Los días de nuestra vida

con 3 comentarios

por Prem Rawat

economia¿Quién eres tú? Déjame darte una pequeña lección de economía. Si te dijera que vas a recibir 25.550 dólares, ¿es mucho dinero?

Para unos, es mucho; para otros, no. Con eso no podrás comprarte una casa, un auto, un refrigerador, una lavadora y comprar comida durante mucho tiempo. Hoy día, 25.550 dólares no dan para tanto. Si es todo lo que tienes, no te va a durar mucho.

¿Qué tiene que ver contigo el número 25.550? Pues bien, si un ser humano vive 70 años, por término medio, ésos son los días que le corresponden. Eso es todo. ¿Eso es todo? ¿Sólo 25.550 días? Es lo que dice mi calculadora. 25.550 míseros días, algunos de los cuales pasaron volando mientras ibas por ahí en pañales tratando de aprender a andar. Luego volaron otros cuantos mientras aprendías a contar hasta 25.550. Y cuando llegas a los últimos 550, vienen en monedas de 5 y 10 centavos. Simplemente vas día a día, y ya está. Y todos los días pierdes un dólar. No puedes hacer nada para retenerlos. Sólo tienes 25.550.

Cuando hablo, no quiero hacer que la gente se sienta culpable. Sólo intento transmitir una sensación de urgencia, porque la gente está tan ocupada que quiero que desvíen su atención hacia ellos mismos y su existencia. Cuando yo me haya ido, ¿seguirá existiendo este mundo? Ni lo dudes. ¿Habrá flores? Desde luego. ¿Lloverá? Sí. ¿Brillará el sol? Por supuesto. Pero la cuestión es que yo no estaré aquí para disfrutarlo. Así que 25.550 es una buena manera de llevar el tema a un punto desde el que puedas empezar a ver la importancia de esta vida, lo valiosa, sencilla y hermosa que es. Tanto si decides gastarlo como si no, el dólar desaparecerá.

¿Qué quieres comprar con ese dólar diario que recibes durante 25.550 días? Personalmente, yo quiero comprar la alegría más verdadera, la sinceridad que sólo un ser humano puede tener respecto al infinito que reside en mí. Quiero ser libre.

Una persona feliz puede transmitir felicidad. Si quieres hacer algo bueno, aprende a sentirte plenamente satisfecho. Encontrar la forma de sentirse pleno es el arte más increíble que hay. ¿Por qué? Porque lo que buscas está en tu interior y siempre ha estado ahí. Por eso empezaron los 25.550, y se acabarán cuando esa cosa se vaya. Y tú la estás buscando, a pesar de que nunca la perdiste.

Muchos me dicen: “Llevo mucho tiempo buscando”. Yo les contesto: “¡Pero si nunca lo perdiste!”.

“¡Ah! ¡Bien! Entonces enséñame dónde está. ¿En ese cajón? ¿En aquel armario? ¿En la guantera?”.

“No. No. No”.

“¿En mi habitación? ¿En mi auto? ¿Está ahí?”.

En cuantos más sitios buscas, más larga es tu lista porque quieres comprobar que no está aquí, ni ahí, ni allí; porque quieres poder decir: “Bueno, ahí ya he mirado”.

¿Dónde está? Dentro de ti. Y lo que digo es que tienes que conocerlo. Tienes que saber en esta vida. No hay otra alternativa. Eres como un amplificador. Amplifica el saber. Amplifica la plenitud. Amplifica la alegría del corazón. Trae a tu vida la belleza de la existencia misma. Tu vida no puede ser sólo para satisfacer las ideas sobre qué es lo esencial en la vida. El espectáculo hacia el que te sientes atraído seguirá ahí. Estás caminando por este parque de atracciones de la vida. Cuando te vayas, vendrán otros, y seguirán viniendo durante muchísimo tiempo.

Comprende la oportunidad que se te ha dado. A esta vasija llega el asombroso regalo del aliento. ¿Cómo será mañana? En un sentido, no será diferente de hoy ni de ayer, pero si estás plenamente satisfecho, será único. Y entonces no tendrás que contar los 25.550, porque no importará. Cada uno te hará infinitamente rico.

Haber vivido una vida entera sin conocer es una tragedia. En tu vida, conoce y siéntete pleno. Si no lo encuentras, aquí estoy. Pero lo más importante es encontrarlo. Lo que buscas está dentro de ti. Estar vivo es tu billete de lotería. Ganaste. Por término medio, vendrá 25.550 veces. No tendrás por qué volver a ser pobre. Ése es el regalo: 25.550.

Me estremezco cada vez que pienso en ese número. ¿Eso es todo? ¡No es suficiente! Pero, tengas lo que tengas, es la bendición suprema en tu vida. Se te ha dado la bondad. Captúrala. Vive en la alegría. Siéntete plenamente satisfecho.

vida-plena

Juan Angel Moliterni
Siguiendo Juan Angel Moliterni:

Astrólogo, Canalizador, Instructor Espiritual de la Ciencia Iniciática, Terapeuta y Músico

La Gran Hermandad Blanca, la jerarquía ascendida, transfiere una antorcha, una luz, a aquéllos que deseen tomarla, que vayan a agarrarla con fuerza. La antorcha de la síntesis de oriente y occidente, de los valores apreciados, el conocimiento espiritual y la comprensión del cosmos.

Juan Angel Moliterni
Últimas publicaciones de

3 Responses

  1. gloria
    | Responder

    COMO SIEMPRE ME ALEGRO MUCHO LEER EL ARTICULO, SOY MUY FELIZ VALORISO CADA MAÑANA DE VIVIR LA VIDA Y DAR LAS GRACIAS, SOMOS MILLONARIOS EN AMOR SALUD, Y VER LA MARAVILLA DE DIOS PADRE LA CREACION MILES DE BENDICIONES PARA USTEDES, POR ENSEÑARNOS.CARINOS

  2. tita
    | Responder

    Ya pasé los 25.550…. desde hace 2 años vivo ese dólar de regalo con mucha paz y agradecimiento….. Hermoso articulo….

  3. Cruz Hernandez
    | Responder

    Hermosa simpleza: la búsqueda de la plenitud y la alegría! Y no hay que ir a buscar afuera. Gracias por tan lindo mensaje. Benditos son por siempre!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *