Ley de la Sincronicidad

con 2 comentarios
[Total:0    Promedio:0/5]

Por Juan Ángel Moliterni

imagen del boletin el ángel de la claridadIntroduzcan el ritmo en sus vidas: mirar con sinceridad. El gran número de pruebas les demostrarán que la vida está gobernada por un principio que ordena y conecta, y que está funcionando constantemente para ayudarles a encontrar su camino en la vida. Lo único que necesitan para empezar son algunas preguntas sinceras sobre cómo vivir su vida y el deseo sincero de que se les muestre el camino. Desafía la lógica causa-y-efecto, la sincronicidad es un encuentro con uno de los principios (unificadores) del orden en el universo. Un principio activo que les ayuda a “unir las piezas de su vida”.

Viven en un universo ordenado. Sus vidas están gobernadas por principios y leyes universales, de los cuales ninguno es contradictorio con las leyes físicas conocidas por la ciencia tradicional. Todos estos principios universales son patrones subyacentes y unificadores de los que brota su experiencia. Estas leyes y principios moldean su realidad actuando de guía personal cuando intentan tomar decisiones prácticas. Es en situaciones cuando se enfrentan con decisiones que tienen tanta importancia que necesitan ayuda, donde las leyes universales les pueden ayudar a encontrar una fuente de sabiduría y entendimiento.

La Ley de la Unidad es probablemente el principio universal más importante. Afirma la conexión primaria de todas las cosas. Sugiere que los aspectos de sus vidas aparentemente independientes son realmente parte de un todo mayor. Están conectados por patrones compartidos de energía y por campos de conciencia que no siempre pueden ser inmediatamente evidentes para su conciencia despierta en estado normal. Sin embargo, hay una Fuerza o influencia actuando en sus vidas. En lo aparente ciertos eventos pueden parecer piezas dispersas, de poca importancia… pero al detenerse a observar se verán las interconexiones entre diferentes aspectos en la vida, verán cómo todos esos acontecimientos coincidieron para entregarles un mensaje muy significativo. Por ejemplo, que el significado real es el recordatorio de cómo la vida está conectada en sus múltiples aspectos: Multidimensionalidad.

La sincronicidad, término creado por Carl Jung, es un principio de conexión que no depende de la causa y el efecto. Si bien la causa y el efecto como ley gobierna la mayor parte de sus experiencias diarias, no obstante hay mucho más que descubrir en la vida, como la Multidimensionalidad. La ley de la sincronicidad es la yuxtaposición significativa en el tiempo y el espacio de sucesos que no están conectados por ninguna causa o efecto explicables. Lo que convierte algo en un caso de sincronicidad es el suceso simultáneo de cierto estado de la conciencia en uno o en varios sucesos externos. La guía sincronística es la respuesta a sus preguntas. Esta ley complementaria también es parte de la vida. Pregúntense: “¿Estoy experimentando un ejemplo de sincronicidad? ¿Está tratando de decirme algo el universo?”.

Es el “elemento interno” quien les guía hasta la contribución más importante al entendimiento de la sincronicidad. Un patrón profundo del alma (arquetipo) siempre está involucrado en la auténtica sincronicidad. Esto NO quiere decir que el patrón del alma está “causando” la simultaneidad de varios sucesos externos. Puesto que la sincronicidad es “acausal” (sin causa), no deberían pasar al modelo de pensamiento lineal causa-y-efecto, incluso si la causa proviniera del reino de lo invisible. Es importante mirar más de cerca la naturaleza de estos patrones fundamentales del alma humana. La sincronicidad es un mediador. Ahora por ejemplo, un patrón cósmico está cruzando un moméntum en el tiempo, y esto sirve como punto focal alrededor del cual se pueden concretar varios sucesos en la vida de las personas. Ahora algo universal está tocando lo específico (lo individual). No causa situaciones o sucesos en la vida de cada uno. Pero las situaciones toman forma a su alrededor, de tal modo que aquél que está despierto y sensible pueda reconocer por lo menos una parte de la sabiduría universal, sabiduría conectada a este moméntum cósmico, e incorporarla en su realidad.

No pueden hacer que suceda la sincronicidad. Si pudieran, no sería “acausal”; o sea, sin causa. Pero pueden disciplinarse para ser más abiertos y receptivos. Es posible desarrollar una sensitividad en aumento hacia los acontecimientos sincronísticos, y especialmente desarrollar la capacidad para armonizar su vida con tales sucesos. Esto implica un estado de despertar de la conciencia y una conciencia sensible. Luego, si reconocen algo significativo en los acontecimientos sincronísticos, también está en sus manos HACER algo con el discernimiento que surge. Cualquier conjunto de sucesos sincronísticos, no importa lo insignificantes que sean, les desafía a poner en práctica su sabiduría, la maduración del alma (o descubrir su falta). En la Nueva Tierra el principio de sincronicidad, -un principio acausal de conexión-, es parte de la nueva supervivencia.

La investigación científica en el campo de la física subatómica apoya sorprendentemente el principio de conexión no-causal: el principio de sincronicidad. La investigación en este terreno está llevando a muchos físicos a adoptar una visión más bien “holográfica” del universo. En otras palabras, algunos experimentos recientes parecen demostrar una “unicidad” o “totalidad” en el universo que desafía las reglas aceptadas de causa y efecto. David Bohm comentó las implicaciones que había en estos experimentos: “Por consiguiente, somos guiados hacia una nueva noción de “totalidad no-fragmentada”, que niega la clásica idea del mundo como algo “analizable” en partes existentes por separado e independientemente”. Todo lo que sucede está enlazado en una totalidad sin rupturas.

¿Se puede aumentar realmente el número de experiencias sincronísticas? Sí es posible. Por ejemplo, a través de prácticas como la meditación, la oración, los ejercicios de observación silenciosa y fundamentalmente, como ya les hemos transmitido, a través de la conciencia. Una conciencia que vibra en la frecuencia de la quinta dimensión es capaz de atraer naturalmente todas las sincronicidades que esa alma necesita para su bienestar supremo, que es el bienestar de todas las almas. Tienen a una respiración de distancia las herramientas con las que pueden comenzar a encontrar sus propias respuestas desde su interior. Tienen las herramientas para hacer contacto inmediato (empoderamiento) y personal con su Creador. Pueden hacer contacto con la Fuente más elevada para cualquier problema que tengan. La guía espiritual está disponible para todos ustedes. Sólo es cuestión de libre albedrío.

Te puede interesar

Juan Angel Moliterni
Siguiendo Juan Angel Moliterni:

Astrólogo, Canalizador, Instructor Espiritual de la Ciencia Iniciática, Terapeuta y Músico

La Gran Hermandad Blanca, la jerarquía ascendida, transfiere una antorcha, una luz, a aquéllos que deseen tomarla, que vayan a agarrarla con fuerza. La antorcha de la síntesis de oriente y occidente, de los valores apreciados, el conocimiento espiritual y la comprensión del cosmos.

Juan Angel Moliterni
Últimas publicaciones de

2 Responses

  1. Beatriz Basenji
    | Responder

    Estamos persuadidos que actualmente, quienes están mas íntimamente integrados con la Inteligencia Divina son los Físicos.

  2. Beatriz Basenji
    | Responder

    Excelente. Muy bien explicado,con una claridad absoluta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *