Perspectivas

con 3 comentarios

por Prem Rawat

perspectivasViajo mucho y tengo que cruzar fronteras. Algunos días paso por tres o cuatro controles de inmigración. Alguien me pregunta: “¿Cuánto tiempo va a quedarse aquí?”. “Sólo unas horas”. “¿Qué va a hacer?”. “He venido para dar una conferencia”. Luego esa persona debe mirarme, comprobar el pasaporte y decir: “De acuerdo. Es usted”. Pero yo soy yo. Eso es para identificarte de algún modo. Tiene cierto sentido práctico, pero ¿no podría ser de otra manera? ¿De alguna forma en que mi integridad siga intacta no por el hecho de tener un papel que dice que yo soy realmente yo? Pero así es como es.

Cuando vas al colegio, te examinan de los temas que alguien ha decidido que debes saber, pero no de lo que realmente sabes. Y si sabes todo menos lo que esa persona cree que debes saber, suspendes. Quizá sólo te olvidaste de una cosa, pero tienes que demostrarle a alguien que lo sabes.

Parece que vivimos en un mundo que es diametralmente opuesto a la integridad de un individuo que simplemente desea sentirse pleno. Yo recuerdo esto a la gente: lo que estás buscando está dentro ti. Si necesitas que alguien sostenga un espejo, eso es lo que hago, y no decir qué aspecto deberías tener.

¿Qué es lo que me califica? Bueno, no tengo ningún distintivo. Empecé cuando era muy pequeño, y mi sentimiento era: “Quizá pueda llevar un poco de felicidad, de alegría, a las personas”. Mi perspectiva es muy realista y sencilla: en primer lugar, estás vivo. Ésa es la mejor noticia que puedes recibir. En segundo lugar, no viniste con un manual, pero llevas uno incorporado. No hay necesidad de tener un manual escrito cuando dentro de ti se te ha colocado el deseo de sentirte plenamente satisfecho. ¿Puede hacerse realidad ese deseo? Sí. Así pues, estás vivo, ese deseo ha sido colocado en tu interior, y el deseo que llevas dentro de ti se puede hacer realidad. ¿Cuál es el problema?

Perspectivas. ¿Por qué hemos cambiado radicalmente nuestra necesidad básica de plenitud por “no es posible”? La gente no atiende a sus necesidades, atiende a sus ideas. Hoy día, las ideas se han vuelto más importantes que nuestras necesidades. Esto empieza con cada individuo. Ningún dirigente mundial va a venir a darte un apretón de manos y “tararííí”, ya está. No. La próxima vez que te mires al espejo, comprende que para alumbrar este mundo hay que empezar con una vela: tú.

Se ha dicho que este mundo es una ilusión. La ilusión es “yo y mío, tú y tuyo”. El problema con la ilusión es que parece tan real que no puedes señalar lo que es falso. Para todas esas personas que hacen magia, ¿cuál es la clave de su ilusión? La distracción. Tienen que distraerte. Tú miras allí cuando ellos hacen el cambio aquí. Así que, ¿estás distraído en tu vida? Claro que sí.

Si nunca has entendido el valor del aliento, has vivido en un estado de distracción, la mayor ilusión. Viniste, y muy pronto llegará el momento de marcharse. Cuando eras pequeño el reloj avanzaba despacio. Cada cinco minutos preguntabas: “¿Ya hemos llegado?”. Luego, a medida que ibas haciéndote mayor, pssshhh, otro año que se fue. Yo sé que el tiempo no cambia; lo que ha cambiado es cómo lo percibimos.

Hay un cuento sobre la percepción. Había una vez un hombre que rezaba mucho a Dios. Y un día, Dios se le apareció. “Me rezas mucho. ¿Qué es lo que quieres?”.

El hombre se quedó perplejo, pero tenía algunas preguntas. “Dios, ¿cuánto dura un día para ti?”. Dios le respondió: “Bueno, de hecho, lo que para ti son millones de años, para mí es sólo un segundo”.

“Entonces, Dios, ¿eres muy rico?”. Dios le dijo: “Si tomaras toda la riqueza del universo y la multiplicaras millones y millones de veces, eso sería simplemente un céntimo para mí. ¿Alguna otra cosa?”. El hombre dijo: “Dios, ¿podrías darme un céntimo?”. Y Dios le respondió: “Espera un minuto…”.

El deseo, el anhelo, la perspectiva del tiempo. ¿Sabes que vives en el lugar más especial de la galaxia?, ¿en el planeta más increíble que hay? Y entre todas las criaturas que existen sobre la Tierra, tú estás incluido. Todo ese mirar aquí y allá es distracción. Mira dentro de ti. Comprende la pulsación de tu existencia. Comprende qué es lo esencial en ti.

Comprende tu sed. Disfruta de ese sentimiento que tienes en tu interior. Vive tu vida plenamente satisfecho, no en teoría, sino en realidad. Descubrirás que la realidad de esta vida es muy hermosa.

Foto. Ilusión Óptica

ilusion

Juan Angel Moliterni
Siguiendo Juan Angel Moliterni:

Astrólogo, Canalizador, Instructor Espiritual de la Ciencia Iniciática, Terapeuta y Músico

La Gran Hermandad Blanca, la jerarquía ascendida, transfiere una antorcha, una luz, a aquéllos que deseen tomarla, que vayan a agarrarla con fuerza. La antorcha de la síntesis de oriente y occidente, de los valores apreciados, el conocimiento espiritual y la comprensión del cosmos.

Juan Angel Moliterni
Últimas publicaciones de

3 Comentarios

  1. Mercedes Companioni
    | Responder

    Estan Bendecidos y Bendicen a Todo el que interactua con Ustedes. GRACIAS POR ESTAR ENTRE NOSOTROS!! Lo que proviene de tu Red, es tal como dice Myriam. NAMASTE.

  2. Beatriz Otalvaro
    | Responder

    Pienso igual que Myriam, muchísimas gracias por este gran aporte y conocimiento que nos comparten. Mucho amor!

  3. Myriam Picado
    | Responder

    Cada articulo, cada información que leo en tu red, me doy cuenta que no se nada! Cada vez que los leo me lleno de luz, de esperanza, de amor hacia mi prójimo. Gracias por compartir!

Dejar un comentario