Tour de Egipto (4)

con No hay comentarios

logo de las enseñanzas de kryon a la humanidad

Templo de Karnak

Saludos, queridos, Yo Soy Kryon del Servicio Magnético.

Y entonces hoy el grupo se sienta en el Templo de Karnak. Es un bello día y el sol brilla sobre ustedes, y en este lugar hay muchas energías para probar. Pero la energía que hoy quiero que prueben en este templo es la introspección – para ustedes.

Tendemos a quedar abrumados – todos – por el enorme tamaño de las cosas, y se volverán más grandes. Muchas veces el tamaño es como una comparación para el individuo; a veces es el individuo y Dios. A veces están tan mezclados que no se sabe dónde empieza uno y dónde termina el otro. Pero en este día no hay duda de dónde empieza y termina, porque se trata de ustedes.

Hagamos un ejercicio y participen conmigo, porque para esto vinieron: para mirar la historia, para aplicarla a sí mismos, para tomar las decisiones para las que tal vez el templo fue construido. Entonces hoy los invito a imaginar por un momento, de modo multidimensional, que ustedes van a construir un templo para ustedes. Nosotros vamos a construir un templo para ustedes, y en este breve mensaje habrá profundidades, cosas que les pedimos que mediten, que consideren, porque tal vez sea la esencia de quiénes son ustedes y adónde se dirigen a continuación.

Mira la historia aquí y reconoce cuánto tiempo llevó construir este templo, porque el tuyo debe construirse en una vida: la tuya. Tal vez viniste aquí para hacer justamente esto.

Si vas a construir tu templo, lo primero que deberás decidir es cuán grande ha de ser. Y eso es el límite para muchos, ya que dirán: “No necesito un templo demasiado grande; después de todo, es solo para mí”. Bueno, te pregunto de qué tamaño es el templo de Karnak. ¿El tuyo sería de este tamaño? Y dirás, “por supuesto que no. Eso sería ego”. Y yo digo: “¿De veras?”. Tu templo debe contenerte a ti, a tu Yo Superior, y a la imagen de Dios dentro de la que fuiste creado. Ahora vuelvo a preguntar: ¿De qué tamaño sería tu templo?

Todavía muchos humanos dirían: “No muy grande, realmente no”. Y yo digo: ¿Qué es lo que te impide ver la grandiosidad dentro de ti? Lo diré otra vez: es la falta de autoestima. La autoestima se posa sobre ti como una manta oscura; es la mentirosa de la dualidad: te miente a cada momento de tu vida. Te hace creer que eres pequeño y menos que los demás. Esta es la dualidad de la que hemos hablado y que está presente en todas partes. Entonces debes vencer esto, entenderlo y superarlo.

Y otra vez decimos: ¿Cuán grande es Dios dentro de ti? Hagamos el templo enorme, grandioso, no para amplificarte a ti sino para amplificar la imagen de Dios dentro de ti. El cimiento: vas a hacer los planes, y el cimiento deberá ser fuerte para sostener todo sobre él. El cimiento para ti debe ser la creencia. ¿Cuán fuerte es tu creencia en lo que ves ahora? La posibilidad de las canalizaciones que muy bien pueden ser mensajes no del humano sino de lo que rodea al humano.

Creer: eso es el cimiento. Tiene que ser fuerte; se desmoronará si vacilas y dices: “Bueno, pienso esto, pienso aquello, no estoy seguro de esto”. Ser humano, nuevamente te decimos: descarta todo lo que obstruye la liberación de la emoción de Dios. No analices quién eres, basándote en una base con compartimientos. No pienses demasiado en la cuestión de cuán grande es Dios. Cuán grande es el amor y la compasión que tú sientes. No lo analices porque el cimiento se desmoronará. El cimiento es la creencia tuya y del Yo Superior en lo eterno, en tu eternidad, porque esa alma tuya es por siempre. Eso es el cimiento.

Lo próximo son las columnas. ¡Oh, oh! Ustedes miran por aquí y nunca vieron tantas columnas; cada una es enorme y grandiosa. ¿Cuántas columnas necesitarás para sostener lo que vendrá después? Y esto tal vez te sorprenda, pero las columnas, las columnas van a ser tú, alzando tus brazos hacia el cielo. ¿Cuán lejos alcanzas? ¿Qué significa? Piensa qué significa levantar tus manos. Los que cantan y están alegres, levantan sus manos. Incluso los afligidos levantan sus manos. Los que quieren tocar a Dios y oran, levantan las manos. Es intuitivo, estás extendiéndote hacia arriba hacia el cielo que es Dios dentro de ti.

¿Hasta dónde alcanzan, queridos? ¿Qué les impide alcanzar? ¿De qué altura han de ser las columnas? ¡Este es su templo! ¡Háganlo grande! ¿Pueden verse a sí mismos con los brazos extendidos y la cara hacia arriba sonriendo con alegría para tocar el rostro de lo eterno? ¡Ese es su templo! Está todo dentro de ustedes, ¡todo!

Y luego, finalmente, el techo. Lo que cubrirá todo. ¿De qué tamaño será? ¿De qué estará hecho? ¿Qué pintarán en él? El techo es la paz. Es el refugio que sienten cuando están en las manos y en los brazos de Dios. ¿Pueden sentir que son cuidados? ¿Están en paz con el templo?

Queridos, el templo encierra la energía que ustedes ponen en él, desde los cimientos a lo que lo cubre. Representa el círculo del tiempo y ustedes. En esta energía, en la Tierra, en esta época, deben construir su templo, considerando quiénes son, cuán grandes son, cuánto van a durar, y si es eterno o no. ¿Ponen ustedes una tapa sobre eso que es Dios y ustedes, limitan eso que creen que es ustedes? Aquí no había límites; echen una mirada. ¿Puede su templo ser así de grande o más grande? ¡No es ego! Queridos, es su templo, es invisible, nadie lo verá. Excepto los que caminan con ustedes; ellos verán el equilibrio que ustedes tienen, la alegría, la sabiduría, y solo ustedes sabrán que su templo es enorme. Y se muestra en cómo ustedes tratan a los demás, cuánto viven, y la sabiduría que llevan para los que la piden. Eso es el templo. Es importante, es primordial. ¿Cuán grande es?

Este es el mensaje del día. Al retirarse de este lugar y volver a caminar entre las columnas, imaginen quiénes son realmente.

Y así es.

Kryon

Templo de Hathor

Saludos, queridos, Yo Soy Kryon del Servicio Magnético.

Nos encontramos en el Templo de Hathor. Queridos, estoy pidiendo a mi socio que vaya despacio. Aquí hay un gran misticismo. Aquí hay mensajes que exceden lo que los egipcios saben que hay aquí. Queridos, deseo revelar algunas cosas esotéricas, cosas que no necesariamente creen los que aquí enseñan, de modo que habría gran controversia.

Pido permiso otra vez a los ancestros y a los antiguos para esta información. Empezamos a darles esto en el templo de Isis y ahora revelaremos el resto de la historia. En los muros están escritas aquí, literalmente, las historias que ustedes deberían saber, describiendo cosas que ni siquiera los egipcios conocen.

Queridos, esta cultura es especial porque empezó con conocimiento de la luz; solo unas pocas culturas empiezan con la verdad, y esta ha sido una de ellas. Desde el inicio hablan del “Dios de los cielos”, del proceso de ascensión, del significado de la luz, de los templos de luz, y se preocupan por las estrellas y la vida después de la muerte. Muchas culturas ni siquiera llegan allí, pero esta comenzó allí. Ha habido otras también. Es casi como si hubieran tenido maestros cuando llegaron – y así fue.

Queridos, quiero llevarlos a un lugar. Quiero llevarlos a la historia; la historia esotérica de este planeta. Desde que Kryon llegó, enseñamos que la historia de la creación, la historia de Adán y Eva, es la historia de ser sembrados desde las estrellas, y los responsables fueron de la constelación de las Siete Hermanas. Y de allí vino la sacralidad del siete a todo el planeta. Nosotros enseñamos que ustedes tienen la energía femenina, la compasión de la madre. En nuestra primera canalización en esta tierra, les dijimos que revelaríamos estas cosas. También les dijimos que tan lejos como retrocedan en Egipto, tan lejos como puedan ir, cuanto más antiguo lo que estudian, más importantes se vuelven las mujeres.

Esta cultura no es la única. Quiero llevarlos a un lugar. Quiero llevarlos hacia atrás a los aborígenes (N.T. australianos). Su cultura está documentada como diez veces más antigua que Egipto. Y si estudian su cultura, ellos les dirán que la historia de la creación proviene de las Pléyades. Los aborígenes no construyen estructuras, no hay escritura en muros; en cambio ellos conducen canciones para aprender a lo largo de muchas millas; su historia está escrita en las canciones. Y hasta hoy tienen lugares sagrados y afirman que los pleyadianos son la semilla creadora del planeta, pero más que eso. Queridos, quiero que comprendan esto.

Si van a los lugares sagrados de los aborígenes hoy en día, todos son dirigidos por mujeres. Hay más: hay lugares alrededor de su roca sagrada a los que no se puede ir, y si les preguntan por qué, les dirán que es porque aquellos cuyos nombres no pueden pronunciarse todavía viven allí. Cuando se les pregunta cómo es eso posible, contestan que se debe a que son interdimensionales.

Quiero llevarlos a la Isla de Pascua, en el medio del Pacífico en el hemisferio sur. Si se les pregunta quién fue la Fuente Creadora en este pequeño lugar, señalarán una estatua y dirán: es el pleyadiano. Hablarán sobre los siete viajeros.

Si van a las islas hawaianas en medio del Pacífico, todo aquello enseñado desde el comienzo tiene que ver con los que vinieron de las estrellas. Aquí hay una Kahuna con ustedes, pregúntenle cuál es la verdadera historia. Les hemos contado que esa isla en particular estaba aislada y se llamaba Lemuria y que tenían maestras mujeres que muchos sienten que aún están allí.

Los llevo al Egipto antiguo: están en el templo de Hathor. Los egipcios, aunque tenían dioses interdimensionales, eran sumamente lineales. La linealidad es algo que se espera de una consciencia tridimensional en un humano. Por lo tanto, todo lo que son sus dioses y su mitología se centra en la apropiación lineal y la regla del nacimiento. Tienen al padre: el Sol. Hasta los dioses son así. Y se ve su progresión y sus nombres, pero ellos dicen que son interdimensionales. Ahora, socio mío, despacio, porque la próxima parte es la que quiero que entiendan.

¿Cómo describir algo que es multidimensional? ¡Es difícil! Pero viene la ciencia y lo hace para ustedes. Las cosas multidimensionales suelen estar fuera de su realidad; están en un círculo de tiempo que puede marchar en ambas direcciones. No hay tiempo en un área de espacio multidimensional. Y los egipcios habían admitido que los dioses eran interdimensionales, multidimensionales, y sin embargo no lo habían integrado.

Hay indígenas en América del norte y del sur que también creen en los pleyadianos; también hablan muchas veces de cambiar de forma, cuando un alma, o cuerpo, o dios, puede cambiarse por otro. Y en ese aspecto, la cultura permanece constante en su enseñanza. En Tibet es similar: un alma se va, reencarna y continúa la enseñanza como Lama. Es un sistema en tres dimensiones que permite un espacio multidimensional.

Queridos, esto es lo que quiero decirles: hay más de un Hathor. Están los Hathors; son primos cercanos, si quieren decirlo así, de los pleyadianos. ¿Qué es lo que las culturas tienen en común, que afirman que la semilla es de las estrellas? Que son todas mujeres, la enseñanza viene de las mujeres, y tiene que ser así. Ellas son la “vaca sagrada”, podrían decir, representan a la Vía Láctea. ¿Les parece interesante que la diosa del amor y la compasión y la Vía Láctea se relacionarían de algún modo con la actual precesión de los equinoccios? Porque esa información tiene que ver con el centro de la Vía Láctea.

He aquí lo que deben saber: ha habido muchos Hathors; ellos son los maestros originales.

Ahora bien; este grupo ya ha experimentado esto y hay una razón para que hayamos hecho algo. Déjenme contarles qué pasó esta mañana con este grupo. Diez personas por vez fueron llevadas a una pequeña habitación sin luz y se amontonaron en un espacio con una estatua muy oscura, y en este lugar llamado Karnak les dijeron que la estatua era demasiado mística para ser movida; había miedo porque se podía sentir y percibir que había algo allí; no había luz. Y sin embargo, ¿cuántos de ustedes percibieron algo? No energía, sino vida. ¡Todavía estaba viva!

El misticismo de todo lo que hablamos es el hecho de que los Hathors todavía están aquí. Son los maestros originales, son la biología seminal de Egipto, son los que enseñaron originalmente sobre los templos de luz, sobre la escalera al cielo, dando a esta cultura un inicio, permitiéndole descubrir su propia consciencia a través de seis civilizaciones – tres mil años. ¿Fue aquel que no nombraré, el que estaba en la habitación oscura, un Hathor? Sí. Y lo sintieron. ¿Lo sienten aquí? Porque en los muros que han sido interpretados para ustedes, está la historia del Adán y la Eva de Egipto (se ríe).

Este es el Jardín, y la historia es la misma de los pleyadianos en Australia, Norteamérica, Isla de Pascua, Sudamérica, Hawái. Todas mujeres; todas maestras. Sobre la belleza de Dios; sobre la maravilla de los cielos; sobre la dualidad; sobre el comienzo de la dualidad de la humanidad. Más de un Hathor, porque siguen habitando los nombres de otros dioses que son mujeres maestras (se ríe). Ustedes pudieron experimentar uno esta mañana, de modo que démosle nombre. No el nombre que les dijeron; aquel cuyo nombre realmente no se puede pronunciar.

Todavía están aquí, y quienes estudian el misticismo oculto de Egipto lo han sentido desde el comienzo. Esa es la historia que quería contarles hoy.

Entonces, al cerrar, diré otra vez: quiero que entiendan – Que siempre beban del Nilo. Esa es la madre; esa es la vida; atraviesa directamente el corazón de esta grandiosa tierra.

Y así es.

Kryon

Nota. Canalización de Kryon por Lee Carroll Tour en Egipto – 2 al 13 de Febrero de 2017. Desgrabación y traducción: M. Cristina Cáffaro. Edición y Difusión: Juan Angel Moliterni (www.escuelaclaridad.com.ar). Se autoriza la redistribución de este boletín e información personalmente y vía Internet con la condición de que el contenido permanezca intacto, de que se respeten los créditos del servicio, los autores, los editores y se mencionen la fuente y enlaces correspondientes. Ayúdanos a distribuir información de vanguardia, reenvía este correo a todas las personas potencialmente interesadas, gracias.

Juan Angel Moliterni
Siguiendo Juan Angel Moliterni:

Astrólogo, Canalizador, Instructor Espiritual de la Ciencia Iniciática, Terapeuta y Músico

La Gran Hermandad Blanca, la jerarquía ascendida, transfiere una antorcha, una luz, a aquéllos que deseen tomarla, que vayan a agarrarla con fuerza. La antorcha de la síntesis de oriente y occidente, de los valores apreciados, el conocimiento espiritual y la comprensión del cosmos.

Juan Angel Moliterni
Últimas publicaciones de

Dejar un comentario