Notas sobre la Ascensión 20

con No hay comentarios

la-llamada

Como la Hermandad de la Luz, estamos con ustedes para ayudarles cuando lo necesiten, a los que nos llamen. Nosotros oímos cada palabra, cada pensamiento y cada sentimiento. Nosotros no juzgamos. Más bien tratamos de estimularles y ayudarles a llegar a una aceptación de su propio poder y belleza. Nosotros no podemos hacer el viaje por ustedes; solamente a ustedes les corresponde hacer el trabajo, pero nosotros ayudaremos y asistiremos de cualquier manera aceptada por la Ley Cósmica. Nuestras bendiciones van para todos. Somos sus hermanos y hermanas que siempre estamos junto a ustedes. Ustedes son conocidos y amados como las almas fuertes y valientes, para emprender esta gran jornada desde la separación hacia la Unidad de Consciencia. Para ascender no es necesario ser perfecto. Incluso el más alto de los iniciados encara sus propias batallas y victorias internas. Namasté. Nos inclinamos ante el Dios y la Diosa dentro de cada uno de ustedes.

La vía vertical

La vía vertical es el camino de la conciencia y de la elección consciente. La persona que ha elegido avanzar en su crecimiento espiritual, de cultivar el conocimiento de su yo superior, se encuentra siguiendo la vía vertical. La vía vertical es el camino de la claridad. El potencial de creación de claridad y la experiencia de interacción con tu Maestro son una y la misma cosa.

La vía horizontal es el camino que satisface a la personalidad, el de los deseos. Por ejemplo, una mujer o un hombre que dedica su vida a acumular (sea en el plano que sea) se encuentra siguiendo la vía horizontal. Si acumulan, si ganan, satisfacen su personalidad, y si pierden lo acumulado o ganado, se apenan, pero en ningún caso sirven a su yo superior. No sirven a su crecimiento espiritual. Esto no quiere decir que no se dé algún tipo de aprendizaje en cualquier situación, y que cuando el seguimiento de una vía horizontal deja de ser apropiado para el aprendizaje, del alma, ese alma no lo abandone.

Más tarde o más temprano, todas las almas regresarán al camino del verdadero poder. Todas las situaciones sirven a este fin y cada alma lo acabará consiguiendo.

La vía vertical comienza cuando se toma la decisión de hacer esto conscientemente.

Cada una de las almas humanas posee a un mismo tiempo guías y Maestros. Un guía no es un Maestro. Guías son aquellos a quienes podemos considerar expertos en ciertos campos y a quienes se llama para hacer consultas. Por ejemplo, si estás escribiendo un libro, o creando un proyecto u organizando un acontecimiento, dispondrás de un guía que posee la cualidad de entusiasmarte, o la creatividad, o una visión determinada que tú deseas incorporar a tu trabajo.

Por decirlo de alguna manera, los Maestros operan en un plano de compromiso mucho más personal, aunque se trate de energías impersonales que nosotros personalizamos, y hacia los que sentimos una verdadera relación personal. Un Maestro te conduce siempre a mantener una relación más estrecha con tu alma. Pretende que fijes tu atención en la vía vertical, y en la diferencia existente entre la vía vertical y la horizontal.

Guías y Maestros asisten al alma en cada una de las fases de su evolución. El número de guías y Maestros que posee un alma depende de lo que ella pretenda conseguir y de su nivel de disponibilidad al servicio impersonal amoroso. Las almas que asumen la realización de SERVICIO de gran magnitud reciben una mayor asistencia.

Tu alma conoce a sus guías y a sus Maestros. Recibió su sabiduría y su compasión en el momento en que se le asignó la encarnación que se convirtió en ti mismo, y aquella parte de tu alma que eres tú acabará cayendo en las manos amorosas de aquéllos cuando la encarnación que eres tú llegue a su fin, cuando tú regreses al Hogar.

En cada momento recibes una guía y una asistencia amorosas. Y en cada momento se te impulsa y se te anima a que camines hacia la luz. Las decisiones que tomas las has de realizar tú. Un Maestro no puede, y no debería, aunque pudiera, vivir tu vida por ti. Pero las respuestas que te pueda proporcionar dependen de las preguntas que tú le hagas. Conmoverán tus sentimientos de manera que conduzcan tu conocimiento hacia zonas que necesiten purificarse.

Un Maestro no puede crear o eliminar tu karma. Y ningún ser, ni siquiera un Maestro, puede asumir responsabilidades por tu vida, por la manera en que elijas utilizar tu energía; pero un Maestro puede ayudarte a comprender lo que representan unas elecciones y tus experiencias. Te puede proporcionar el conocimiento que te permitirá elegir con responsabilidad y lleno de esperanza, a elegir justamente. Por tanto, la capacidad de atraer hacia uno mismo de manera consciente la guía y la asistencia procedente del exterior del mundo físico, a comunicarse conscientemente con un Maestro y con aquello situado fuera del mundo físico, es un tesoro que no puede describirse, un tesoro que se encuentra más allá de las palabras y que no tienen precio.

Cada una de las decisiones que tomas tienen como consecuencia inmediata que realices un movimiento de acercamiento a tu personalidad o a tu alma. Cada decisión que tomas es una respuesta a la pregunta: “¿Qué eliges para aprender el amor?”, “¿qué eliges para aprender el auténtico enriquecimiento: la duda y el miedo o la sabiduría?”.

Éste es el acto primero definitivo de la libre voluntad: ¿Cómo deseas aprender? Y la pregunta continúa en cada una de las situaciones de la vida. Ésta es la cuestión central.

En cualquier momento en que se dispone de la oportunidad, en cada circunstancia, la cuestión es: “¿Elegirás el camino de la duda y el temor o el que conduce al Árbol de la Sabiduría?”.

lao-tse

Decisiones

El papel de la evolución y del aprendizaje de la especie humana comenzó hace miles de millones de años. El relato del jardín del Edén es adecuado entenderlo en términos arquetípicos de la elección humana entre duda y miedo, por un lado (árbol del conocimiento), y sabiduría, por el otro (árbol de la vida o de la sabiduría), porque la elección de aprender utilizando la sabiduría o la duda y el miedo constituye la parte fundamental de cualquier sencillo enfrentamiento que cada ser humano individual realiza en cada uno de los minutos de cada día, y este enfrentamiento refleja las dinámicas que, en un nivel de desarrollo más amplio, fueron dispuestas para colaborar en nuestra evolución.

karma-frase


Donaciones Amorosas

$

Ingresa libremente el monto en dólares a donar!

Información personal

Total de la donación: $3.00

Juan Angel Moliterni
Siguiendo Juan Angel Moliterni:

Instructor Espiritual de la Ciencia Iniciática, Canalizador, Reiki Ascensional Claridad, Ciencia Astrológica, Músico Arteosofia.

La Hermandad Blanca Universal, la jerarquía espiritual de Maestros Ascendidos, transfiere una antorcha, una Luz, a aquéllos que deseen tomarla, que vayan a agarrarla con fuerza. La antorcha de la Síntesis de oriente y occidente, de los Valores apreciados, el conocimiento espiritual y la comprensión del Cosmos. Te invitamos a participar!

Juan Angel Moliterni
Últimas publicaciones de

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *