Las Flores de Bach

flores-de-bachLas esencias florales no son un descubrimiento reciente. En la India, la curación debida a las vibraciones específicas de flores y piedras preciosas viene siendo practicada desde hace miles de años, coincidiendo asombrosamente con las teorías más modernas sobre el color y el sonido. El taoísmo utiliza también desde tiempo inmemorial las flores para el desarrollo espiritual y la curación consciente. En Occidente, los antecedentes más remotos de los elixires florales aparecen en algunas leyendas y tradiciones vinculadas a las civilizaciones perdidas en la noche de los tiempos como Lemuria o la Atlántida. Las esencias de flores actúan sobre la estructura energética del sujeto. Desde allí ejercen su influencia en lo psíquico-emocional y en lo físico. Los 38 remedios florales descubiertos por el Dr. Edward Bach son el instrumento que brinda la naturaleza para ayudar al hombre, tanto en su dolor como en la búsqueda de la verdad.

Los elixires florales a través de la alquimia sutil de los cuatro elementos devuelven al Hombre el recuerdo de su estado armónico. Lo que llamamos enfermedad es la manifestación en lo denso de un desequilibrio, un alejamiento del mundo interior, de la realidad holográfica que contiene en sí la memoria de lo perfecto. Es preciso remover la conciencia profunda del individuo que permanece adormecida en la vorágine vital del mundo presente poniendo en marcha los mecanismos de sanación que todos poseemos en lo profundo de nuestro ser y en la conciencia celular que nos conecta al holograma de la totalidad.

Tal como expone George Leonard en su obra El Pulso Silencioso, cada uno de nosotros late en una gama determinada de frecuencias; estos ritmos internos dan tono y color a las emociones y sentimientos constituyendo nuestra seña de identidad; es una pulsión “dentro-fuera”, “arriba-abajo” que interconecta todos los campos vibracionales del hombre, de lo denso a lo sutil; de tal modo que un flujo inadecuado en cualquiera de los campos energéticos incidirá en el resto del conjunto. Así se cumple la máxima: “somos lo que pensamos y sentimos”, puesto que los pensamientos, los sentimientos y las armonías o desajustes emocionales serán los protectores de la realidad física posterior.

Los elixires florales son la manifestación líquida de lo profundo en armonía perfecta con el ritmo y la vibración. Reparar las ilusiones creadas por la apariencia de la separatividad es la tarea de las terapias de Acuario cuya avanzada llega de la mano de la medicina vibratoria y sus diferentes manifestaciones. Gaia nos regala desde el silencio del campo, desde el tenue mundo de las flores toda la fuerza primigenia de la creación.

El desarrollo futuro de la curación por energía y en particular las de naturaleza estrictamente etérica se manifestará por una progresión continua hacia sistemas naturales como homeopatía, biofeedback y esencias florales. Estas terapias naturales complementan otras usadas por la medicina.

Elixires y Sanación Espiritual

Hasta hace poco tiempo los elixires florales han sido considerados como una terapia complementaria para el tratamiento de ciertas situaciones de desequilibrio emocional, y su utilización se circunscribía tan sólo a situaciones de precariedad (enfermedad) psicosomática. Hoy día, no sólo se utilizan para situaciones de enfermedad, sino que constituyen una fuente viva para la educación de la conciencia. Cuantos más hombres y mujeres se dan cuenta de la sutileza de su existencia y de las otras realidades, más se acrecienta el impacto de los elixires florales sobre la sanación.

emoto1Estos preparados ejercen una influencia notable sobre la psicología y la curación física en general independientemente de la estructura psicológica del individuo, ya que serán eficaces aun cuando la persona no crea en su acción benéfica e independientemente del nivel de evolución de su conciencia; aunque su efecto puede ser aumentado sensiblemente mediante técnicas como visualización creativa y meditación. No son la fuerza causal, pero sí pueden ser la inspiración de ésta. Son sobre todo una tintura de conciencia líquida, un sistema estructurado según los principios holísticos que pueden acometer el tratamiento de cualquier afección de forma integral, esto es, en el nivel de la sanción espiritual. Este sistema de sanación emana del YO SUPERIOR y está activado en los planos del alma teniendo una posterior manifestación en el cuerpo físico.

Los elixires activan viejos caminos hacia niveles de conocimiento interior, el entendimiento directo de mente, cuerpo y espíritu. Las flores de Bach simbolizan el punto de partida presente y futuro de este sistema de curación. Nos legó un conjunto de esencias armónico y completo. Se trata de un sistema natural y sencillo de curación que pueda ser utilizado por cualquier persona, que no fuera perjudicial ni agresivo como los de la época y que no fuera de uso exclusivo de los especialistas.

El regalo más hermoso que se puede hacer a los demás es encontrarse uno mismo feliz y lleno de esperanza; así los sacaréis de su abatimiento. Los remedios florales tienen la cualidad de elevar las vibraciones y abrirnos a la recepción del yo espiritual; de esta manera la Naturaleza, con su virtud particular, libera el efecto que es causa de la enfermedad. No hay verdadera curación si no hay cambio de perspectiva, paz espiritual y felicidad interior”. Así se expresaba Edward Bach, verdadero pionero en la configuración moderna de la medicina vibratoria y la sanación por medio de esencias florales.

Ejemplos de actuaciones

Mencionaremos como ejemplo concreto dos elixires del repertorio de Bach:

Mustard (Mostaza): Este es el remedio floral para quienes están expuestos a períodos de tristeza y depresión. Es como si una nube oscura las ocultara de la luz y la alegría de vivir. Sirve para aquellas situaciones en las que se atraviesan períodos depresivos sin aparente motivo o justificación. Es muy útil en las denominadas depresiones endógenas y es excelente elixir para hacer aflorar bloqueos emocionales y traumas ocultos (Plutón); a los que una vez hayan aflorado aplicaremos otras esencias. Abre el segundo y tercer chakra y alinea los cuerpos etérico y emocional. Se puede asociar a otros remedios en dolencias hepáticas y biliares. Tonifica el sistema linfático. Es el primer elixir a utilizar cuando desconocemos las razones de una situación de desánimo y tristeza profunda.

Becch (Haya): El elixir de haya se utiliza como catalizador frente a la intolerancia y el excesivo sentido crítico. Corresponden a los que son rígidos, severos e intolerantes. Suelen ser individuos que manifiestan esa rigidez con tensiones en el pecho, extremidades superiores y mandíbula. El haya atenúa la hipersensibilidad a los ruidos. Abre el tercer y cuarto chakra y alinea el cuerpo emocional con el mental. Puede ser muy útil en masaje, quiropraxia y osteopatía, pues no solamente da sentido de lo flexible a nivel psíquico sino que es un excelente relajante muscular. Corrige manifestaciones cardíacas como extrasístoles y arritmias leves. En estos casos es útil asociarla a Acebo.

Terapia Floral por Astro-diagnosis

por Juan Angel Moliterni

Es apropiado recalcar que el padre de la medicina moderna Hipócrates consideraba la astrología como una herramienta para comprender la profundidad y la duración de la enfermedad. La astrología propicia luz a la curación. El tránsito de Saturno, Marte, la Luna y Júpiter a través de varias casas y sus progresiones en el horóscopo personal, es estudiado en relación con las enfermedades transitorias o crónicas así como las repentinamente agudas. También se observa la causa de las enfermedades congénitas, desde el punto de vista del Karma. Entonces por correlación se llegará a una conclusión astrológica. La astrología brinda los factores subjetivos con el propósito de diagnosis.

Utilizando la Astrología para detectar las Esencias Florales, trae a uno al equilibrio para que la expresión positiva de cada quien se pueda manifestar. Una persona que es esencialmente introvertida y tímida que tiene problemas en su camino de la vida no se volverá dinámica, ostentosa o conquistadora-mundial, pero puede construir confianza al necesitar a otros. En vez de tratar de eliminar su pena, el enfoque está en descubrir los regalos positivos que su gentileza puede ofrecerle y aliviando a lo más extremo, aislando aspectos de su naturaleza tímida.

Usando estas herramientas “vibracionales”, los asuntos con los cuales uno ha luchado durante años pueden ser relajados, y los talentos y amores enterrados de hace tiempo pueden ser despertados. La Astrología trabaja en las energías corporales, los chakras y el aura. Este sutil campo energético, que emana de cada cosa viviente, es donde nuestros hábitos, patrones de pensamiento, sistema de creencias y demás residen. Introduciendo el patrón energético de una esencia floral directamente en el aura afecta las emociones y energía mental de uno, y en un largo período de tiempo esto promueve los cambios duraderos.

El factor clave al usar cualquiera de estos remedios o herramientas está en las intenciones positivas de la persona, la voluntad y el deseo por la armonía y salud. No son “mágicos”. Usados de forma constante y con intención consciente refuerzan y aceleran los cambios deseados.