Ritual de Liberación y Trascendencia

con No hay comentarios

Estábamos en un lugar de los Andes, en los Valles Calchaquíes, cerca de Cafayate, en el norte de Argentina, donde parece que el tiempo se detiene, el silencio lo llena todo y las formas que la Naturaleza ha construido a través de millones de años, asemejan un espacio palaciego en el que es fácil imaginar la otra realidad, la de los Maestros, la de los Templos de Sabiduría, esa otra realidad que con el advenimiento de este nuevo tiempo se nos acerca y nos instruye en lo más profundo del corazón.

El silencio lo embargaba todo, y sintiendo que estábamos en un espacio colmado de sabiduría preguntamos: ¿Qué es el bien? ¿Qué es el mal? Allí recibimos un pensamiento-semilla que fue desenvolviéndose dentro de nosotros que queremos compartir con todos ustedes.

Si vemos el bien y el mal dentro de la nueva concepción del universo, en donde todo es energía y toda la energía es vibración, podemos decir que lo que llamamos el bien es la unión adecuada o acertada de vibraciones y lo que llamamos el mal, es la unión desacertada o inadecuada de vibraciones que no debieron enlazarse nunca.

Si queremos saber cuáles decisiones nos condujeron al bien y cuáles al mal podemos visualizar, en la línea de tiempo, aquellas que nos trajeron bienestar, que nos aportaron luz y bendiciones, y aquellas que nos trajeron estancamiento, bloqueo evolutivo, enfermedad y distanciamiento de nuestro camino evolutivo, y así ir reconociendo las áreas de trabajo dentro de nosotros mismos.

Si descubrimos aquellos “espacio-tiempo” en los que quedamos atrapados, si podemos volver a ese punto – el cruce de inflexión del camino donde es posible rectificar el rumbo y alzar nuevamente el vuelo desde las coordenadas correctas, podemos liberarnos del enlace con las energías no adecuadas y elevarnos, ascender.

Ir rectificando inversiones, creencias, pensamientos-forma que condicionan la vida y nos hacen creer que avanzamos cuando lo que hacemos es dar vueltas en el mismo lugar.

Hoy, la Gloriosa Jerarquía Espiritual del Planeta está dispuesta a ayudarnos a rectificar el rumbo y trascender el nivel de conciencia en el que quedamos atrapados para libres, dar un salto cuántico en la Conciencia.

Si logramos reconocer las alianzas que nos dañaron, las podemos ofrecer en el Altar de la Conciencia pidiéndole a nuestra Alma que retome el punto de inflexión donde las energías pueden desenlazarse y retomar su camino evolutivo. Si no conocemos o recordamos las alianzas que dañaron nuestro avance simplemente invocamos, pedimos que se hagan claras a nuestra conciencia, y si aún no recordamos, le pedimos al Alma que las ofrezca en el Altar del Sacrificio, que es el sacro-oficio destinado a purificar nuevamente las Aguas de la Vida en nosotros.

El Alma lo pude hacer porque es también parte de la Jerarquía Espiritual de este mundo. De esta manera podremos beber el Elixir de la Conciencia y el Agua Purificada de la Vida.

Nuestra Intención es el motor que nos impulsa y nuestra Invocación es el timón que nos da la correcta dirección. Ambas, Invocación e Intención nos llevan a la Jerarquía Espiritual en nosotros, nuestra gloriosa Alma, el Ángel Solar, quedando así conformado el triángulo en el que puede oficiarse el Ritual de la Liberación y la Trascendencia. Podemos trazar el triángulo del ritual de la siguiente manera:

1.- A través del poder y la fuerza que se despliega con nuestra Intención de retomar el Camino, en el punto en el que perdimos la dirección, atraemos la posibilidad de volver al punto de inflexión para retomar el camino de Evolución de la Conciencia Solar y ascender al próximo nivel que nos corresponde.

2.- A través de la Invocación que surge cuando la mente y el corazón trabajan unidos logrando un profundo estado de coherencia, atraemos la Rectificación de la dirección de nuestra vida, que ahora está lista para el salto cuántico al que puede impulsarnos la Jerarquía, representada en nosotros por el Alma, el Ángel Solar, y por los Maestros comprometidos a ser nuestra Guía y nuestra Fuerza Impulsora.

3.- A través de nuestra Aspiración podemos ser Inspirados por la Jerarquía Espiritual y exhalados hacia nuestro próximo paso evolutivo en un salto cuántico de conciencia gracias a la oportunidad de la hora, logrando así la Trascendencia.

La Jerarquía está en proceso de exteriorización y esto les permite un acercamiento a la humanidad mucho mayor que en otros tiempos. Aspiramos, libres y conscientes y Ellos nos inspiran con su Aliento de vida para luego ser exhalados con el sagrado Aliento que es capaz de desarmar nuestro freno evolutivo y lanzarnos, acaso, adonde ya debiéramos estar, de no haber perdido el rumbo.

Podemos hacer este ritual para enderezar nuestro rumbo, pero más aún, podemos hacerlo en grupo, en nombre de la Humanidad, porque somos parte y como tal, la representamos. Somos Humanidad. Podemos volver al momento en el que el Plan se perdió, ése que en la Gran Invocación pedimos que se restablezca (en realidad la traducción más exacta es restaurar y nos da una mejor idea del trabajo a realizar, restaurar el rumbo evolutivo). El tiempo más adecuado es aquél en donde el día y la noche están en profundo equilibrio.

Busquemos en nosotros esos puntos de inflexión, con la fuerza de la intención y la invocación para rectificar el rumbo con la ayuda de la Jerarquía, y así prepararnos para invocar la rectificación del camino evolutivo de la humanidad en el próximo equinoccio.

Elevemos, hermanos, nuestro clamor invocador, trabajemos rectificando nuestro rumbo para que la raza de los hombres pueda “restaurar el Plan en la Tierra”. Traigamos de este modo el Cielo a la Tierra mientras nos convertimos, como Raza, en Tierra y Cielo Fértil para que el esperado Parto de las Eras se produzca en y a través nuestro.

¡Que Así Sea!

Con Amor, por el Nuevo Pensamiento,

Silvia Alderete y Carmen Santiago

Donaciones Amorosas

$

Ingresa libremente el monto en dólares a donar!

Información personal

Total de la donación: $3.00

Juan Angel Moliterni
Siguiendo Juan Angel Moliterni:

Instructor Espiritual de la Ciencia Iniciática, Canalizador, Reiki Ascensional Claridad, Ciencia Astrológica, Músico Arteosofia.

La Hermandad Blanca Universal, la jerarquía espiritual de Maestros Ascendidos, transfiere una antorcha, una Luz, a aquéllos que deseen tomarla, que vayan a agarrarla con fuerza. La antorcha de la Síntesis de oriente y occidente, de los Valores apreciados, el conocimiento espiritual y la comprensión del Cosmos. Te invitamos a participar!

Juan Angel Moliterni
Últimas publicaciones de

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *