ser un desierto? ¿Estaban equivocados?

Déjenme introducir otra vez un concepto que ustedes están experimentando justo ahora, hoy, llamado cambio climático. Nosotros lo llamamos el ciclo del agua. Y lo que estoy diciéndoles ahora mismo es que este planeta tiene un ciclo, y respira. Este ciclo, es un ciclo del agua; y para hacerlo usa la temperatura. Renueva el océano; renueva las plantas y los animales. Así es como funciona la Tierra, queridos. Pero los humanos en este planeta son tan nuevos y recientes, que nunca lo han visto.

No realmente; no de modo de poder informarlo y encontrarlo en los libros. Puede que hayan estado aquí como antiguos, pero lo pueden ver registrado en los núcleos de hielo y en los anillos de los árboles. La Tierra tiene un ciclo. Una vez esta isla, y este grupo de islas, eran desérticas y ahora no lo son. ¿Qué les dice eso?

El planeta cambia; la temperatura hace una diferencia; los niveles del agua suben y bajan, y ustedes aquí sentados están justo ahora aproximándose a un cambio climático donde hará más frío. Esto no volverá a ser desierto; no en vida de ustedes. Pero el planeta se está enfriando, ustedes empiezan a experimentar un ciclo del agua, y ya lo dijimos antes. Pero lo digo otra vez, porque solo miren la historia de aquí: solía ser un desierto. Algo pasó, ¿no? Lo están experimentando una vez más. Agua donde antes no la había, y donde había agua ya no la habrá. Eso es cambio climático.

Déjenme darles una revelación final (se ríe). Hay una profecía sobre esta isla. Si ustedes han estudiado la profecía del Papa encontrarán algo muy interesante.

Tienen que leer entre las metáforas (se ríe) y verán que es la misma profecía que yo les di sobre este planeta. La profecía habla sobre tres Eras separadas de la humanidad. La primera Era es la Era de la Ley, y ustedes la ven como la que se refiere al Viejo Testamento, debido a lo que ustedes saben de sus religiones y las escrituras que han leído y conocen.

La segunda Era es la Era del Amor; esa se referiría al Nuevo Testamento, la venida de la información del Maestro de Amor. Es mucho más dulce. Es interesante, ¿no? que ustedes hayan tenido sus mayores guerras en esa segunda era. Hemos hablado de su consciencia y cómo se mueve y cambia. Pero esa profecía del Papa dice que hay una tercera Edad que viene. Y aquí se pone interesante.

Quiero que se pongan en el lugar de quien es católico, tal vez de ser un Papa, en sus palabras, en su entendimiento, lo que llamamos vernáculo o sea los significados de las palabras y las percepciones que él tiene, y él ha llamado a la tercera parte de esta profecía: “la Era del Espíritu Santo”.

Se celebra aquí, ¿lo han notado? Hay festivales para el Espíritu Santo. Esa es la profecía. ¿Y por qué la celebrarían aquí, más que en el continente o en cualquier otro lugar del planeta? Les dije por qué: porque este es el hogar de la verdad original, es parte de donde desembarcó el contingente de lemurianos; es por eso que ustedes sienten que puede haber sido muy especial, incluso atlante.

¿Qué significa “Espíritu Santo”? Bueno, incluso en lo que es el catolicismo, tiene otra palabra (N.T. en inglés se dice de dos maneras: Holy Ghost y Holy Spirit). ¿Qué significa? Examinemos por un momento la triple divinidad según la enseñan los católicos (N.T. la Trinidad): el Padre – el Creador; – el Hijo, que es el Maestro de Amor, y el Espíritu Santo. Y este, mis amigos, es la compasión del Creador. Es la compasión.

Ustedes tienen al Espíritu Santo venir sobre ustedes, eso es la compasión. No el Padre, no el Hijo, sino la compasión de Dios. Y de eso estaba hablando el Papa, ese es el festival. Nosotros les hemos dicho que están desde 2012, en la Era – ¿listos? – de la ¡compasión! ¡Es la misma profecía! que les dimos, años atrás, sobre este planeta, según la dio un Papa, hace mucho tiempo, que se centraría aquí en este lugar.

Queridos, ustedes están en el lugar correcto para sentir estas cosas. En un festival del Espíritu Santo, ¿qué hacen? Ellos honran a los que están más abajo en la jerarquía de los humanos. A los niños que aún no han hecho nada. Ellos dan a los pobres, eso es compasión. Espero haberles dado alguna información, basada en una leyenda, basada en mitología, que contiene elementos de verdad pura.

Otra vez: ustedes están en un gran lugar. En estos días quiero que sientan este lugar, no simplemente que lo miren. Si se les ofusca por la niebla, les diré por qué: esto es el Espíritu, esto es la compasión de este lugar, diciéndoles: “Miren más allá de la niebla; ¿qué ven?”.

Van a verse a sí mismos, en una isla que es mucho más que un simple paisaje (se ríe), es un lugar especial. Es un lugar especial. Las verdades centrales por las que es un lugar especial son exactas, más que lo que ustedes saben.

Disfruten de estos días, queridos, pero comprendan que las profecías son correctas.

Y así es.

Kryon

Nota. Canalización de Kryon por Lee Carroll, Islas Azores, Portugal, 16 de mayo de 2019. Desgrabación y traducción: M. Cristina Cáffaro. Edición y Difusión: Juan Angel Moliterni (www.escuelaclaridad.com.ar). Se autoriza la redistribución de este boletín e información personalmente y vía Internet con la condición de que el contenido permanezca intacto, de que se respeten los créditos del servicio, los autores, los editores y se mencionen la fuente y enlaces correspondientes. Ayúdanos a distribuir información de vanguardia, reenvía este LINK a todas las personas potencialmente interesadas, gracias.

Donaciones Amorosas

$

Ingresa libremente el monto en dólares a donar!

Información personal

Total de la donación: $1.00

Te puede interesar

Juan Angel Moliterni
Siguiendo Juan Angel Moliterni:

Astrólogo, Canalizador, Instructor Espiritual de la Ciencia Iniciática, Terapeuta y Músico

La Gran Hermandad Blanca, la jerarquía ascendida, transfiere una antorcha, una luz, a aquéllos que deseen tomarla, que vayan a agarrarla con fuerza. La antorcha de la síntesis de oriente y occidente, de los valores apreciados, el conocimiento espiritual y la comprensión del cosmos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *